El bolso


 El bolso

Bolso




Despertó emocionada, unas lágrimas brotaron de sus ojos pues ese día era especial, tenía por delante una larga jornada que recordaría durante toda su vida. Se miró al espejo y no le gustó mucho lo que vio, sin embargo, arreglaría aquella situación con un poco de maquillaje, un brillo en sus labios, una sombra difuminada en sus ojos y se pondría aquel vestido que a él tanto le gustaba. Recogió el pelo en una cola alta, se calzó sus cómodas sandalias y lo más importante agarró su bolso.

Todavía no amanecía, caminó despacio rumbo hacia el puerto, aún tenía tiempo, a lo lejos observó varios jóvenes armando jaleo, apretó su bolso contra el pecho hasta el punto de hacerse daño, lo protegería con su vida si fuese necesario. Daría un rodeo para no cruzarse con ellos, también podía haber cogido un taxi, pero quería pasear dejando que el tiempo pasase despacio y así disfrutar de aquel día tan especial. El velero que había alquilado la estaba esperando, necesitaba adentrarse en el océano, en un lugar en el que solo se viese agua, en aquel infinito donde parecía que algo empezaba o terminaba.

Una mujer vendía flores y le ofreció un ramo por poco dinero, aceptó y escogió unas violetas del mismo tono que su vestido, subió al velero con la intención de cumplir y lista para llevar a cabo una promesa.

El mar estaba en calma, incluso al capitán le extrañó aquel remanso de paz, el viento era muy suave e incluso cálido, solo se podía observar la estela que dejaba el velero tras de sí. Unas horas mirando al horizonte abrazando su bolso, estaba segura de que llevaría la marca en su pecho de tanto apretarlo, no le importaba.

Una hora sería suficiente para cumplir aquel deseo, para contarle al océano porque estaba allí, y pedirle que resguardase lo que más quería en el mundo. Al despegar el bolso de su pecho notó un vacío, era el momento ya no podía volverse atrás.

“¡Qué fácil fue amarte mi amor!, aquí estoy para cumplir tu voluntad, viajarás sobre las olas y solo te pido que me esperes. Cuando llegue mi hora quiero estar aquí contigo, para que juntos gocemos del agua, del sol y de la paz. Que fácil fue amarte mi amor, cuanta dicha y felicidad me has proporcionado, años que me serán muy difíciles de olvidar”


El bolso




Comentarios

  1. Muy bonita historia, gracias Mar 🥰

    ResponderEliminar
  2. Muy bonita historia, gracias Mar 🥰

    ResponderEliminar
  3. Momentos y decisiones unicas en la vida. Entrañable relato. Besos

    ResponderEliminar
  4. Dios mío qué emoción! Preciosa historia de una mujer que se supera a sí misma cada vez. Gracias Mar,. amiga, beso y abrazo fuertes!

    ResponderEliminar
  5. Linda y triste historia. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  6. Yo también estoy de acuerdo con la incineración. Enterrar es antihigiénico.

    ResponderEliminar
  7. cuando el amor es maravilla luz sale de las palabras de quien lo escribe
    abrazos inmensos
    desde Miami

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.