El sueño de esta noche

  El sueño de esta noche

El gallo "Apijarado"

 

El gallo "Apijarado"

El gallinero que levantaron al fondo de la propiedad sustituía al anexo a la casa que ya se quedaba pequeño para tanta ave. Una familia numerosa de cuatro generaciones convivía como podía, la venta de huevos era una ayuda para el sustento del hogar.

Noventa y cuatro gallinas de todas las razas y de todos los tamaños compartían aquel lugar reinado por un gallo, al que la anciana lo habían bautizado como “Apijarado”, cuando alguien le preguntaba que significaba esa palabra, siempre respondía que era porque tenía cientos de motas de colores repartidos por todas sus plumas.

El gallo era hermoso de un tamaño poco normal, cuando desplegaba sus alas parecía que levantaría el vuelo hacia lo alto del cercado. Era el rey de aquel gallinero y se lo creía, estaba convencido de que todo lo que había allí dentro era de su propiedad y de esa forma se lo hizo saber a todos los habitantes de la casa. Marcó su territorio de tal forma que nadie podía acceder al huerto sin ser atacado por el soberano.

Ladeaba la cabeza, extendía las alas y echaba a correr tras anciano, hombre, mujer o niño que se atreviese a pisar lo que consideraba su dominio.

La anciana lo miraba desde la ventana, sentía tomar la decisión de deshacerse del gallo, sin embargo, mientras tuviese esa actitud no podrían plantar en el huerto las frutas y verduras de cada temporada.

Armada de valor se plantó en el centro del huerto, el gallo se preparó para salir a defender su territorio, cuando estaba ladeado la cabeza se fijó en el machete con el filo listo para el ataque.

Bajó sus alas, caminó despacio bordeando a la anciana, ladeó la cabeza y como si supiese que muerto no valdría nada, regresó a su cobertizo.

Desde ese día solo la anciana podía salir al huerto, se respetaban mutuamente. “Apijarado” era listo, sabía que un gallo sin cabeza para lo único que servía era para un buen asado.


Gallo

Comentarios

  1. La magia de un buen escrito se ve desde tu entrada Abrazo infinito

    ResponderEliminar
  2. Más vale gallo que da tregua, que ave en la cazuela, diría él, imagino :)
    Listo el gallo, desde luego.
    Gracias por el relato, me has recordado el patio de mi abuela, allá en el pueblo, con sus gallinas, gallo y pollitos.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Relato sencillo, con un conflicto claro que se resuelve rápido y para bien de los personajes. Bueno de verdad y muy verosímil.

    ResponderEliminar
  4. Uma história real, pois acontecia na fazenda de meus pais.
    O galo sempre foi o rei do galinheiro!
    Bela história!

    Um feliz fim de semana
    Abraço

    ResponderEliminar
  5. Genial relato muy original como el gallo. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  6. Pensar que ya lo daba por gallo sin cabeza! Pero vaya con su inteligencia. Algo para pensar...

    Gracias Mar, estupendo siempre 💖💖💖

    ResponderEliminar
  7. La certeza de la muerte transforma conductas.

    ResponderEliminar
  8. Excelente história!
    E se foi real, é digna de registo. Notável!

    Buen domingo!

    ResponderEliminar
  9. Ay no!!! el final jajaja me encanto 💜

    Un besote desde Plegarias en la Noche

    ResponderEliminar
  10. jajajajjajajajajaja
    la pucha que era inteligente el gallo!
    A veces somos como ese gallo..Muy buen relato.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué precioso texto!
    Me gusta leer cómo planteas el argumento, la solución astuta de tu personaje para ganar el respeto entre humano y animal. Sin duda alguna "Apijarado"es un gallináceo muy perspicaz.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Hola! Me ha gustado mucho tu relato, un gallo de una gran inteligencia!
    Abrazo grande

    ResponderEliminar
  13. Me gustan mucho tus relatos, por aquí me verás leyéndolos jaja.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola!
    Si es que cuando digo que los animales son listos, es por algo, y muestra de ello es este peculiar pero carismático gallo de tu relato.
    Y la verdad es que encuentro que hay en tu escrito una buenísima morajela, que más de uno de la raza humana que habita este mundo debería aplicarse.
    Como siempre, un placer leerte.
    Besotes

    ResponderEliminar
  15. El instinto de supervivencia es algo que tenemos en común con los animales. Ella necesitaba plantar frutales y él seguir siendo dueño y señor del corral, así que tuvo que agachar la cabeza y reconocer quién mandaba de verdad,bss!

    ResponderEliminar
  16. Muy entretenido el relato del gallo apijarado e imaginado la escena en mi mente con mucho detalle gracias a tan buena descripción que has hecho.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.