La última pastilla de jabón

  La última pastilla de jabón Se desnudaba y observaba el jabonero, ya quedaba muy poco jabón, seguramente no le llegaría para completar una ducha. Abrió el agua caliente y la reguló hasta conseguir la temperatura ideal. Entró y cerró las puertas correderas, se metió bajo el agua y dejó que se deslizase por su cabeza y por su piel. Abrió los ojos para volver a mirar el jabón, le echó la mano y notó como se deshacía.  Mientras se enjabonaba intentando que le llegase para todo el cuerpo, pensaba que era hora de acabar con todo aquel dolor, habían sido días terribles, horas eternas, lágrimas encadenadas al tiempo que el corazón se encogía de dolor. Junto con el agua se deshacía el último regalo que su amado le había traído del viaje que lo cambió todo. Cuando la recibió creyó que era otro tipo de regalo, pues venía en una caja cuadrada con un lazo y bonito papel. Su olor a lavanda le recordaba las noches al lado del amor de su vida, a su mente le llegaron sensaciones de las caricias,

Gotas vividas

 

Gotas vividas

El manantial

Caminaba pensativa dejando que su mente volase libre por el estrecho sendero cobijado por los grandes árboles que se mecían a su paso al tiempo que empujaban su menudo cuerpo mientras la protegían del abrasador sol.

Sus pasos cortos se afianzaban a lo agreste del camino, las manos entrelazadas a su espalda y la cabeza alta con los ojos abiertos para no perder el final de aquella vereda que la llevaría al manantial. Un lugar en el que descubrió que era igual que su existencia, estaba formado por gotas que brotaban una tras otra hasta formar un gran caudal. La vida también era así se formaba mediante pequeñas gotas de momentos inolvidables.

Una hermosa familia, unos hijos que la adoraban, sin embargo, necesitaba ese espacio, esa libertad, esa soledad que la hacía recordar. Al principio de sus escapadas sentía que traicionaba a los que la querían, ella los amaba con locura a cada uno de ellos, se sentía culpable por no hacerlos partícipe de ese distanciamiento, de esos momentos aislada.

Sesenta años dedicándose a lo más hermoso de su vida, sin faltarle nunca nada, dando y recibiendo, amando y siendo amada, siempre fiel a su hogar a su familia, al tiempo que todos le eran fiel a ella.

Nunca pensó en la existencia de ese tipo de soledad, pues no había sentido esa necesidad de estar a solas con su cuerpo y su alma. En un momento difícil descubrió una nueva sensación que le aportaba bienestar. Unas horas a solas con su mente, sin ruido, sin abrazos, mirando el agua que brotaba y bajaba por las rocas para mezclarse con el río y perderse en la inmensidad fundiéndose gota a gota para viajar hasta la magnitud del océano.

Una vida compartida tanto en sus pensamientos, su amor, su felicidad. Ahora él ya no estaba, una parte de su corazón estaba roto, dolorido y junto al manantial sentía que poco a poco ese vacío se iba llenando con recuerdos felices de una buena vida, casi podía escuchar su risa, sus palabras de amor, sentir sus caricias. Aquel era su momento, la hora del recuerdo, la hora de dar gracias por el tiempo pasado, por haberle conocido, unos minutos de agradecimiento al sol, al aire, al agua porque siempre habían estado presentes en su vida.

No quería llorar, ni estar triste, la vida simplemente era así, y ella había tenido suerte, muchos años de felicidad plena siempre eran de agradecer, a pesar de no tenerlo a su lado le quedaba su recuerdo, sus vivencias, el amor que hizo vibrar su corazón.

Llorar no lo traería de vuelta, la tristeza no amortiguaría la falta, la pena solo le produciría más dolor. El que entiende la vida, entiende la muerte y creía que había un momento para la tristeza, para las lágrimas, después de ese luto la vida continuaba.


Gotas vividas

Comentarios

  1. Me llegó! Qué bonito, esto es aceptar la vida tal cual es. Quienes intentamos entender la vida, sabemos que la felicidad tiene un precio. Risas y lágrimas, agradecer y continuar el camino. Es la vida! Gracias Mar, lindo. Abrazos! 💕🌹💕

    ResponderEliminar
  2. Lindo relato la felicidad son momentos. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola!!! Wow me encanto todos los sentimientos que transmites y los paisajes de los que hablas !!! Espero seguir leyendo más de ti !!!
    Nos leemos!!
    Nev💞

    ResponderEliminar
  4. Uno, al final , se muere, pero tenemos toda una vida de ventaja. De nosotros depende cómo vivirla

    ResponderEliminar
  5. Uma vida compartilhada tanto em pensamentos, com amor e felicidade.
    Ter gratidão ao sol, ao ar, e a água que são fontes de vidas presentes em suas vidas.

    Tenha boa noite e feliz sexta-feira!

    Abraço.

    ResponderEliminar
  6. La vida es como en su cuento: pendular Se mueve entre la felicidad, y los fracasos, que son los que nos enseñan a vivir. Un abrazo. Y agradezco su paso por mi blog, La joroba del camello. Cuelgo aquí, mi hamaca. Carlos

    ResponderEliminar

  7. ¡Hola!
    El texto es muy bueno, la verdad que sí. Me encantó la forma en que transmites las emociones de lo que el personaje está experimentando.
    ¡Saludo!


    ResponderEliminar
  8. Para muchos la soledad es sinónimo de miedo o temor, pero una vez que se la llega a conocer nos damos cuenta que no tiene nada que ver con eso.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    Creo que todos necesitamos nuestro espacio, ese tiempo de soledad para estar con nosotros mismos, sea la situación que sea la que estemos viviendo.
    Y muchas veces más aun cuando perdemos a ese alguien amado.
    Pero como bien dices, siempre la vida sigue, y aunque soy de las que cree que es bueno derrumbarse a veces, debemos continuar, y alegrarnos de poder recordar a ese ser y todo lo vivido con él.
    Besotes

    ResponderEliminar
  10. No hay que pedir perdón por necesitar nuestro tiempo y nuestro espacio. Es más, yo diría que es necesario para re-conectar de vez en cuando y poner en orden nuestros sentimientos, incluidos los que van hacia quienes nos dejaron,bss!

    ResponderEliminar
  11. Hola, Qué bonito. Pero el final ya me ha encantado al 100%. ¡Qué gran verdad! Esos momentos de soledad a veces son los que nos dan vida... muy necesarios.
    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Cuanta verdad en este relato, a veces necesitamos de la soledad para sentirnos mejor, para recargarnos, o simplemente para recordar los buenos tiempos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.