Tres maravillosos años

Gemelas

 

Gemelas

En una pequeña casa de un pueblo remoto, el silencio de la noche se convirtió en llantos que se escuchaban al final del sendero que, separaba las pocas viviendas que componían aquella aldea de la que nadie había oído hablar.

Una mujer con el rostro desencajado por el sufrimiento del parto, con las manos sudorosas, miraba a la anciana que la asistía, mientras esta le gritaba “sigue empujando, viene otro”.

Dos niñas exactamente iguales llegaron al mundo con un minuto de diferencia, la mayor comenzó a llorar y le siguió su hermana que paró tan pronto la primera se quedó en silencio. Cuando acercaron a sus brazos las dos niñas, no podía dar crédito, no existía ninguna diferencia, eran como dos gotas de agua. Aunque en ese momento pensaba que seguramente no habría dos gotas iguales, pero sus hijas lo eran, exactas y lo que más la asustaba era que estaban compenetradas.

La mayor abrió los ojos para mirar a su madre, que tuvo que apartar la vista de aquel bebé que le sobrecogía el alma, aquella mirada le producía una sensación incómoda, tenebrosa, desagradable, sin poder explicarlo. La más joven miró a la mujer que la trajo al mundo con esa mirada que toda madre espera, una mirada que no manifestaba nada y sin embargo lo decía todo.

Los años pasaron y las gemelas cumplieron ocho años. La mayor preguntó, por qué no la quería. Una pregunta que rompía el corazón de una madre, un alma encogida por la tristeza que le causaba ese desapego, por no poder sentir el mismo cariño por las dos. Intentó mantener su mirada, le cogió la mano al tiempo que le respondía, “claro que te quiero, eres mi hija”. Realmente no sabía lo que le pasaba con esa niña, mirar a la pequeña era todo amor, toda sensibilidad, pasión por abrazarla, por peinarle su largo cabello, una necesidad de no querer apartarse de ella y una sensación de culpa por no sentir lo mismo por la primogénita.

Reina y Princesa cumplieron doce años y antes de la fiesta salieron a bañarse al río. Solo Princesa volvió, de Reina nunca se supo nada, su cuerpo jamás apareció y su hermana decía que el río se la había llevado que no pudo salvarla, que lo intentó con todas sus fuerzas y que vio como desaparecía bajo las aguas.

Una madre lloraba la pérdida de una hija mientras abrazaba a otra, en su corazón sentía una tristeza de culpa cuando pensaba que al menos le había quedado la hija cariñosa, buena, sensible, la de la mirada sincera. Esos pensamientos la carcomían, cuanto más pasaban los días más culpable se sentía, no querer a las dos por igual era un sentimiento demasiado terrible.

Princesa quería ser Reina y desde el primer momento que vio la luz del día y que descubrió que no estaba sola, se propuso conseguir que todos se apartasen de su hermana. Logró que la atención solo fuese para ella, su maldad se apoderaba de todo lo que se interponía en sus intenciones. Tenerlos a su merced solo lo podía lograr apartando a Reina de su camino, separando a la niña buena, cariñosa, del amor de su madre. Cuanto más crecían más le costaba dominarla y no podía permitir que descubriesen su negro corazón, sus entrañas enfermas de celos y odio.

Una madre perdió a su Reina sin poder descubrir el alma pura que habitaba en su interior. Princesa pasó a ser la reina de la casa, aprovecharía todo lo que pudiese antes de sacar su verdadera personalidad. Tenía un plan para todos aquellos a los que no pudiese tener bajo su voluntad. 


Gemelas

Comentarios

  1. Un relato escalofriante !... lo que parecia al principio , se giró por completo al final . Gran suspense !.
    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. Si es que no hay ningún monarca bueno.

    ResponderEliminar
  3. wow...un relato estremecedor, muy bien logrado. Te felicito.

    ResponderEliminar
  4. Uy un relato muy bueno Princesa da miedo. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  5. Super relato Mar! Qué manera de tejer una historia, tremenda historia. Felicidades de corazón, está impecable. Y quizá haya una segunda parte, veremos. Un abrazo gigante y feliz inicio de semana..

    ResponderEliminar
  6. De película este relato y por demás de tenebroso!!!
    si bien está centrado en las gemelas me hizo pensar mucho en las madres que tienen distintos sentimientos muy marcados hacia sus hijos , sin causa aparente, hay muchos casos y eso en verdad trae a la larga problemas entre los hermanos( bueno ...no al punto del relato eh??? jajajaj). Como siempre muy bien narrado y en tu salsa diríamos por aqui!!!Besossss Mar.

    ResponderEliminar
  7. Me gustó el relato, y me gustó tu blog, te sigo.

    ResponderEliminar
  8. Me encanto!!! 🖤🖤🖤 siempre las gemelas dan para relatos de terror 🤩 ese final espectacular.

    Un besote desde Plegarias en la Noche

    ResponderEliminar
  9. Que gran final, me enganche desde el principio espero, de los que he leído en tú blog esté es mí favorito. Saludos y bendiciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.