¿Por qué?

 



¿Por qué?

Mientras esperaba recordaba una frase de Benito Pérez Galdós: “Lo desconocido y misterioso busca sus prosélitos en el reino de la desesperación, habitado por las almas que en ninguna parte haya consuelo”. Por fin le llegaría el descanso tan deseado, realmente la espera no fuera muy larga y se alegraba; en primer lugar por poder mirar a la cara del culpable y en segundo lugar porque sus días de maldito infame llegaran a su fin, ya nunca haría daño a nadie más.

Observó su cara de desconcierto, su mirada perdida entre el miedo y la sorpresa, estaba descubriendo una realidad que nunca en su vida habría imaginado, de haberlo hecho intentaría vivir la vida con respeto y lealtad a sus semejantes.

Por un momento sus miradas se cruzaron, se dio cuenta de que no la reconocía, llevó la iniciativa.

—Te estaba esperando. No has tardado demasiado.

—¿Me estabas esperando a mí? Pues lo siento, no sé quién eres.

—Yo sé quién eres tú, nunca olvidaría tu cara, tu mirada, tu malvada sonrisa.

—Creo que me estás confundiendo, en este lugar nadie espera a nadie.

—Posiblemente, sin embargo, yo si tenía que esperar, tengo una pregunta que hacerte.

—¡Bien! ¿pues házmela?, no tengo mucho tiempo, me han dicho que aquí solo se puede estar unas horas.

—No te preocupes, tienes mucho tiempo, mi pregunta es sencilla, o eso supongo.

—¿Pues a que esperas? ¿Cuál es la pregunta? Realmente creo que estás aquí porque estás loca, y me gustaría saber de que me conoces, pues nunca en mi vida te he visto.

—¿Qué no me has visto?, ¿Qué no me conoces?, es increíble, a cuantas le hiciste lo mismo, cuantas sufrieron con tu maldad.

—¡Mira, lo siento, me voy!

—¡No, no te va a ir, sin antes decirme! ¿Por qué, yo?, ¿Qué te hice?, ¿Por qué me elegiste a mí?, ¿Por qué me arrebataste mi vida?

—Ah!!!, ya entiendo, tú eres una de ellas, una de mis chicas, pues no fuiste demasiado importante porque no me acuerdo de ti, sin embargo, si me acuerdo de otras.

—Me da igual si fui importante o no, solo quiero saber ¿Por qué?

—Porque yo soy así, no lo puedo evitar, pero ya ves ahora estamos en el mismo lugar.

—No, perdona, no estamos en el mismo lugar, yo te he esperado porque necesitaba respuestas, pero tu lugar no es este, no creas que no hay castigo, no pienses que te has salvado. Dime ¿Por qué?

—Porque estabas en el lugar y en el momento especial en el que necesitaba hacer lo que hago, violar, maltratar y matar. Pero ahora los dos estamos muertos, ¿Qué crees que me puedes hacer?

—¿Yo?, nada, aquí se decide como pasarás la eternidad, mi camino es ese en el que brilla la luz, el tuyo es ese otro en el que estarás atormentado por los siglos de los siglos.

Ella caminó hacía la luz y él fue arrastrado por sombras oscuras que se clavaron en su cuerpo donde estaría pagando todo el daño causado a veinticinco mujeres inocentes.


Comentarios

  1. Ojalá!!!! Ojalá sea así y cuando morimos exista realmente un purgatorio donde decidan donde va cada uno y las almas malas sufran siempre. Que de un modo u otro pagarán por lo que han echo

    ResponderEliminar
  2. Indudablemente, todo se paga. Y en este plano terrenal, antes que nada.

    ResponderEliminar
  3. Espero que se quede allí por la eternidad... Me gustó mucho la historia, como siempre. Besos!

    ResponderEliminar
  4. Esto me recuerda una escena de Ghost y aquellos malos en forma de sombras o manchas negras que se llevaban al asesino... el sonido que producían me daba escalofríos y durante un tiempo también pesadillas.

    ResponderEliminar
  5. Probablemente allí se encuentre con Elisabeth Bathory, que también era muy mala. Bueno, y con Jack el destripador. Y Lizzie Borden, más mala que Jack.

    ResponderEliminar
  6. Pues siempre nos intriga saber que sucede después de la muerte, si es que aquellos que hacen maldad tienen un castigo por sus acciones, algún día lo averiguaremos.

    ResponderEliminar
  7. Holaa,
    Creo que sería el consuelo de muchos el saber que esa maldad realmente será pagada. Es algo que o bien nunca sabremos o lo cuando así sea no lo podremos contar.
    Besotes

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    La verdad es que, y me uno a los comentarios de muchos de tus lectores, que ojalá eso fuese así. Que todo aquel que hace el mal en la tierra, sea donde sea, lo pague.
    Confieso que no soy rencorosa, pero es que hay cosas que quizás es porque no me entran en la mente y se escapan de mi entendimiento, que en esos casos, puedo llegar a tener pensamientos crueles, y para con los asesinos o violadores, no hay piedad que valga.
    Com siempre, un relato fascinante, y con un final, que auguro que muchos, yo la primera, no esperábamos.
    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa
    Ojala existiera esta justicia cósmica, los que hacen tanto mal deberían recibir su merecido. Pero también las personas inocentes que sufren ese mal deberían poder recibir sus respuestas
    Por desgracia, no sabemos si esto realmente pasa o no...
    Me ha gustado mucho!
    un besazo

    ResponderEliminar
  10. Vaya historia... Espero que finalmente la justicia exista y aunque no hay razones para tanta maldad, las víctimas merecen respuestas para seguir adelante.
    Mucha gente se justifica, bueno, más bien se excusa en el "yo soy así, no puedo cambiar". Es una mentira. Claro que se puede cambiar, lo hacemos a lo largo de nuestra vida, pero hay que tener esa intencionalidad

    ResponderEliminar
  11. Que fuerte! por un momento creo que era una escena de amor o una desilusión pero con forme vas leyendo zas! te da el golpe de otra historia cruel y que sigue sucediendo en nuestros días una triste realidad y no cualquiera supera una situación así, muy pocas personas deciden poner frente a su problemas y realidad. Saludos escribes que enganchas al lector.

    ResponderEliminar
  12. Creo que, independientemente de que se crea o no en algo, todos tenemos la esperanza de que al final cada uno acabe donde se merece y los malos actos tengan su castigo, como has hecho con tu relato,bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.