Tres maravillosos años

La cortina

 

La Cortina

Su intención todas las mañanas era levantarse y correr un poco la cortina para verlo a metros de distancia. Siempre con la misma rutina sentarse frente a la ventana para teclear en aquella vieja máquina. No sabía quién era, sin embargo, le producía una extraña intriga por saber que anotaba, porque le dedicaba tantas horas, que había en su mente que con tanto afán traspasaba a los folios que de blancos se convertían en líneas, frases, historias y uno tras otro apilaba sobre la mesa.

De vez en cuando lo observaba distraído mirando a través del cristal como buscando inspiración en el mundo, en las nubes, en la lluvia, todo era un misterio el poder conocerle para leer algo de lo que escribía. Durante horas pensaba que ojalá se diese cuenta de que ella estaba allí, por el contrario, nunca miraba hacía su ventana, él continuaba con su vida totalmente ajeno a lo que sucedía en el edificio de enfrente, alejado de la presencia de aquella mujer que lo observaba y que sin conocerlo ya lo admiraba.

Un día no le vio, se quedó helada, fría, con una tristeza que le recorrió cada parte de su ser. Apartó toda la cortina de golpe buscando en cada ventana una señal de que estaba por alguna de las estancias, la mesa y la máquina continuaban esperando por aquellas manos y aquella mente que les daba vida.

¿Dónde estaba aquel poeta que la había embrujado?, sin conocer sus escritos lo admiraba tanto por su porte como por su candidez al rozar cada tecla, disfrutaba embelesada de todo aquel carisma que desprendía con su sencillez.

Durante meses y meses no pudo resistirse a observarlo mientras su talante se iba apoderando de su vida.  Transformaba cada momento en una historia que ella misma imaginaba en su mente, representaba sus escritos junto con esos sentimientos que plasmaba entre cada línea, cada párrafo, cada hoja.

No era un escritor famoso, no obstante, ella era su fan número uno, pues sin saber cuáles eran sus escritos ya idolatraba su constancia, no quería creer que sus palabras ya hubiesen llegado al fin.

Unos golpes sonaron en la puerta, eran muy débiles, pero con la suficiente fuerza para que ella los escuchara, en el felpudo una caja con una nota:

“Todo escritor quiera o no tiene una musa, la mía es usted, con su mirada me ha transportado al olimpo para poder terminar una novela que llevaba tiempo ronroneando en mi mente. Aquí le dejo mi manuscrito “La Cortina”. No tiene que decir nada, solo correr la cortina si le ha gustado”.

Una noche entera sufriendo, riendo, llorando con cada palabra escrita, tenía en sus manos algo tan preciado que le costaba soltarlo, aquellos folios que día tras día se apilaban sobre la mesa, ahora estaban en su alma, en su corazón, vivía cada una de aquellas frases.

Al día siguiente corrió la cortina completamente, ya nunca más la cerraría, esperaría con ansia la próxima novela de aquel escritor que por el momento solo ella conocía.

Sin buscarlo descubrió que se podía admirar una actitud, una manera de ser, una forma de actuar.


La cortina

Comentarios

  1. Bellísimo relato que me ha cautivado desde las primeras letras. Crear expectación en un relato corto no es sencillo y aquí se ha conseguido con facilidad. Casi sin arte cuenta vives el relato a través de los ojos de quien mira a través de la cortina, intrigada y fascinada a partes iguales. Remata el relato un final sorprendente y muy tierno.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Una vez más, y como es de costumbre, me has atrapado con este relato.
    Lo que confieso que esperaba que se hubiesen encontrado, y descubrir que podría pasar entre ellos.
    No obstante, quizás precisamente el hecho de que quizás no ocurra, siendo así algo que va más allá de lo físico, es precisamente el que crea esa atmosfera tan adictiva.
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, me ha atrapado, has logrado crear expectación, corto pero me ha sumergido entre sus líneas, a seguir escribiendo, el final ha logrado sorprenderme y me ha dejado intrigada.

    ResponderEliminar
  4. Buen relato me encanto el final Te mando un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    precioso relato con un final muy acertado: se puede admirar a alguien no por la obra que realiza, ya que sobre gustos no hay nada escrito, sino por todo el esfuerzo y entrega que pone a lo largo del camino hasta llegar a su objetivo. Nunca dejas indiferente :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Una historia preciosa y muy emocionante. A todos nos gusta observar a los otros y adivinar cosas sobre ellos. Sin embargo, no siempre nos atrevemos a tomar la iniciativa. Y lectora y escritor, ¿acaban teniendo algo? Me encantaría saber cómo sigue esta historia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Si te pones a pensar, quizá, así sea la vida de un escritor en la realidad. Buscando aquella musa que le proporcione inspiración. Me ha parecido una histórica muy hermosa y de una candidez sin igual.

    ResponderEliminar
  8. Increíble y precioso relato, me llena de sueños y evocaciones. Me llenó por completo. Mar, sigues y sigues dejando que como lectores comencemos y terminemos sin poder parar. Es difícil en relatos cortos.


    "Sin buscarlo descubrió que se podía admirar una actitud, una manera de ser, una forma de actuar".

    Estad últimas palabras resumen mi visión de la vida.

    Graciassssss Mar!💖💖💖

    ResponderEliminar
  9. Hola! Una belíssima historia! Me ha encantado <3
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me encanta el relato porque tiene varias partes curiosas, ya que los protagonistas tienen un estilo muy diferente de personalidad pero comparten una admiración por el otro

    ResponderEliminar
  11. Seguro que escribía desde un hotel, ya que en estos no hay persianas. Además, no somos dueños de nuestras musas en caso de tenerlas. Diría que siempre van por libre.

    ResponderEliminar
  12. Me he quedado con ganas de más. Tus relatos enganchan. Sin duda, la vida depende mucho de la actitud con la que la afrontas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola
    Me he quedado totalmente enamorada de esta historia, qué bonito. Y da para escribir un libro entero ehhh. Me habría encantado conocer un poco más de estos personajes y acompañarlos en alguna que otra vivencia más. Te felicito

    ResponderEliminar
  14. Un relato precioso. En pocas líneas has sabido compartir una historia de lo más interesante cuya atención estaba llenamente en ella. me ha dejado con muchas ganas de conocer más del escritor y su musa.

    Me ha encantado ^^

    ResponderEliminar
  15. Linda história, muito sentida.
    Quem não admira alguém sem conhecer? O escritor tem esse poder que nos faz apaixonar-se pelos personagens de sua imaginação.

    Beijos, saúde e paz

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.