Balcones simétricos

 

Balcones simétricos

Las ocho de la mañana, levantó un poco la cortina para observar si en el balcón de al lado había movimiento, a los pocos segundos como día sí y día no su vecina con su bata gris abrió la ventana para tender la ropa, ella hizo lo mismo.

—¡Buenos días! Hoy parece que va a hacer buen día.

—¡Buenos días!, eso espero, tengo mucha ropa que secar.

—¿Te enteraste de lo que pasó en el segundo?

—Pues no, ¿Qué pasó?

—La hija, ayer llegó con una cogorza que vomitó todas las escaleras. A esa niña tienen que reprenderla, si fuese mi hija…

—Ya se veía venir, pero tú sabes lo del hijo del presidente, ahora acaba de comprar un coche nuevo, no sé de dónde sacan el dinero.

—Si yo te contara, bueno… esa familia tiene muchos trapos sucios, un día con calma te pongo al día. Pues la hija de Venancio ya se separó, no llevaba ni cinco años casada, andaba con otro y eso visto por mí.

—No me digas, con lo buena chavala que se veía, anda pues te enteraste de que a los del sexto les van a embargar el piso, por lo visto llevan más de seis meses sin pagar la hipoteca, el otro día llegaron dos trajeados y preguntaron por ellos, les pregunté a qué venían, pero no me dijeron nada y eso es porque se lo viene a embargar.

—Vaya, es que se gastan todo en salir por ahí, ¿te diste cuenta como viste ella? Si parece una señorona.

—¿Te acuerdas de la anciana del noveno?

—Sí, me acuerdo, pero hace mucho que no la veo.

—Se fue a una residencia, sus hijos no quisieron saber nada de ella.

—Cría hijos… Ahora venderán todo y se gastarán el dinero.

—Bueno, te dejo, tengo muchas cosas que hacer. ¡Hasta mañana!

La mujer de la bata gris cerró la ventana del balcón para atender una llamada y cambiarse la bata por una de seda, a los pocos minutos sonó el timbre de la puerta y entró uno de sus clientes que atendía mientras su marido e hijos traficaban en las ciudades vecinas.

La otra mujer se preparaba para salir a comprar, tenía que coger dos o tres buses porque en los supermercados de cerca de su casa estaba fichada por hurto.


Balcones simétricos


Comentarios

  1. Me gustan tus historias, siempre están llenas de emociones ❤

    ResponderEliminar
  2. Todos tenemos nuestro lado oscuro. Y gran deporte del humano la crítica de lo ajeno como si lo propio fuera mejor. Putos humanos. Los aborrezco.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Un relato muy interesante. Muchos deberían mirarse al espejo antes de criticar al vecino.

    ResponderEliminar
  5. La gente que se mete en la vida ajena y se pasa criticando a los demás siempre tiene sus propios trapos sucios. Buen relato te mando un beso

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué barbaridad! Super relato querida Mar. Retratas las cosas de tal forma que las veo en mi mente como quien ve una película. Me encantó. Y tus ilustraciones cada vez más lindas🌹

    ResponderEliminar
  7. Me encantan tus relatos! Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. que bonitas las fotos y lo que dices abrazo

    ResponderEliminar
  9. Olá!
    Viemos desejar uma boa semana e boas inspirações.

    Beijinhos

    ResponderEliminar
  10. Hermosa la foto que anticipa este relato que nos deja una gran reflexión, ya que en mayor o menor medida, muchas veces caemos en este defecto. Abrazo grande y feliz semana

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!
    Si es que ya se sabe, siempre habla el que tiene más trabajo y de mal hacer en casa...
    Gente que se dedica a criticar,a meterse con la vida de los demás, creyendo que están por encima de todo ello, cuando en realidad, su biografía les podría hundir en el más oscuro de los pozos.
    La verdad es que resulta inverosímil que no tengan una pizca de decencia y cerrar al menos el pico, pero claro, hay gente, como la señora que espera a la otra que salga, que su gran hobby es darle a la lengua. Que vidas más tristes...
    Besotes

    ResponderEliminar
  12. La pura realidad, la hipocresia de la vida, y que la mayoria de la gente tienn algo que ocultar. Muy buen relato y una excelente metafora con los balcones y las simetrias. Gracias por compartirlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Holaaa
    Bufff que común que me ha parecido tu historia de hoy ehh. Cuanta gente critica sin escrúpulos y su vida tela marinera... Vivimos en un mundo en el que la crítica está a la orden del día, a ver si mejoramos por ahí.
    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Me encanto la historia. Refleja algo que pasa mucho: critican demasiado a los demas pero nadie se mira al espejo.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado la historia, la verdad es que a la gente le encanta meterse en la vida de los demás y les encanta el critiqueo, esperemos que eso mejore. Un besazo!

    ResponderEliminar
  16. Esto ha sido una representación maravillosa del deporte olímpico nacional, que es criticar al otro (con o sin argumentos, pero mayormente sin ellos). Eso sí, siempre he asociado que la gente que lo hace tiene vidas aburridas, y esta visto que estas vecinas cualquier cosa menos eso,bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.