Como ser feliz en cinco pasos

Memoria compartida

 


Memoria compartida

Mirando hacia las paredes blancas recordaba un pasado que quería recuperar, intentaba explicar cuál era su situación y lo único que había conseguido era perderse todavía más en una memoria, que ya no era la suya.

—¿Y usted, como se llama? —preguntó el hombre con barba de varios días, sentado a su derecha.

—Pues, antes me llamaba Jacobo, ahora por lo visto me llamo Pedro —despegó la espalda del sillón para mirar directamente al que preguntaba—. ¿Y usted, como se llama?

—Me llaman Pepino, porque me gustan mucho los pepinos.

A lo largo de cinco minutos el silencio reinó en la sala, Pedro o Jacobo, miraba a Pepino fijándose en las manos que movía de un lado a otro. Se acercó un poco más al hombre con nombre de hortaliza, no quería que las otras personas de la sala escuchasen lo que le tenía que contar.

—¿Sabe una cosa, Pepino? —sin esperar una respuesta, continuó con su charla—. He vuelto del más allá, descubrí que se puede volver con otra identidad.

—¿Quiere decir, que estuvo muerto y resucitó? —Pepino, abrió los ojos mostrando interés, aquel tema le gustaba, dejó de mover las manos para prestar toda la atención posible.

—Sí, así es, hace dos años un infarto acabó con mi vida, era un gran escritor, con más de cien obras publicadas, varios premios, conocido en el mundo entero. Mis libros se tradujeron a varios idiomas y, de repente me encuentro en un lugar oscuro, tenebroso, el silencio era insoportable —dedicó unos segundos a mirar al techo, mientras Pepino se acercaba cada vez más hasta tocarle el hombro, animándolo a seguir con su historia—. No puedo decir el tiempo que permanecí inmóvil en aquel lugar, pero al cabo del tiempo la oscuridad iba desapareciendo y una brillante luz se posó sobre mi cabeza, iluminando todo mi cuerpo. Una voz me informó que volvería a la tierra de los vivos con otro nombre, otra personalidad, otro cuerpo.

Pepino abrió los ojos, quería decir algo y las palabras no salían, estaba asombrado, con la boca seca solo pudo murmurar.  —¿Entonces, si se puede volver?

—Lo peor de todo, es que se olvidaron de borrarme la memoria, tengo recuerdos de mi vida anterior, cuando era Jacobo, recuerdo a mi familia, a mis amigos, puedo recordar los títulos de mis libros, contar la historia de cada uno de ellos. ¿Y de qué me sirve?, de nada. Tan pronto me presenté en mi casa, me tomaron por loco, incluso me miraban con miedo.

Pepino dejó de prestar interés y, continuó dirigiendo la orquesta imaginaria que estaba en su cabeza.

Dos hombres con bata blanca suministraron a cada uno de ellos un pequeño vaso con varias pastillas de distintos colores. Los fueron acompañando a unas habitaciones con las paredes acolchadas y cerraron la puerta con llave.


Memoria compartida

Comentarios

  1. No obstante, sigo pensando que hay más chiflados fuera del loquero que dentro.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Pobrecillos hombres, al menos comparten juntos sus tertulias en ese mundo desolado y frío. Bien planteado el relato!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. I cada uno con su tema ! :) Al final casi me creí la história de Pedro/Jacobo ....
    Saludos !!.

    ResponderEliminar
  4. Pobre hombre, recordar y no poder hacer nada.

    ResponderEliminar
  5. Hola, muy bueno tu relato, debe ser horrible recordar tu pasado y vivir ese tipo de circunstancias, terminar encerrado en un lugar así, disfruté la lectura, saludos. Patricia F.

    ResponderEliminar
  6. Uma bela história e linda foto.
    Tenha uma boa semana, beijos.

    ResponderEliminar
  7. Estuvo chido el detalle del nombre de "Pepino".

    ResponderEliminar
  8. Muy buen relato, dos vidas conjuntándose en un lugar nada envidiable, dos humanos compartiendo un pedacito de su desolación. Estoy de acuerdo con Cabrónidas, hay más afuera que adentro.
    Te mando un abrazo con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  9. Los locos más peligrosos no son los que están encerrados...

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  10. Una buena história !
    Beso y muy buen dia.

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante Textos como este son difíciles de escribir Te felicito Yo no me animo abrazos

    ResponderEliminar
  12. No sé, no creo que nada quede claro, la frontera es endeble. Y si siguieras indagando... Y si siguiéramos.

    ResponderEliminar
  13. Pobre hombre 😥
    Gracias por el texto, besos y tienes una nueva seguidora

    ResponderEliminar
  14. Um bonito relato.
    A vida sempre nos surpreende.
    Gosto de te ler.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola!
    No sé si estaré loca yo también, aunque creo que los locos de verdad son lo que supuestamente presumen de estar cuerdos, pero sí creo en las otras vidas, vamos en la reencarnación, aunque eso de recordar una vida pasada.. pues me daría un poco de cosa, aunque podría ser bonito.
    Un texto para la reflexión..
    Besotes

    ResponderEliminar
  16. Me ha gustado tu relato, me resulta demasiado interesante la forma en la que recuerda su pasado.

    ResponderEliminar
  17. Impresionada como siempre cada vez que leo tus relatos, pero no sé por qué me ha enganchado un poquito más que en otras ocasiones (quizás por ser un tema bastante latente últimamente, me encantaría que nos compartieras más y por supuetso, ¡Enhorabuena! :)

    ResponderEliminar
  18. Tras el final del relato ahora te quedas con la duda de si fue fruto de su imaginación o realmente en su época cuerda fue un escritor de éxito. En ese caso, bien le darían sus nuevas vivencias para escribir otras,bss!

    ResponderEliminar
  19. Puede que no estuvieran enloqueciendo... ¿Quién no ha pensado alguna vez en que pueda ser posible la reencarnación?
    Me gusta como reflejas pensamientos reales en tus historias, plasmando en personajes creados.

    ResponderEliminar
  20. Puede que no estuvieran enloqueciendo... ¿Quién no ha pensado alguna vez en que pueda ser posible la reencarnación?
    Me gusta como reflejas pensamientos reales en tus historias, plasmando en personajes creados.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.