Tres maravillosos años

Empíreo mensaje


 Empíreo mensaje

Toda la vida había sido la típica persona al que definían como “campechano”, el que nunca hablaba mal de nadie, el que siempre acudía cuando se le necesitaba, el que conversaba con cualquiera manteniendo la misma actitud, el que sonreía, ese que se reía de sí mismo. Un hombre que lo tenía todo sin embargo su único afán era ser amigo, hijo, padre, marido, hermano, era ese tipo de personas que apenas quedaban.

Ese día estaba triste, se reflejaba la pena en sus ojos, en su forma de caminar y de hablar. Sentado en el sofá miraba al vacío, su familia sabía lo que le pasaba y decidieron dejarle con sus pensamientos, sabían que necesitaba el tiempo y el espacio suficiente para asimilar todo lo sucedido hacía menos de cuarenta y ocho horas.

—Mi querido amigo, mi hermano, mi compadre, no me gusta verte así, no puedo verte tan triste.

Unas lágrimas bajaron por sus mejillas, le dolía el corazón, sentía que una extraña sensación se apoderaba de sus entrañas, tan solo una vez en su vida había sentido lo mismo, aquella vez que parecía que el mundo se le caía encima y, sin embargo, el tiempo fue mitigando la pena, la tristeza, haciendo que el dolor fuese soportable.

—Amigo, si supieras lo que yo siento, estoy seguro de que no te sentirías así.

Por momentos creía escuchar la voz de aquel que ya no estaba, de su amigo, de su hermano, de su compadre, aquel hombre que juntos habían recorrido el camino de la vida, aquel por el que lo daría todo, sabía que él también lo haría. Encontrar una persona tan completa era muy difícil, lo que no sabía era que su amigo estaba sentado a su lado intentando calmar esa pena, sintiendo impotencia pues a pesar de tenerlo cerca no podía consolarlo, entonces se le ocurrió sacarle de golpe una zapatilla, era un juego que tenían desde muy pequeños. Su fuerza, su voluntad, las ganas de sacar a su amigo de aquel sufrimiento le hicieron concentrarse en esa zapatilla que voló por los aires como por arte de magia.

—¡Dios mío!, ¿estás aquí? Entonces es cierto que no todo acaba con la muerte, que existe algo más allá de esta dimensión. ¡Gracias, amigo! Es un gran alivio saber que no todo termina en negrura, que hay luz cuando se cierran los ojos, cuando el corazón deja de palpitar, cuando te invade la inmovilidad, cuando crees que vas a estar solo para siempre. Me quedo tranquilo, viviré la vida lo mejor posible, porque al saber que vamos a tener recuerdos quiero llevarme lo mejor y no arrepentirme de nada. ¡Gracias, amigo!, te echaré de menos, jamás te olvidaré.


Empíreo mensaje


Comentarios

  1. Pero qué bonito pero qué bonito!!! Ahora, aquí, en este segundo que necesitaba un mensaje así, me llega por medio tuyo, querida Mar. Cómo no agradecerte?
    Precioso tu relato. Generar esperanza es una dulce obra, y esto que hoy nos regalas es muy dulce. Cuatro abrazos y seis besos multiplicados por la cantidad que quieras. 💜💜💜💜💜💜💜

    ResponderEliminar
  2. Tiene que resultar muy intranquilizador ver volar una zapatilla.

    ResponderEliminar
  3. La verdadera amistad no acaba siempre hay alfo que se queda con nosotros te mando un beso

    ResponderEliminar
  4. Un texto hermoso, recién termino de leer todo lo contrario, ahora me siento feliz al leerte. Yo también siento y pienso igual, nos aguardo un lugar maravilloso.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Es uno de esos relatos que sin duda nos pueden llenar de esperanza y pensar que todo no se termina cuando partimos.
    Como te he comentado en otras ocasiones no soy de creer en ese "otro mundo", pero confieso que en el fondo de mi, me gustaría que fuese así.
    Poder pensar en que sí podre reencontrarme con todos los que he amado y me han amado.
    Como siempre, un placer leerte.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Que bonito lo has logrado este relato empezando con la desesperanza y después como el personaje pudo sobre salir de esa tristeza y creer en la esperanza.

    Un abrazo desde Plegarias en la Noche.

    ResponderEliminar
  7. Que bella historia y siempre pensé lo mismo, voy a vivir todo lo que me quiero llevar el día que no esté más en este plano físico.
    Muy lindo, gracias!

    ResponderEliminar
  8. Me gusta como escribes. Un relato lleno de esperanza. Creo que hay algo más después o eso quiero pensar. Un lugar incluso mejor donde el sufrimiento ya no está presente.

    Un abrazo gigante!

    ResponderEliminar
  9. Creo que sería bonito poder encontar en otro plano a nuestros seres queridos después de transitar por esta dimensión, bonito relato, me gustó el final.

    ResponderEliminar
  10. Pero qué texto tan bonito y con varios giros totalmente inesperados para mí. Un relato lleno de esperanza que en estos días hace mucha pero que mucha falta. Yo también prefiero pensar que hay algo después de la muerte.

    ResponderEliminar
  11. Sin duda sería muy bonito poder tener una experiencia similar con los que ya no están, que pudieran consolarnos por ese vacío que dejan...y darnos esperanza de que están bien y también lo estaremos,bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.