El sueño de esta noche

  El sueño de esta noche

Un bicho en la oficina

 Un bicho en la oficina

Durante años el compañerismo formaba parte de un trabajo bien realizado, algunos amigos, otros simplemente compañeros, si bien todos respetándose unos a otros, colaborando y luchando por los proyectos encomendados.

Todo iba bien hasta que llegó el bicho a la oficina, una nueva jefa que parecía sacada de otra dimensión, una persona que lo removió todo hasta conseguir deshacer aquel grupo de trabajadores que hasta el momento creían que la oficina era un lugar tranquilo, donde se iba a trabajar, a reírse cuando tocaba, a conversar en la hora del café con alguno que en ese momento también había decidido parar cinco minutos.

El bicho se instaló y comenzó a mirar con los ojos entrecerrados de uno en uno observando a quien podía abducir y llevarlo a su terreno para crear una secta que la beneficiase, algunos como los conocidos “lameculos” le hicieron la pelota consiguiendo así ser varios los que destruían todo lo construido.

Los que no se dejaron abducir fueron perseguidos hasta lograr mermar su autoestima minando poco a poco la voluntad como trabajador, creando un ambiente de discordia que solo lograba que el trabajo no se realizase correctamente recayendo siempre las culpas en los olvidados.

Sentada en su coche delante de la oficina intentaba buscar las fuerzas para entrar, sabía muy bien como iría el día, miraba la puerta y sentía que todo se le caía encima, que aquel bicho tenía que desaparecer, y tendría que hacer algo para evitar que acabase con su alma, con su ser, con su mente.

Salió del coche dispuesta a todo, caería sobre el bicho y lo aplastaría sin sentir pena. Abrió la puerta, subió las escaleras, la vio tras su mesa con el teléfono en la mano, los ojos entrecerrados mientras miraba al personal que ni se atrevía a levantar la vista de su escritorio.

Entró en el despacho sin llamar, le arrebató el teléfono bruscamente, el resto de trabajadores se quedaron atónitos sin saber cómo actuar o que hacer. Le plantó cara, diciéndole cuatro verdades, todo lo que había hecho con aquella gente que lo único que deseaba era trabajar en paz, todo el trabajo perdido por su afán de poder y dominación, todas las malas palabras dirigidas a personas que toda su vida habían respetado a su compañero, habló hasta desahogarse, sin gritar, sin apartar los ojos del bicho que por primera vez dejaron de estar entrecerrados.

Sabía que estaría despedida, pero lo que sentía en ese momento no se pagaba con nada, notar ese alivio la curaba de toda aquella maldad que fluía por cada poro de piel de aquel bicho que para lo único que existía era para aplastar y deshumanizar a personas trabajadoras.

Salió del despacho con la cabeza alta, mientras el bicho gritaba que recogiese sus cosas y no volviese más, veinticinco personas comenzaron a recoger sus pertenencias, y uno detrás de otro abandonaron la oficina.

Tal como vino el bicho también se fue, poco a poco la normalidad volvía a reinar y todos con sus virtudes y defectos fueron de nuevo compañeros, descubrieron que unidos eran fuertes y que no dejarían que nadie les quitase la armonía, el sosiego, la tranquilidad y mucho menos la humanidad.



Comentarios

  1. vaya si hay bichos de ese tipo, lo que no abunda es gente que le plante cara, felicidades por el relato María

    ResponderEliminar
  2. Ayyy sí que en los ambientes laborales se llegan a dar situaciones que llegan a ser tremendas y desgastantes. Ojalá se dieran más situaciones de poner fin a los bichos, como en este relato. Siempre lindo, Mar🌹

    ResponderEliminar
  3. En principio, nadie es valiente y cada cual se ocupa de sus propios problemas, por eso, la más de las veces, esos hijos de puta suelen salirse con la suya.

    ResponderEliminar
  4. ¡Una historia de coraje! Me gustó mucho. Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Por desgracia hay muchos bichos así en todos los trabajos. llegan dispuestos a destrozar el buen ambiente que pueda haber, lo que pasa es que muchas veces no se les planta cara y terminan cargandoselo todo.
    El final de tu historia es muchísimo mejor y más feliz de lo que suele ocurrir en el día a día.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Como me suena, no he conocido bichos ni nada, que solo buscan desgastarte, bajarte la autoestima, destruireso hace falta, plantarles cara. Buen relato, me encanta, una historia con valor y coraje.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    La verdad es que leyendo un relato como este, me doy cuenta de lo afortunada que soy en ese sentido, aunque ojo, eso no significa que no tenga movidas, que las tengo, porque soy de las que no se calla las cosas por muy jefe que sea.
    Creo que es vital que dentro de una empresa haya una jerarquía de cargos sí, más que nada para tener un control, pero tener "el poder" no te da la potestad de tratar a los demás de malas maneras.
    Me ha gustado que la protagonista le plantase cara, es lo que todos deberíamos hacer.
    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Po4 desgracia es más habitual de lo que pensamos este tipo de bichos. Con lo bien que se trabaja en un entorno de trabajo agradable.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno tu relato. Por desgracia es una realidad pasada y actual en casi todos los entornos de trabajo. Yo he conocido a varios, gracias a que tengo paciencia de santo, nunca han podido conmigo y ahora, con el teletrabajo, no tengo que mirarle la cara a nadie.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    Por desgracia todos hemos sufrido en algún momento de nuestra vida laboral por un mal compañero o bicho. He visto departamentos desintegrarse por seguirle el rollo a alguien que solo buscaba su propio beneficio. Sin ninguna duda las relaciones personales y laborales son complejas y muchas veces dan ganas de decirle cuatro cosas al más pintado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Siempre se dice que la unión hace la fuerza. En esta ocasión está demostrado. Lástima que en la vida real no ocurra con frecuencia. Me he encontrado más de un bicho de los que describes, y no sólo en la piel de jefes, sino de compañeros que se creen que van a heredar la empresa.

    ResponderEliminar
  12. Uff siempre hay un bicho en cada empresa ehhh. Me encanta la idea de un equipo unido siempre tendrá más fuerza que una persona malintencionada. Un ejemplo con una gran moraleja.

    ResponderEliminar

  13. He conocido muchos bichos en el mundo laboral que se han echo fuertes ante la pasividad de los subordinados y esta historia me 3cnanta por el giro y ver que aún existe compañerismo para hacer frente a las desigualdades.

    Un relato muy acertado

    ResponderEliminar
  14. Uffff si las oficinas hablarán jajaja las cosas que contarían, yo creo que tanto tiempo genera diversas situaciones, aunque eso no es excusa para tratar mal a los demás, uno tiene que saber tratar a los demás como quieren ser tratados, muy buena historia.

    ResponderEliminar
  15. Sí, por desgracia hay muchas personas de este tipo, malas que o bailas cuando ellos te dicen o te quieren destruir... me ha gustado que al final ha sabido plantarse y decir sus cuatro verdades y que después otros compañeros la siguieses dando su apoyo con esa acción.

    Un buen relato :D

    ResponderEliminar
  16. En esta ocasión me ha sorprendido tu relato porque con el omnipresente coronavirus, ahora se asocia el bicho a eso, y el término "ser un mal bicho" está quedando en el olvido. Es muy complicado armarse de valor y decir lo que piensas, sobre todo porque en la vida real es muy probable que el resultado sea un despido...bss!

    ResponderEliminar
  17. hola puedo hacerte tu iniciactiva me puedes seguir mi blog https://sweetdreamsbyrocio.blogspot.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.