Amira

 Amira

Con doce años se enteró de que cambiaba de casa, de vida, de ilusiones. La casaban con aquel hombre que llevaba días hablando con su hermano mayor, un hombre que podría ser su abuelo, que la miraba de forma extraña. Un hombre que palpaba su cuerpo como el de un animal, que le examinaba la boca como si estuviese comprando ganado.

Con lo poco que sabía de la vida sintió miedo, algo estaba pasando y no quería que sucediese, su vida nunca fuera fácil, sin embargo, era feliz al lado de sus hermanos, cuidando de la casa, de los animales, ese era su hogar y bueno o malo era lo que conocía.

A su edad no podía entender todo lo que estaba cambiando, ¿por qué su hermano hablaba de ella con aquel extraño mientras la observaban?, ¿por qué varias mujeres se habían agrupado cerca de la casa?, ¿por qué otras niñas la miraban con tristeza?, ¿por qué cada vez que llegaba el hombre no podía moverse? 

La obligaron a recoger sus pocas pertenencias mientras unas vecinas la aseaban y la vestían con ropa de fiesta, por unas horas no supo lo que pasaba hasta que llegó a una casa que no conocía a una cama que no era la suya, lloró porque no quería aquello, deseaba ser una niña, necesitaba reír y jugar.

Perdió la inocencia tras una violenta situación que le produjo mucho dolor y que nunca llegó a entender. Tuvo que hacerse mayor en menos de dos meses cuando un dolor se plantó en su tripa que no paró de aumentar mes tras mes.

Jamás supo lo que le pasaba, su vida terminó cuando nació aquel niño inocente que sin quererlo le había arrebatado la vida a una cándida niña.  



Comentarios

  1. jo, la verdad es que es muy fuerte pensar que siguen pasando cosas así cada día, para unas cosas estamos muy evolucionados, pero para otras....
    me quedo por aquí guapa, un besote y sigue escribiendo como lo haces

    ResponderEliminar
  2. Este relato me hizo llorar, esto duele mucho, pero es tan realista muchas niñas viven eso y nadie hace nada tan solo observan.
    Gracias por esta entrada

    ResponderEliminar
  3. Esto es terrible, y pensar que ocurre! Parece un cuento de terror. Qué dolor, qué tristeza, qué impotencia! Y se supone que hemos evolucionado tanto!

    Un abrazo Mar, gracias siempre.

    ResponderEliminar
  4. Es horrible que cosas así aún sucedan. No se debe silenciar estos actos, ahora más que nunca se debe alzar la voz

    ResponderEliminar
  5. Una triste historia que todavía sucede en algunos países, por desgracia... Me encantó el texto está lleno de sentimientos y escrito maravillosamente! Besos

    ResponderEliminar
  6. En nombre del respeto a las culturas y costumbres ajenas se toleran muchas cosas intolerables. No queremos que nos tachen de racistas, xenófobos, etc. No queremos que nos señalen con el dedo y a la hora de la verdad somos cobardes, y por eso callamos y sacamos a relucir nuestra tolerancia de naftalina y mierda seca.

    ResponderEliminar
  7. Bom dia, liberdade e não prisão em um casamento.

    ResponderEliminar
  8. Triste relato, esto aun ocurre en muchas partes. Que triste final para la niña..... Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Un relato que por desgracia suele ocurrir por lo que entristece leer esto pero necesario tenerlo presente. Gracias por compartir!

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa
    Ay este relato me rompe el corazón.... Me lo rompe porque como siempre has sabido plasmar las emociones de una manera muy real, y también porque es algo que sigue sucediendo hoy en día y ufff, duele pensarlo
    Un besazo

    ResponderEliminar
  11. Ay que triste... me vinieron a la mente algunas historias de amigas de mi mamá que les sucedió eso cuando eran niñas y aunque son personas envejecidas todavía recuerdan lo que les sucedió. Que buen relato porque transmite la dura realidad de muchas niñas. Saluditos...

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!
    Los pelos de punta y la piel de gallina, en serio, al pensar en todas esas niñas que son usadas como moneda de cambio. Que les arrebatan su niñez, y al final, su vida entera, por costumbres, "negocios" o como se le quiera llamar.
    Lo que más me hacer hervir la sangre, es que aun se permitan estas cosas. Por mucho que se escuden en tradiciones y no sé que cuentos, eso es un maltrato en toda regla.
    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Qué horror y drama lo que hoy nos relatas, y que desgraciadamente sigue pasando en un mundo silenciado..ojalá un día todo eso acabe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por cierto, no he dicho nada sobre tu manera de expresarlo pero es obvio que de forma explendida y delicada como siempre..

      Eliminar
  14. Hola
    Me sigue produciendo mucho rechazo estas situaciones. Quiero pensar que al menos aquí en España esta práctica tan desagradable ya está en desuso... horrible situación!
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Por desgracia este es uno de tus relatos en los que hay más realidad que ficción, aunque nos tengamos que ir a otra época o a otro país, esto ha sido y es en algunos sitios una triste realidad,bss!

    ResponderEliminar
  16. hola puedo hacerte tu iniciactiva me puedes seguir mi blog https://sweetdreamsbyrocio.blogspot.com

    ResponderEliminar
  17. Que triste realidad nos dejas con este relato, incluso siendo de otra época.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.