La última pastilla de jabón

  La última pastilla de jabón Se desnudaba y observaba el jabonero, ya quedaba muy poco jabón, seguramente no le llegaría para completar una ducha. Abrió el agua caliente y la reguló hasta conseguir la temperatura ideal. Entró y cerró las puertas correderas, se metió bajo el agua y dejó que se deslizase por su cabeza y por su piel. Abrió los ojos para volver a mirar el jabón, le echó la mano y notó como se deshacía.  Mientras se enjabonaba intentando que le llegase para todo el cuerpo, pensaba que era hora de acabar con todo aquel dolor, habían sido días terribles, horas eternas, lágrimas encadenadas al tiempo que el corazón se encogía de dolor. Junto con el agua se deshacía el último regalo que su amado le había traído del viaje que lo cambió todo. Cuando la recibió creyó que era otro tipo de regalo, pues venía en una caja cuadrada con un lazo y bonito papel. Su olor a lavanda le recordaba las noches al lado del amor de su vida, a su mente le llegaron sensaciones de las caricias,

Lágrimas dulces

 

Lágrimas dulces

Levantarse y salir de casa sin saber que el día sería una fatalidad no era lo que esperaba, jamás hubiese pensado que cada paso podría ser peor que el otro y así sucesivamente. Los peores momentos de una persona pueden suceder todos en unas cuantas horas, en las que llegas a pensar que ya no puede pasar nada más. Es cuando te das cuenta de que no es así, que vienen situaciones peores, que dan ganas de volver a casa, cerrar la puerta, meterse en la cama y dejar que el día pase esperando que el próximo sea mejor.

Uno piensa que la mala suerte no tiene nada más que hacer que seguirte allá donde vayas, que las calamidades nunca viajan solas, al contrario, se ponen de acuerdo para hacer que todo sea una telaraña que se teje a tu alrededor y te engulle de tal forma que sientes como el pecho aprisiona el corazón, la vista se nubla y la respiración se entrecorta.

Las ocho de la mañana, varias entrevistas de trabajo por delante, deseaba que alguna de ellas diera resultado, necesitaba un empleo, los niños ya iban mayores y el sueldo de su marido les llegaba muy justo, incluso había meses que no llegaba.

Tenía concertadas varias citas en distintas empresas, su currículo era bueno a pesar de llevar tiempo fuera del ámbito laboral.

Tras poner un pie fuera de casa, todos los astros se alinearon en contra de todo aquello que pretendía realizar a lo largo de la jornada. Lo primero fue encontrar una rueda del coche pinchada, no tenía tiempo de ponerse a cambiarla y llamó un taxi, que se equivocó de dirección y llegó tarde a la primera entrevista, para la cual ya habían cogido una persona para el puesto.

Miró los horarios de los autobuses quería estar antes de la hora en la segunda cita, uno de los tacones de su zapato se incrustó en una grieta del suelo y quedó partido, apurando el paso se compró unos zapatos y de nuevo llamar otro taxi para llegar a tiempo.

La entrevista no fue como esperaba, aquel hombre buscaba una esclava que trabajase doce horas cobrando una miseria, fue superior a sus fuerzas decirle cuatro verdades sobre el plan de trabajo que le proponía, salió aliviada poniendo todas sus esperanzas en la última cita.

Se sentó en el parque a tomar un café y un niño corriendo chocó contra ella desparramando todo el líquido por su blusa y falda. Como pudo intentó lavarla con agua de la fuente y pudo evitar que se notase, la blusa la tapó con la chaqueta y ya no le quedaron ganas de volver a pedir otra bebida.

En la tercera entrevista se dio cuenta de que todo era un paripé, ya tenían personal que podría ser tranquilamente el familiar de alguien con algún poder allí dentro.

Cogió un autobús y de lo cansada que estaba se quedó dormida, despertó cuando ya hacía media hora que había pasado su parada, se bajó en la siguiente y caminó pensando que más le podría pasar. Ya era de noche cuando estaba llegando a casa, a lo lejos vio llegar el coche de su marido, seguro que llegaría cansado, pues trabajaba muchas horas.

Unas lágrimas amargas resbalaron por su mejilla, horas de desventura y gastos con los que no contaba. Él abrió la puerta y solo le hizo falta mirarla para abrazarla y pegarla a su cuerpo. Necesitaba desesperadamente sentirse protegida, querida, amada. Abrazada a su marido convirtió el lloro amargo en lágrimas dulces. Había sido el peor día de su vida, sin embargo, tenía lo más hermoso del mundo, una familia maravillosa con la que contar y en la que apoyarse.


