El sueño de esta noche

  El sueño de esta noche

Ella


 Ella

Nacida mujer jamás había sentido la necesidad de gritar a los cuatro vientos su condición, nunca deseó ser otra persona, estaba ocupada intentando crecer, madurar, aprender y en especial vivir la vida que le había tocado. Eso no quería decir que no hubiese luchado para intentar mejoras en su hogar, en su familia, en su interior.

Pensaba que existen, existieron y existirán mujeres de todo tipo, algunas quedaron sin reconocimiento por su labor, otras destacaron sin haber hecho nada útil para la sociedad, y otras continuaban trabajando para lograr sus objetivos.

El único propósito que tenía era disfrutar de ser como era, de aprender de sus fallos, de alegrarse de sus victorias, dejarse mimar y responder, amar y ser amada, luchar por esos intereses que le permitían ser lo que era.

Ese orgullo de su condición la hacía especial, sabía que cometía errores, y pensaba ¿Qué sería de la vida sin esos desaciertos?. Sin esa salsa que alimentaba las horas y los días, que enriquecía la personalidad.

La perfección no existía por mucho que uno la buscase, que nunca sería del gusto de todos, sin embargo, lo importante era sentirse feliz, pues siendo dichosa podría mostrarse tal y como era para el deleite de unos, la envidia de otros y la indiferencia de la mayoría.

Intentar cambiar para satisfacer a unos pocos le haría perder su esencia, y si una cosa había aprendido, era que nunca por mucho que lo intentase llegaría a ser del gusto de todos, por ello jamás perdería el tiempo en banalidades. 

Era así le gustase a quien le gustase.


Ella



Comentarios

  1. Está mujer aprendió a VIVIR! Qué bonito, de verdad qué bonito! Abrazos Mar!!! 🌹

    ResponderEliminar
  2. Me encanto cada palabra que nos dedicaste a nosotras y a las que ya no están, pero estuvieron en cada lucha para una sociedad más igualitaria.

    Un besote desde Plegarias en la Noche.

    ResponderEliminar
  3. Precioso retrato de una mujer, tú, yo, cualquiera de nosotras, así debe ser. Mil besos

    ResponderEliminar
  4. En principio, todos y todas queremos gustar. Incluso algunos y algunas cambian su forma de ser para lograrlo, y es un error. Hay que ser uno mismo/a siempre, lo que implica que caerás mal de cojones a más de uno/a. Y qué.

    ResponderEliminar
  5. ¡Amaba! ¡Qué texto tan maravilloso! Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues creo que has hecho una magnífica declaración de intenciones. A veces nos complicamos la vida con banalidades que no hacen feliz a nadie, ni siquiera a nosotras mismas. y la vida no va de eso. Va de ser y no de tener. Va de sentir y no de aparentar. Va de ser una misma y que digan lo que quieran.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Que bonito texto, me llegado al alma ::D

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Soy de la que piensa que la perfección como la normalidad es algo subjetivo, ergo, aunque muchos se empeñen a imponernos su normalidad o su perfección, en realidad no existe en términos generales.
    Aunque sí existe, las ganas de vivir como nos de la gana, el amarnos sobre todas las cosas sin importar qué opinen los demás.... no renunciar a ser uno mismo, ni a vivir la vida que queramos.
    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Es un mensaje muy motivador en estos tiempos de estereotipos, falsedad y perfeccionismo en el mundo. Digno de una mujer que se encontró a si misma como la mas real de todas... me encanto! un beso para ti!

    ResponderEliminar
  10. Hola.
    Nunca hay que perder la esencia de como somos y mucho menos para agradar a alguien. Aunque pasemos por esta vida en silencio y sin destacar haciendo una labor grandisima pero haciéndola porque queremos y no esperamos nada a cambio. Hay que quererse tal cual somos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Como mujer que soy, no hay que perder nuestra esencia por agradar a alguien, hay que uno mismo y eso me di cuenta el año pasado, sobretodo en el confinamiento. Genial el post. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  12. Holaa
    Qué relato tan bonito. Sé que es generalizar pero muchas mujeres caen en el querer complacer y cuidar tanto de los demás que se olvidan de ellas mismas. No se ha de perder nunca la esencia de ser una misma.
    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Hola guapa! Como siempre, un relato que despierta muchos sentimientos y que es digno de analizar. ¿Por qué la mujer se tiene que adaptar, cambiar o transformar en lo que esperan de ella y si no, parece que no es válida? No tiene sentido, porque no es algo que exijamos a los hombres. El mensaje es claro: aceptarse a una misma. Muy chulo el relato! Un besote!

    ResponderEliminar
  14. Ojalá que muchas personas puedan leer este post y entender que no podemos olvidarnos de nosotras para complacer a los demás.

    ResponderEliminar
  15. Qué buena reflexión nos traes hoy. Así es, tratar de agradar a los demás es perder el tiempo porque muchas veces te pierdes por el camino. Hay que ponerse por delante de todo y si a los demás les gusta bien y sino mejor todavía,bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.