La foto

 La foto

En las etapas de la vida la mayor parte de la humanidad se siente insatisfecha con alguna parte de su cuerpo, con el paso de los años muchos logran amarse como son y otros intentan por todos los medios cambiar todo aquello que no es de su agrado. Otros consiguen resaltar aquellos aspectos que consideran especiales para mitigar aquellos otros que no le gustan.

El caso de María era considerado enfermizo, muchos especialistas se negaron a seguir con sus exigencias, otros solo pensando en lucrarse accedían a sus peticiones. No entendía por qué algunos no querían cambiar lo que era feo en su cuerpo, llegaba a suplicar el cambio para poder ser feliz, felicidad que le duraba unos meses.

Una foto en una red social puesta por una mujer que buscaba a una amiga de la infancia la hizo caer en una depresión que la destruyó interiormente.

La foto era de cuarenta años atrás, en blanco y negro, en ella se veía una joven de dieciséis años, con el siguiente texto: “Esta es María L. G. en el año 1981, fuimos amigas desde la infancia, hemos perdido el contacto cuatro años después de mi partida a otro país. Ahora he vuelto, te he buscado María y nadie sabe de ti, por favor si ves esto ponte en contacto conmigo, tengo muchas ganas de verte, de retomar nuestra amistad”.

María miraba aquella foto y no se reconocía, su cara, su pelo, su cuerpo habían cambiado a causa de todas aquellas cirugías hechas en busca de la perfección. Años atrás se deshizo de todas sus fotos antiguas para romper con su pasado, con su esencia, con su personalidad, que tarde se daba cuenta de que todo lo que había modificado la convertía en una persona que no conocía, el espejo era su monstruo particular, aquel que le decía todo lo que debería cambiar, y que poco hizo falta para derrumbarse mirando la fotografía de una joven dulce, alegre, feliz.

Observando aquella imagen lloraba desconsoladamente creyendo que muchos de aquellos especialistas tenían toda la razón cuando le decían que no había nada que cambiar. No entendía por qué ahora le venía la lucidez, porque se olvidara de su imagen real, porque aquella foto le recordaba a aquella chica jovial, divertida.

Tomó una dolorosa decisión, no ponerse en contacto con su amiga, le daba vergüenza que la viese así, sabía que no iba a cambiar nada más de su cuerpo, pero sí tendría que cambiar algo de su mente si quería vivir con todas aquellas terribles decisiones tomadas a lo largo de su vida.

La joven de la foto estaba muerta, ya no quedaba nada de aquella mujer, ahora solo deseaba que su amiga la recordase tal y como se habían conocido.

La foto


Comentarios

  1. Inesperado, como siempre. Qué cosas, conocí a alguien así. Pero sí se dejó ver, no la reconocimos. La vida, la vida y lecciones que nos da!

    ResponderEliminar
  2. Vida sempre nos traz grandes lições. Um ótimo dia.

    ResponderEliminar
  3. Que tristeza que después de tanto sacrificio por cambiar venga alguien y le recuerde la dura realidad y vaya sorpresa que esa chica estaba muerta porque lamentablemente con tanta cirugía y cambios no solo lo físico cambio sino la mentalidad. Sin embargo, como dicen por ahí lo hecho hecho esta y no hay que arrepentirse mientras uno se sienta bien consigo misma no hay que tener los cambios. Enhorabuena por tu historia esta genial.

    ResponderEliminar
  4. La baja autoestima, la sociedad de la imagen y de un modelo estereotipado de belleza y por supuesto, lo manipulables y gilipollas que somos. Una mujer demasiado humana.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado leer el relato, la baja autoestima, sociedad puede hacernos vulnerables, a pretender ser perfectas, cuando la perfección no existe , da para reflexionar, la vida al final te da lecciones.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Creo que refleja fenomenalmente bien, el problema que tenemos con la estética en la actualidad, sea esta desde la perspectiva que sea. La verdad es que conmueve mucho tu relato. Estupendo.
    Un saludo! ^,^!!
    ELEB 💜

    ResponderEliminar
  7. Que fuerte el relato, es verdad que con el paso de los años vamos cambiando , a veces para bien y otras para mal como el caso de la protagonista de esta historia.

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa
    es un relato doloroso porque refleja una situación muy real. Gente que no es capaz de ser feliz con su propio cuerpo y lo acaba destrozando, y "profesionales" que se aprovechan de ello...
    que duro ese final
    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    Sin duda es uno de esos relatos que nos invitan a reflexionar y que refleja a la perfección, o esa es mi opinión, lo que les pasa a muchas personas esclavas de su físico, de las cirurgías... Vamos, llegar a ese punto de no reconocerse, y creo que debe ser algo muy traumático.
    Así que amémonos tal y cómo somos, porque nuestros defectos son lo que nos hacen diferentes, además de que la belleza no existe, es algo totalmente subjetivo, y no vale la pena esclavizarse por esa farsa que, supuestamente, te impone la sociedad.
    Besotes

    ResponderEliminar
  10. De lo malo, aunque tarde, se dio cuenta de los errores que había cometido, llegando a no reconocerse al mirarse al espejo. Tengo entendido que con la cirugía pasa como con los tatuajes, que una vez que empiezas no puedes parar,bss!

    ResponderEliminar
  11. Hola,un placer pasar por tu casa, aquíme quedo.

    Besos entregados. Buena tarde.

    ResponderEliminar
  12. Un relato muy duro de una realidad que vemos, casi, a diario. Creo que, en lo personal, me pueden disgustar algunas cosas de mi cuerpo, todo va cambiando según se va haciendo uno mayor, pero pasar por el quirófano solo lo hago por salud. Me asusta mucho dejar de ser yo misma.

    ResponderEliminar
  13. Muy interesante y cierto lo que escribís. Muy lindo el blog! Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.