Dos horas con un ángel

 Dos horas con un ángel

Sola, tumbada en la cama esperaba con ansia la llegada del hombre que le traería calma, paz, felicidad, dicha y porque no, cariño.

Colocó con cuidado la ropa y se atusó el pelo, abrió un cajón de la mesita de noche para sacar un pequeño espejo donde comprobó que el maquillaje seguía perfecto.

Siempre había sido coqueta, el arreglarse era una rutina que realizaba todos los días saliese o no saliese de casa, su atuendo de dormir era pura seda, le gustaba que resbalase por su cuerpo como si fuese aire cálido.

Ese afán de estar hermosa, de sentirse bella, de amarse a sí misma lo había heredado de su madre y esta de su abuela, ambas mujeres trabajadoras, luchadoras y no por ello se olvidaron de sí mismas, recordaba aquella frase que las dos siempre decían:

“El tiempo lo marca cada uno dependiendo del interés y de las necesidades”.

Para ella y para sus antepasadas era tanto un interés como una necesidad poder mirarse al espejo y ver que todos aquellos retoques hacían milagros, era una victoria ganada al tiempo, a la edad, al paso de la vida.

Se abrió la puerta de la habitación y lo pudo ver en el umbral con aquel cuerpo bien formado, una sonrisa blanca de esas que iluminaban hasta al más basto de los humanos. Le observó caminar hacia el centro de la habitación, su rostro era hermoso, sus ojos cautivaban el alma, todo en él era de una perfección sobrenatural, disfrutó viendo como se quitaba la chaqueta de lino para vestir aquella bata blanca como la nieve que le hacía parecer más bronceado de lo que ya estaba.

—¡Buenos días, bella mujer!, hoy está más hermosa que nunca. ¿Por dónde quiere que empecemos?

 —¡Buenos días mi ángel!, no sé qué sería de mi vida sin tus visitas.

—¡Gracias!, es usted muy amable. Tenemos dos horas, habrá que aprovecharlas, ¿dígame que quiere hacer primero?

—Hoy no me encuentro demasiado bien, me gustaría que me leyeras algo y dejar para mañana la rehabilitación.

—Sabe que no podemos dejar los ejercicios, son muy importantes para que pueda volver a ponerse en pie, ¿o no le gustaría volver a caminar?

—¡Sí, lo que pasa que duele tanto y llevamos tanto tiempo!

—Ya sé que es una recuperación larga y a veces dolorosa, pero mi interés es querer verla pasear por ese hermoso jardín que tiene y allí poder leerle alguno de sus libros favoritos.

Se dejó convencer, con sus ochenta y dos años sabía que no era demasiado el tiempo que le quedaba, y si ese ángel conseguía que su calidad de vida fuese mejor, le haría caso, era una de las pocas visitas que tenía y esas dos horas se le pasaban volando junto a ángel que le habían enviado.



Comentarios

  1. Hola!!
    Los mini relatos que escribes son fantásticos y este no es la excepción, muchas gracias es una historia esperanzadora pero a la vez triste, esa señora no se rinde y solo porque sabe que alguien esta con ella.
    Es lindo

    ResponderEliminar
  2. A esa edad mejor disfrutar del día a día sin preocuparse del mañana.

    ResponderEliminar
  3. "El tiempo lo marca cada uno dependiendo del interés y las necesidades"... Ay Dios mío.

    Bueno, con qué ganas espero siempre tus posts, Mar. No falla, cada línea me sobrecoge y nunca, pero nunca, puedo imaginar lo que va a suceder. Y eso, en un relato corto, es un logro gigante.
    Muchas muchas gracias!!! 🌹

    ResponderEliminar
  4. Muy buen relato, mis más sinceras enhorabuena

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito relato y la frase me encantó ❤

    ResponderEliminar
  6. Hola... que lindo relato. Me gusto todo todo. El quererse no importa la edad, las circunstancias además de que alguien le dedique aunque sea poquito pero valioso tiempo es genial. Me encanta leerte porque siempre generas expectación al no saber cómo terminan. Saluditos...

    ResponderEliminar
  7. Hola... que lindo relato. Me gusto todo todo. El quererse no importa la edad, las circunstancias además de que alguien le dedique aunque sea poquito pero valioso tiempo es genial. Me encanta leerte porque siempre generas expectación al no saber cómo terminan. Saluditos...

    ResponderEliminar
  8. Un texto muy tierno y lleno de realismo. Hay muchas personas que con su trabajo y sobretodo con dedicación se convierten en ángeles. Están cuando los necesitas y desaparecen de tu vida a veces sin dejar rastro.
    Sabes que me encanta leerte.

    ResponderEliminar
  9. Hola! Me ha encantado tu micro relato, me gusta mucho como escribes y como me engancha de principio a fin, es genial dedicarse tiempo a uno mismo, a quererse y a sentirnos bien sin importar la edad y siempre hay ángeles que con su trabajo y dedicación ayudan a los demás. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Hola. Bonito microrrelato, tiene mucha poesía. El tema está muy bien llevado y causa emociones como deben hacerlos relatos tan cortos para dejar un poso en el lector.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!
    No sabes lo que me ha llegado este relato.
    Como creo que te he comentado en otras ocasiones, soy fisioterapeuta, por lo que me he encontrado a lo largo de mi carrera con pacientes muy diferentes claro está, pero siempre hay alguno que te marca, y aunque son unos cuantos ya (porque ya son años los que ejerzo) este relato me ha hecho acordarme de un paciente.
    A veces cuesta, soy consciente, pero vale la pena ese esfuerzo, por tu parte y por la mía.
    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado el relato y sin duda logra causar emociones, sin dudua hay que dedicarse tiempoa uno mismo, así como a querererse. A seguir escribiendo y a luchar por tus sueños.

    ResponderEliminar
  13. Muy bonito el relato, la vejez no debe ser fácil pero siempre y cuando contemos con personas que nos lo hagan más llevadera es una bendición pues a esa edad se valora mucho la compañía de algún ser querido.

    ResponderEliminar
  14. Hola,
    Qué bonito. Es que mucha gente mayor tiene poca familia o bien vive lejos o casi no van a visitarlos. La ayuda de estos ángeles es imprescindible para ellos, les da vida. Me encanta que la mujer se siga cuidado a pesar de los años.
    Besotes

    ResponderEliminar
  15. Hola guapa
    Ay conforme iba leyendo sabía que se venia un giro final, pero no se porque no esperaba esto y me ha llegado al corazón de una manera muy tierna.
    Me gustan mucho cuando tus relatos nos hacen pensar y sentir al mismo tiempo
    Un besazo

    ResponderEliminar
  16. Cuando médico y paciente conectan, parece que la terapia, medicina o rehabilitación hacen efecto más rápido. Aunque parece que a la protagonista se le hace un poco cuesta arriba, su compañía le hace bien y tal vez por eso no quiera recuperarse pronto,bss!

    ResponderEliminar
  17. Me has llevado al huerto ja,ja. Pensé que era su amante y al final era el fisioterapeuta... muy bien traido, como siempre. Tus relatos siempre llevan sorpresa final. Aunque sea quien sea, siempre resultaría ser un ángel como tú dices.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Holaa que hacerme en tu iniciativa
    Muchas pasarte por mi blog https://sweetdreamsbyrocio.blogspot.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.