El terrorífico cuarto oscuro



 El terrorífico cuarto oscuro

Con una luz tenue recorría aquel largo pasillo, sus pies descalzos pisaban una alfombra raída y decolorada en donde todavía se podía apreciar que en algún momento habían lucido flores de distintos colores, las paredes revestidas de un papel mal pegado con rombos de distintos tamaños y tonos le producía escalofríos, varios apliques en distintos puntos estratégicos no permitían distinguir con claridad los números colocados sobre las puertas. El olor no resultaba agradable, se apreciaba una mezcla de humedad, orines y basura de varios días.

Daba pasos lentos mirando hacia delante y atrás con los ojos bien abiertos, intentaba no hacer ruido, aunque en ese momento tuviese ganas de gritar, se contuvo, necesitaba recorrer aquel tramo y llegar a la última puerta donde un rótulo de color verde indicaba “salida”.

No eran demasiados metros, a pesar de su debilidad, del terror que sentía, de las ganas que tenía de echar a correr debía contenerse para no despertar al monstruo que dormía en el cuarto oscuro. Sabía que despertarlo sería comenzar de nuevo con el calvario de no poder llegar a aquella puerta que la sacaría de permanecer aterrorizada, el poder sentir de nuevo la libertad le ofrecía esperanza de llegar a esa salida que estando tan cerca parecía tan lejana.

Algunas de las bombillas parpadeaban creando sombras aterradoras, figuras en la pared que le producían un temor que no podía explicar, tenía que conseguir que sus ojos se fuesen adaptando a la oscuridad de aquel parpadeo para poder continuar sin desfallecer y así conseguir liberarse del terrible cuarto oscuro.

Notó bajo su pie derecho algo blando que la hizo retroceder unos pasos, no podía ver lo que estaba en el suelo, era pegajoso, blando, con un olor nauseabundo, arrastró el pie por la alfombra lentamente para deshacerse de aquella mugre, avanzó y de nuevo volvió a pisar en el mismo sitio en esta ocasión sintió arcadas y un leve sonido salió de su garganta que retumbó en todo aquel espacio, se dio la vuelta para mirar al cuarto oscuro notando por debajo de la puerta como se movía una sombra, no podía esperar más, tenía que echar a correr y alcanzar la salida o volvería a comenzar.

Abrió los ojos, la oscuridad no le permitía ver nada, parpadeó varias veces intentando adaptarse, sentía la ansiedad en su interior por haber perdido de nuevo la posibilidad de ganar aquella batalla, no obstante, reconocía donde estaba, se levantó a beber un vaso de agua pensando que a la noche siguiente conseguiría llegar a la puerta para poder deshacerse de aquel maldito sueño.


El terrorífico cuarto oscuro

Comentarios

  1. ¡Hola!
    Madre mía, pelos erizados, piel de gallina, y los ojos como platos se me han puesto a medida que iba avanzando con el relato.
    La verdad es que ha sido de lo más inquietante, e inclusive admito que por un momento pensaba que lo conseguiría...
    La verdad es que es una faena eso de repetir los sueños y más si son tan terroríficos.
    Un relato excelente.
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Buen fragmento , me dio un poco de miedo . Manejas muy bien el suspenso . Te mando un beso

    ResponderEliminar
  3. Mi pesadilla recurrente personal era que tenía que volver a hacer el servicio militar. Eso también es muy terrorífico.

    ResponderEliminar
  4. Um belo e intenso relato! Na verdade, os sonhos podem ser inquietantes.
    E a forma como descreves a história, nos deixa sempre uma sensação assustadora.
    Gostei! Está muito bem escrito!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Qué relato!!! Una pesadilla interminable, sueño repetido. Palabra por palabra uno recorre el texto con placer, incertidumbre y certeza de estar leyendo algo que vale mucho la pena. Gracias Mar siempre gracias, un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  6. Muy buen fragmento, lleno de inquietud ❤

    ResponderEliminar
  7. Esta historia me dio escalofríos. Excelente narrativa. me encantó.
    Besos! :)

    ResponderEliminar
  8. Hace mucho que no me pasaba por tu blog y en esta ocasión que lo hice me encantó lo que leí, de verdad que con cada historia logras captar la atención del lector al punto de querer seguir leyendo más.

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuen por tu buena narrativa y lo bien que mantienes el suspense, enganchadisima hasta el final, llegara a la puerta?

    ResponderEliminar
  10. Pero qué angustia, no hay otra palabra que describa mejor lo que produce este relato. Dan ganas de entrar ahí y ayudar a que espabile porque menudo sitio, para salir corriendo, lo que no consigue...bss!

    ResponderEliminar
  11. Hola
    Tremendo relato... muy muy angustioso. Y es que tener este tipo de pesadillas recurrentes debe ser de lo peor. Muy muy buena la ambientación ¡de 10!.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.