Tres maravillosos años

Soldado de verano


 Soldado de verano

Agazapado en aquella trinchera y cubierto de barro veía como uno por uno sus compañeros iban cayendo atravesados por las balas enemigas, demasiado cerca escuchaba los gritos de victoria de los que estaban ganando, se acurrucó pensando en todos los muertos y por más vueltas que le daba no sabía el porqué, ni quien la había comenzado, le parecía absurdo que todas aquellas personas perdiesen la vida en medio del barrizal, algunos tendrían familia, otros pareja, otros padres que les esperaban y ya nunca más regresarían.

Tan absorto estaba que ni cuenta se dio que el enemigo avanzaba en busca de otros con quien luchar. Se quedó solo con la muerte, abandonado en aquella zanja que poco a poco se iba llenando de agua, asomó la cabeza y solo observó destrucción, cadáveres apilados que muy pronto serían olvidados.

La guerra comenzara de un día para otro, muchos de los que yacían allí tendidos no sabían el porqué de la lucha, otros cambiaban de bando dependiendo del interés y otros sin saber para dónde tirar se escondían donde podían esperando que toda la barbarie que no entendían terminase.

Caminando como un autómata se escondió en una casa destruida donde alguien había construido un zulo aprovisionado para mucho tiempo, allí pasó oculto todo aquel verano al tiempo que se ocupaba de los fallecidos a los que les fue dando sepultura creando un cementerio sin nombres, solo con una cruz que el mismo tallaba.

Acabó el verano, aquel campo y aquella zanja quedaron libres de cuerpos, en algunas de las tumbas comenzaba a crecer la hierba, y por fin la guerra había terminado.

Una fila de amigos y enemigos cantaban mientras se dirigían a sus hogares, se les notaba cansancio y al mismo tiempo felicidad, se unió a aquellos sobrevivientes, aunque de su boca no podía salir ningún canto, no sabía si era un cobarde o un traidor, sin embargo, estaba orgulloso de todo lo que había hecho durante el verano, dar sepultura a todos aquellos cuerpos sin importarle de que bando eran. Nunca nadie supo quién los enterrara, él continuó con su vida no sin preguntarse si alguno que saludaba fuera amigo o enemigo puesto que nadie hablaba del pasado. Tendrían que pasar muchos años para que se reviviese de nuevo, algunos contarían la historia que habían vivido y otros se basarían en lo escuchado

Él no podía olvidar con tanta facilidad pues al llegar la noche comenzaba su tormento de haber visto todas aquellas caras que después de taparlas con un paño las cubría de tierra, no tenía ninguna duda que los héroes eran los muertos de ambos bandos.



Comentarios

  1. Mar, me has conmovido profundamente. Ahora estoy más sensible, aunque de por sí ya lo soy. Gracias por lo que das siempre que hace que espere tu post con ganas y con mucho cariño. Un gran abrazo amiga. Te admiro.

    ResponderEliminar
  2. Imagina que hay una guerra y no vamos nadie.

    ResponderEliminar
  3. Que hermosa y trágica historia es, nos muestra la realidad que vivíamos y que actualmente sucede en algunos países." No tenía ninguna duda que los héroes eran los muertos de ambos bandos." definitivamente la anoto como frase. Amo tus historias por favor sigue publicándolas:)

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Este relato es sencillamente una de esas obras para reflexionar una y mil veces, o al menos yo lo veo así.
    Vivimos en un mundo totalmente loco, aunque me guste más llamarlo podrido, en que y por desgracia, el ejercito es algo casi indispensable en ciertos territorios.
    Y si te soy sincera, me repatea mil que los que se jueguen la vida, a los que se les trunque la vida porque vivir una batalla te deja secuelas sea como sea, o los que la pierdan no son precisamente todos aquellos que provocan esas guerras. Ellos se limitan estar en sus sillones al mando y dirigir la obra desde la distancia.
    Como siempre, un placer leerte.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa
    Creo que con este relato has venido a transmitir a la perfección lo que significa una guerra, sobretodo con esa frase final con la que no podría estar más de acuerdo.
    Me ha puesto los pelos de punta de la pena porque esto ha pasado, y seguirá pasando
    un besazo

    ResponderEliminar
  6. Hola corazón.
    Que bello, me ha conmovido la lectura.
    Nos leemos. Besotes.
    Emi 💖

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!

    Es la primera vez que te leo y pffff ¿Qué decir después de semejante escrito? Me has movido algo dentro. Gracias por compartirlo ♥

    ResponderEliminar
  8. hola puedo hacerte tu iniciactiva me puedes seguir mi blog https://sweetdreamsbyrocio.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Hola.
    Qué preciosidad de relato, se me han puesto los pelos de punta. Refleja la cruda realidad de hoy en día, sí. Me ha encantado, gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Un relato que conmueve, sin duda, me encanta leerte y refleja la realidad de una guerra, donde la muerte esta presente, en ambos bandos, leyendolo, algo se mueve por dentro

    ResponderEliminar
  11. Bufff es tremendo como nos haces sentir y transmites lo que el personaje siente.
    Me has recordado mucho a lo que mi abuelo me relataba de lo que vivió en la guerra. Aquí no hay bando que valga. Aquí todos pierden.

    ResponderEliminar
  12. Tantos y tantos soldados a lo largo de los años se han vuelto metidos en guerras que no les sacaban de nada, sino que les dejaban sin amigos y familiares...eso si podían contarlo. Me recuerda especialemnte a la Guerra Civil por lo que he averiguado del tema,bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.