Lágrimas dulces


Comentarios

  1. El ser humano que es capaz de darse cuenta de las bondades dentro de su vida aún en situaciones adversas, es millonario. Valorar lo bueno y que las lágrimas sean así: dulces.
    Gracias una vez más, Mar 🌹

    ResponderEliminar
  2. Um belissimo texto, amei, e a foto também!

    Bjos

    ResponderEliminar
  3. Desde luego que sí, hay días que los astros se nos ponen en contra y todo va cuesta abajo. Afortunadamente, y aunque el día sea un total desastre, siempre puede haber una rendijita que nos haga ver que no todo es horror, que hay que seguir luchando e intentándolo.
    Me ha encantado tu relato, real como la vida misma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La moraleja es lo mejor de este relato... LO MEJOR

    ResponderEliminar
  5. Bello relato mientras tenia uno a la familia y los seres que quiere. Tiene todo lo que necesita. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  6. Es cierto que en pocas horas pueden pasar muchas cosas en nuestra vida.
    deseándoles un buen fin de semana!
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Triste relato. Nunca llueve eternamente.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno!!!!!!!!!!!!!! Uno mismo se crea las situaciones y en general es por andar distraido encerrado en uno mismo. Sale y disfruta. Pon atención en donde caminas, como caminas, el aire que penetra por tu garganta. Cómprate un dulce, quizás un helado y sonríe ya verás Esto es para los que no tienen familia alguna

    ResponderEliminar
  9. Es lo único que importa, conservar nuestros seres amados a pesar de todo obstáculo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Cuando ya creemos que no nos puede ir peor, todo se alinea para que así sea. Y sí, nos va peor.

    Suerte,
    J.

    ResponderEliminar
  11. Precioso texto, como todos los que escribes. Al final, la familia es nuestro hogar y algo tan simple como un abrazo reconforta.

    ResponderEliminar
  12. Pufff, esto es más real de lo que crees, sobre todo, en lo de las entrevistas de trabajo. La familia siempre es el apoyo incondicional. Me ha gustado mucho tu relato.

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola!
    La verdad es que cuando se está en esa situación y no se ve la luz al final del túnel, puede resultar algo desesperante. Y más, si nos ponemos en un contexto por ejemplo como el actual.
    Así que poder contar con un apoyo, con ese alguien que haga que hasta en los días más negros podemos ver algo de color, es una auténtica fortuna.
    Besotes

    ResponderEliminar
  14. es duro los dias dificiles cuando todo se tensa y no sale como esperamos, al menos el relato tuvo un feliz encuentro, porque su marido la ayudo a que mejorase el dia

    ResponderEliminar
  15. Bonito relato, me ha encantado leerlo, en la vida hay días mejores y peores pero como al final del relato, lo importante es tener apoyo de alguien al que aprecias. Muy realista, esta genial, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  16. Hola!
    Un relato triste pero con un final precioso y una historia bastante conocida para algunas de las que estamos por aquí, por desgracia.
    Siempre es un alivio contar con alguien que te apoye y te abrace al final de un día tan espantoso como el que describes.
    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Cuando un día empieza torcido, es muy fácil que todo se complique y acabemos saturadas tal como refleja este relato. Si bien a priori puede parecer un poco fatalista por el cúmulo de despropósitos que le van sucediendo a la protagonista, ¿quién no ha tenido un día espantoso en alguna ocasión? Aunque si al final del día tienes un hogar en el que refugiarte y alguien en quien apoyarte, no habrá sido un día perdido.

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola! Hay días que sencillamente dan ganas de no levantarse de la cama, los astros se alinean para que todo salga mal. Pero todo se supera en compañía de nuestros seres queridos como en este precioso relato. Me ha encantado, refleja muy bien cómo puede ser la búsqueda de trabajo y lo difícil que se pone todo en ciertos momentos, aunque nunca hay que perder la esperanza. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Pero... y???!!! Necesito saber más!!! Ah, no, cómo me voy a quedar así? #HaceBerrinche

    ResponderEliminar
  20. Hola,
    El final es realmente bonito. A pesar de todo lo que se pueda complicar un día la familia siempre te consuela al llegar a casa. Un día sólo son 24h seguro que vendrá algo mejor.
    Besotes

    ResponderEliminar
  21. Desgarrador y hermoso, consigues un equilibrio que no todos los textos pueden hacerlo. Reflejas muy bien la desesperación de una mujer que necesita un trabajo para ayudar a su familia y ese es un tema que, por desgracia, ocurre mucho hoy en día y es terriblemente triste. Pero hay una luz de esperanza cuando llega a casa y su familia la envuelve con calidez.
    Un gran relato.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.