Desnudo entre lechugas

 

Desnudo entre lechugas

Otra tarde más de esas en las que el frío calaba hasta los huesos, casi se podía apreciar como la helada se iba depositando en la cabeza, al tocarla la notabas húmeda, al igual que la ropa.

Un día de invierno seco, donde las bajas temperaturas eran las predominantes, se necesitaba lluvia para el llenado de los embalses, para el uso cotidiano, para el riego del campo.

Cuarenta días sin caer una gota, mes y medio rezando para que el cielo se cubriese de nubes, demasiadas horas rogando por ver caer un buen chaparrón.

El rocío gélido de la noche quemaba las pocas cosechas que iban quedando en unas tierras agrietadas, tanto por el frío como por la falta de agua.

Esa mañana se levantó enfurecido, las ventanas anegadas en agua contrastaban la temperatura de todos esos últimos días. Salió al campo y todo estaba blanco cristalino, al tocar las hojas de lechuga notaba los cristales de hielo que hacía que las hojas se volviesen transparentes, estropeando lo que sería el sustento de una buena temporada.

El pequeño regato que cruzaba su campo estaba a medio congelar, por zonas podía ver retazos de hielo que se iba llevando el agua que avanzaba tan despacio que, le dieron ganas de azuzarla con un palo para que se moviese algo más rápido.

Desde la casa su mujer le gritaba que se pusiese algo encima, que el frío se le iba a meter dentro del cuerpo y luego tardaría mucho tiempo en sacarlo. Se miró a sí mismo, estaba descalzo, vistiendo aquel pijama que tendría cuarenta años, la goma del pantalón no se sujetaba bien y poco a poco se le bajaba, a la chaquetilla le faltaban dos botones, dejando su pecho al aire.

No lo pensó dos veces, se desnudó completamente, la mujer lo miraba asombrada, pensando que se había vuelto loco, que podía considerarse viuda de un momento a otro.

Metió los pies en el río, el agua le quemaba dándole a sus dedos y tobillos un color azulado. Estaba seguro de que no se iba a ahogar, pues no había más de un palmo de agua, fue encogiéndose poco a poco hasta que sus partes nobles tocaron los cristales de hielo que corrían a cámara lenta, se dejó caer y comenzó a reír como un poseído.

Las nubes se fueron acercando para ver al loco que se había atrevido a desafiar el tiempo. Un desquiciado que se reía de las frías aguas. Nadie se burlaba del tiempo.  Notó en su cara unas gotas, después varias, hasta que cayeron tantas que el río tomaba otras dimensiones.

Desde ese día cultivaba el campo desnudo, las lechugas avergonzadas se volvieron de un color rojizo, a partir de ese momento fueron conocidas en el mundo entero como lechuga morada.

Desnudo entre lechugas



Comentarios

  1. Que todos tomemos ejemplo y se extienda: el despelote al aire libre es saludable y las cosechas lo agradecen.

    ResponderEliminar
  2. Seria por uma boa causa rsrsss.
    Mas, nem sempre ficar desnudo adianta muito.
    Gostei uma bela história (ou lenda).

    Te mando beijinhos e bom fim de semana.

    ResponderEliminar
  3. Una historia bella y con mucha ternura

    Te deseo una gran navidad y un estupendo 2022

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  4. Uy pobre hombre por el calor y pobres lechugas lo que les toca ver. Te mando un beso y te deseo una feliz navidad para y tu familia.

    ResponderEliminar
  5. Me sacaste una sonrisa (como muchas otras veces). En primer lugar y como siempre, uno nunca sabe en qué va a terminar. Segundo, tu imaginación para la construcción de relatos no me deja de sorprender. No hay vez que no lo haga.

    Ayyy como siempre espero el siguiente con ansias ( 🙂no es presión).

    Abrazos y besos! 🎄🎄🎄🎀🎀🎀🎇🎇🎇🧨🧨🧨🎄🎄🎄

    ResponderEliminar
  6. wonderful story about lettuce with winter as background..... love to read.

    Thank you for sharing

    ResponderEliminar
  7. Esta anécdota explica muchas cosas, siempre me pregunté por qué existían cosas tales como las lechugas moradas, los embalses, las ciudades y las personas...

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Encantador y entretenido el relato que hoy nos dejas, muy buena imaginación. ¡Me encantó!
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Muy divertido final. Estoy frente a la creación de una leyenda, grandioso.
    Ahora tenemos algo para contar cuando vayamos al mercado y pedir lechuga morada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Realmente disfruté leyendo la historia! ¡Feliz navidad!

    ResponderEliminar
  11. Olá amiga!
    Passando para desejar um Feliz e abençoado Natal para você e sua família.

    Beijinhos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS