Hijos de las estrellas


 Hijos de las estrellas

Cuerpos distintos de todas las formas y tamaños y sin embargo todos creados con ese polvo de estrellas que a pesar de hacernos diferentes nos acerca y nos divide en cuanto a estilos, decisiones, respuestas, iniciativas, audacias, valor, resolución, voluntad y miles de acciones que cada uno realizará dependiendo de su elección.

Una simple mirada, un solo roce de piel, una palabra puede ser capaz de mover todo el interior de un cuerpo, de una mente, de un corazón, de un alma, y todo ello desentierra sensaciones que solo se viven una vez, porque cada una es distinta, única y recordada de forma totalmente distinta a la anterior y la siguiente.

Una estrella cae impregnando con su luz a millones de almas, algunas jamás se encontrarán, otras pasarán de largo sin saber que llevan ese mismo destello en su piel, y las que se encuentran serán capaces de reconocerse y sentir toda esa luminosidad porque toda la vida serán afines a las mismas sensaciones, percibirán el amor y el afecto con una emoción indescriptible que permanecerá para siempre y por siempre.

Los hijos de las estrellas crecieron, se multiplicaron y murieron regresando a ese lugar de la nebulosa para volver a crear, por ello existe el amor de estrella, esas personas bañadas con las mismas partículas que finalmente se encuentran y ya no pueden separarse porque están unidas para toda la vida, la afinidad que las vincula las harán ser más fuertes en cuanto a resolver sus problemas, sus carencias, apreciando y descubriendo las virtudes de cada uno para convertirlas en deseo.

El mirar hacía el infinito y descubrir que muchas de las estrellas que vemos ya no están ahí y que otras se están formando con aquellos que partieron, nos da la esperanza de saber que dentro de miles de años volverán convertidos en polvo de estrellas y todo volverá a comenzar.


Comentarios

  1. Qué bonito blog tienes
    Saludos desde Miami

    ResponderEliminar
  2. Que preciosidad de texto, lo ame <3

    Un besote desde Plegarias en la Noche.

    ResponderEliminar
  3. Nunca nos visitarán los marcianos, por suerte para ellos.

    ResponderEliminar
  4. Ayyyyy pero qué bonito, qué bonito! Impecable la escritura de Mar, MÁS que siempre. Este es.mi bloggggg!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Desde bien enana mi abuelo, en las noches de veranos, nos contaba historias sobre las estrellas, por lo que esos esteroides luminosos siempre me han despertado cierta ternura. E incluso esperanza, con esas que caen.
    Me ha encantado el texto, pero en especial el final, lo de "otras se están formando con aquellos que partieron". Es bellísimo, y sí, en parte creo que mi abuelo es una de ellas.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Muy lindo relato! Felicitaciones. Escribís muy bien. Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.