El coro del altar mayor

 

El coro del altar mayor

Milagro Navideño

La catedral estaba engalanada para recibir a los feligreses que, todos los años se reunían la víspera de nochevieja, acudían a escuchar el famoso coro de niños, que con sus voces prodigiosas y angelicales dejaban en trance a todo aquel que los escuchaba.

El altar presidido por Jesús crucificado, un crucifijo de dos metros de alto. Con la mirada fija en la entrada, bendecía a todo el que accedía, fuese o no creyente. Un santuario de una espléndida arquitectura barroca, bordeado de columnas salomónicas bañadas en oro y cubiertas de pámpanos, arropaban al hijo de Dios.

La cruz de madera de roble relucía sujetando al redentor de los hombres. Con su mirada triste y al mismo tiempo confortante, ofrecía una paz extremadamente alentadora.

Delante del altar mayor todo estaba dispuesto para que los niños del coro se fuesen situando. El director miraba los bancos abarrotados de fieles, todos en silencio absoluto, habían acudido para escuchar la voz de ángeles bendecidos con el don de traspasar los corazones.

En la sacristía noventa y nueve niños murmuraban, donde estaría Pedrito, él era el solista, y ya llevaban media hora esperando, cuando jamás se retrasaba. Un niño de unas características divinas, sensible, un ángel sin alas que cuando abría la boca, los corazones de los oyentes vibraban, mientras los pelos se erizaban como escarpias. Uno entre millones con una voz poderosa, con un registro inigualable y un oído sobrenatural.

El concierto debía comenzar y, buscaron un sustituto para Pedro. Entraron por orden y se dispusieron en su lugar correspondiente, justo bajo la cruz del Mesías.

Hubo un pequeño murmullo, pues los que conocían a Pedrito, no lo veían, y la mayoría acudían esa noche, porque era su voz la que querían escuchar, una voz que les producía ese momento espiritual, sereno, de pensar que el mundo era tan bueno como real.

Los niños comenzaron a cantar a la orden del director, cuando llegó el turno del solista, un canto angelical vibró desde la cruz que, por unos momentos se iluminó como si el sol reflejase todo su poder en aquella antigua madera.

A lado de Jesús, estaba Pedro, cantando por última vez para su fiel público.

El coro del altar mayor



Comentarios

  1. Bella historia me conmovió. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué preciosa historia! Me ha emocionado profundamente. Pedro ya había llegado a el LUGAR. Gracias Mar, muchas gracias!

    ResponderEliminar
  3. Sufro por esos niños. Sus esfínteres corren peligro. Espero que sus padres los saquen de allí y regresen a sus casas.

    ResponderEliminar
  4. ¡Oye! ¡Incluso me puso la piel de gallina! Creo que a Pedrito le encantaba cantar tanto que incluso antes de irse, vino a cantar su última canción ... ¡Me encantó la historia como siempre!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. wonderful image with beautiful story.....

    Thank you for sharing.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Uma grande história , amiga!
    Linda e estou emocionada em ler. Que linda!

    Beijinhos, amiga.

    ResponderEliminar
  8. Pero que bonita historia, siempre una bendición escuchar la inocencia en los niños.
    Un milagro en toda regla, con ese final apoteósico, enigmático como Pedrito.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Hola, que bonito texto me gustó, y la imagen es impresionante es el Vaticano?

    ResponderEliminar
  10. La descripción muy minuciosa, nos trasladas sin duda a esa iglesia barroca llena de fieles espectantes. Sin duda sobrecogedora la escena final, pobre Pedrito, ¿qué le pasó? Bss.

    ResponderEliminar
  11. Un relato muy conmovedor con un final que no me esperaba, capturaste mi atención de principio a fin. Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS