El cazador de sueños


 El cazador de sueños

Desde muy pequeño supo que tenía un don el cual por motivos de jerarquía se le impedía realizar. Nacido en una familia dedicada al ocultismo en donde su madre y su abuela dedicaban su vida a leer la mano y echar las cartas a miles de personas, en algunas ocasiones acertaban y en otras se equivocaban, no por ello dejaban de acudir a ellas para solucionar aquellos problemas, enfermedades o males de amores que se instalaban en su vida. 

Reinaldo siendo hombre tenía totalmente prohibido dedicarse a esa labor, los hombres de esa familia llevaban sus carros por todos los pueblos y ciudades en fiestas mientras las mujeres hacían predicciones.

El tiempo pasaba sin descendencia femenina que continuase con ese legado, para poder instruir a Reinaldo en el trabajo familiar lo vistieron de mujer y así estuvo durante años hasta que la última de la generación falleció, al fin pudo ser libre, se sacó aquel disfraz y continuo su andadura atrapando los sueños convertidos en pesadillas. Su cualidad, su carisma, su habilidad lo convirtieron en el hombre que ayudaba a aquellos que las terribles pesadillas interrumpían su descanso, personas que aterrorizados por esas visiones recurrentes acababan por desfallecer sin saber qué hacer y siempre con el temor de dormir.

Reinaldo llevaba ya varios años escuchando las espantosas pesadillas que se desarrollaban al llegar la noche y tan pronto se cerraban los ojos, sabía que todos tenían sueños, que la vida sin sueños no sería posible, que la noche tenía que ser un momento de felicidad para recuperar fuerzas, soñar con lugares hermosos, personas amables, caminos de sol. Y ahí estaba su don, convertir aquellos horribles sueños en algo hermoso que permitiese a las personas disfrutar de su descanso, levantarse por la mañana con ganas de ver la luz del amanecer, de respirar el aire puro, de sonreír al vecino, de ir a trabajar con ilusión, disfrutar de las horas de ocio, estaba seguro de que todos deberían tener esa posibilidad.

Conocido en el mundo entero era requerido por todo tipo de personas, y poco a poco consiguió que todos soñasen sin pesadillas, que disfrutasen de la noche y del día, de la vida y del amor, de la alegría y del silencio.

Era un incansable defensor de los sueños, de la existencia, de la esperanza, de la felicidad, de la libertad, y estaba seguro de que la mayor parte de las penurias, de la maldad, de la falta de empatía eran debidas a las pesadillas, al sueño entrecortado, a las pocas horas destinadas al descanso.

Creía con firmeza que una mente libre de pesadillas contribuía a un cuerpo sano y a un alma pura, Reinaldo era el que atrapaba los malos sueños para convertirlos en una imagen ideal, consiguiendo reparar las mentes más torturadas y a los que día a día perdían la esperanza.




Comentarios

  1. WOW....Me encantó. Sin palabras.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito! Qué lleno de esperanza e ilusión, qué ganas de hacer un mundo mejor. Hermoso, Mar! Abrazos 🌹!!!

    ResponderEliminar
  3. tu relato tiene varias aristas interesantes.
    Por un lado eso que a veces los padres( de acuerdo al contexto y a las culturas) esperan de sus hijos imponiéndoles un "destino" por decirlo de algún modo.
    Por otro los que acarrean una parte de sus vidas "ese peso" sin rebelarse..pero soñando con el día en que puedan hacerlo.
    Y también y creo es la parte mas bonita..la convicción de lo que llevamos dentro. Y en este caso este niño/joven/hombre estaba lleno de buenos deseos y de ganas de cambiar el mundo desde su humilde lugar...y lo conseguia.. Nosotros también podemos diariamente cambiar la vida o el dia de alguien. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué escrita tan maravillosa! Realmente disfruté :)

    ResponderEliminar
  5. Boa tarde texto maravilhoso, aprendi bastante. Precisamos mudar antes da mudança dos outros.

    ResponderEliminar
  6. dime que vas hacer una saga con este personaje

    ResponderEliminar
  7. Reinaldo pudiera ser el primer loquero de la historia de la medicina.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    La verdad es que al principio del relato me he escandalizado con lo de que lo vestían de mujer, y no pudiese ejercitar su don como hombre. Porque lo que sin duda tiene Reinaldo es un don y a muchos creo que no nos importaría toparnos con un Reindaldo que nos librase de esas pesadillas.
    No hace mucho vi con mis sobris una peli que salía el hombre de los sueños y protegía a los niños de tener pesadillas con el Coco. Me ha hecho pensar en ella.
    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Se te da muy bien escribir. Me ha encantado eso de la ilusión que tenemos que poner todo el mundo en cada cosa de la Vida. Es un relato que enseña y engrandece el alma aunque en principio lo de las adivinas no me gustó mucho a medida que avanza el relato tomó su verdadero color.

    ResponderEliminar
  10. Que lindo texto. Sabes que cuando mis hijos eran pequeñas tenia en la ventana de su habitacion un atrapasueños y solia contarle su historia. Me encanto tu bonita version.

    ResponderEliminar
  11. En algun momento leí que los sueños son productos de las preocupaciones y leyendo tu relato me vino a la mente esta realidad. Entonces cada persona tiene temores que la mente refleja en los sueños y ojalá uno pudiera atraparlos y sacarlos porque lo más importante es tener paz. Saluditos

    ResponderEliminar
  12. Ya por el titulo y la imagen nos ha llamado mucho la tención y cada una en nuestro cabezal tenemos un atrapasueños. Como cada texto que compartes nos gusta mucho y con mensajes muy bonitos

    ResponderEliminar
  13. Me has dejado pensando que al menos en las películas es cierto que solo son mujeres quienes leen las manos. Al final él consiguió romper esa tradición y ayudar a los demás con sus pesadillas,bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.