Tres maravillosos años

Toda una vida


 Toda una vida

¿En cuánto se puede valorar toda una vida?, si al llegar a una cierta edad se hace balance ¿Cuántas cosas se cambiarían?, o por el contrario ¿Se le agradecería simplemente el haber disfrutado de la vida deseada?

—¡Abrí un poco las ventanas!, parece que va a refrescar, ¿si quieres que vayamos a dar un paseo ponte algo de abrigo?

—No voy a llevar nada, después todo me sobra.

—No importa, yo te llevo una chaqueta por si acaso.

El cielo estaba cubierto de nubes, sin embargo, no amenazaba con llover, la temperatura resultaba agradable, esos días de tormenta que en lugar de refrescar el calor era algo pegajoso. Las seis de la tarde, la hora que tenían destinada a ese paseo por el campo para luego pasar por la avenida donde los escaparates lucían todas las prendas y accesorios de la temporada, antes de regresar se tomarían un descafeinado en una terraza viendo a la gente pasar y pensando que si los pensamientos fuesen libres cuantos de aquellos que pasaban eran dichosos o por el contrario tristes o desesperados.

—¡Buenas tardes, pareja!, ¿les pongo lo de siempre?

El mismo camarero que llevaba ya muchos años atendiendo aquella terraza repleta de gente de todas las edades. Era una de esas terrazas bien ubicadas, donde había espacio para todos y lo más importante estaba resguardada del viento, pues los grandes edificios la cobijaban y en verano se agradecía la sombra que prestaban.

Se sentaron a una mesa de las del fondo desde donde podían observar todo aquel ir y venir de personas que buscaban un lugar tranquilo para relajarse después de una tarde de compras o de trabajo.

Cerca de la cafetería un cine de esos que ya no quedaban, ahora casi todos estaban en centros comerciales, si bien ese había subsistido pues una gran fila de gente joven esperaba para sacar su entrada, la película que anunciaban era una de superhéroes, de ahí la gran afluencia de jovencitos.

Aurelio cogió la mano de Amelia y la miró con tanta ternura que ella se estremeció, le resultaba increíble que eso todavía le pasase después de una relación tan larga.

—¡Cariño!, ¿tienes frío?, tengo aquí tu chaqueta, ¿quieres ponértela por los hombros?

—¡No tengo frío!, estoy bien, ¿sabes?, me gusta este sitio, me gusta mucho ver la gente pasear, esas parejas que todavía no saben que están enamorados, el bullicio que causa la alegría de ir de compras, a los niños saltar y correr. ¿Qué bonita es la vida?, ¿verdad Aurelio?

—Sí, es cierto, con que poco nos conformamos algunos, yo soy feliz de tener tu mano entre las mías, de pasear contigo, de tomarnos este café, algunos pensaran ¿qué pocas cosas hacen estos dos?, pero no se dan cuenta de que es mucho, que estas pequeñas acciones las vivimos y las disfrutamos juntos.

—Aurelio, hoy en día todo son dramas, pocos intentan vivir su vida, quieren vivir la de los demás, pocos se interesan por sus seres queridos, pero si, por aquellos que no conocen y que nunca en la vida vieron, es triste Aurelio, no se dan cuenta de que el mundo no se va a parar, que sigue girando, que un día todo se termina y uno tiene que valorar que hizo, como lo hizo, para quien lo hizo y por qué.

—¡Bueno Cariño!, nos queda un buen tramo para llegar a casa, ¿iremos yendo?

—Te quiero mucho Aurelio, ¿lo sabes?

—Claro que lo sé, tú me quieres y yo te quiero, si tuviese otra vida rezaría para volver a encontrarte, para volver a estar contigo.

—Es que a veces te veo mirar a las más jóvenes.

—No voy a decir que no las miro, claro que las miro, solo para recordar que ninguna es tan bonita como tú, que tengo a mi lado la mujer más hermosa del mundo, la más alegre, mi mujer, y pienso en la suerte que tuve de que te enamoraras de mí.

—No te voy a negar que también miro a los más jóvenes de vez en cuando, y lo hago por el mismo motivo, soy feliz y lo he sido siempre.

—¡Bien cariño!, pues recordemos que tal día como el de mañana nos casamos y tendremos que celebrarlo, aunque sea con una copita de vino dulce entre los dos, setenta años juntos es un buen motivo de celebración.


Tinta en las olas


Comentarios

  1. Qué bonito! "Aquellos que aún no saben que están enamorados". Bueno, esto, esto es VIVIR, esta es la Vida. Gracias siempre Mar!

    ResponderEliminar
  2. Leo la historia de amor longevo de Aurelio y Amelia, y a pesar de que admiten mirar cuerpos apetecibles más jóvenes, no cabe imaginar otra cosa que un mundo sin abogados matrimonialistas que se morirían de hambre ante tanto amor correspondido.

    ResponderEliminar
  3. Es un tema, que a los que llevamos una vida en compañía, de muchos años de amor conyugal, siempre nos conmueve. Por que seguimos viviendo plenamente, pero siempre dando una ojeada al camino recorrido!

    ResponderEliminar
  4. Uy que lindo relato de los que te sacan un suspiro. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  5. Es un excelente relato, como todos los que escribes. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  6. Que bonita reflexión definitivamente hay que valorar la vida y con quien la compartimos pero sobre todo sacarle provecho a esas pequeñas cosas y momentos que parecen insignificantes pero que son las que de verdad valen la pena. Me gusta mucho eso de ir a la terraza a ver pasar la gente tengo rato que no lo hago así que me trajo buenos recuerdos... saluditos

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    Creo que hoy con este relato has descrito a la perfección el sueño de muchos, o bueno, al menos el mío.
    Poder compartir la vida con esa persona que hace que las pequeñas cosas del día a día sean inmensas, y como no, sentirse amado y amar creo que es una de las sensaciones más bellas que nos puede regalar la vida.
    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Qué lindo texto! Escribís muy bien!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Mira que ya me estaba imaginando una reprimenda con eso de "te he visto que miras a las más jóvenes". Qué historia tan bonita, que sigan manteniendo el sentimiento y no que sigan juntos por costumbre, que les pasa a muchas parejas mayores,bss!

    ResponderEliminar
  10. No hay nada más bonito que el amor y poder compartir ese amor con esa persona afín a ti, el día a día, sentirse amado mutuamente, lo has descrito perfectamente, me ha gustado mucho.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  11. Bellísimo relato, me gusto mucho, tu Blogger también.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Y a lo creo que es motivo para celebrar, toda una vida juntos nada más y nada menos y encima con ese amor y respeto.. :) me ha encantado, me parece super tierno. Un besito guapa.

    ResponderEliminar
  13. Ohh qué bonito! Pues tiene mucho mérito y más hoy en día que las relaciones largan sigan existiendo. Justo lo hablaba con mi marido hace poco cuando vimos a una pareja de mayores paseando cogidos de la mano. Me pareció de lo más tierno

    ResponderEliminar
  14. Que bonito cuando las relaciones superan el paso del tiempo, la vida va tan rápido que son esos momentos los que deberíamos disfrutar más seguido, disfrutar de las personas que nos aman y amamos y no perder mucho tiempo mirando la vida de los demás.

    ResponderEliminar
  15. Hola guapa
    De todos tus textos y relatos que he leido creo que este es mi favorito, lleno de sentimientos y emocion, con nostalgia pero con alegría, amor y vida
    y eso es lo que quiero resaltar estos dias
    Un besazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.