El canto

 


El canto

Cantar desahogaba la frustración que sentía por su vida, no se sentía apegado a la existencia de caminar por entre la gente, no apreciaba ni un ápice de empatía por todos aquellos con los que se cruzaba en su ir y venir. Le resultaba triste toda la humanidad, observando risas forzadas, alegrías camufladas con aires de tristeza, frases aprendidas de memes que se utilizaban una y otra vez, como respuesta a un sentimiento puro, de alguien que deseaba conversar y ser escuchado.

Cantaba en voz alta canciones en las que la letra decía algo coherente, palabras que el autor había escrito desde esa profundidad del alma, donde solo unos pocos eran capaces de llegar. A viva voz gritaba sin respetar el descanso de aquellos que se pasaban la noche jugando, chateando o simplemente mirando los perfiles de sus amigos o seguidores. No le importaba toda esa gente que le increpaba por no mantener el silencio al llegar la mañana.

Realmente no le interesaba nadie ni nada, estaba convencido de que el desapego era mutuo, que podría estar descomponiéndose y nadie se daría cuenta de su ausencia hasta que el olor fuese insoportable.

Durante años se había preguntado por qué era así, insensible al dolor de la humanidad, apático a los problemas ajenos, incapaz de apreciar la bondad, si es que existía.

No disfrutaba con nada ni con nadie, todo le parecía irreal, ficticio. Lo fabuloso en estos tiempos estaba en fingir ser fantástico, la falsedad era la nueva forma de ser auténtico.

No tenía ninguna duda de que ya no había integridad en el mundo, que todo era un paripé, una manera de aparentar. En especial por el simple hecho de darle reconocimiento a un caso más que a otro, a pesar, de que fuesen iguales. No se valoraba la muerte porque no se estimaba la vida. 

Cantar era su salvación, recrearse en las canciones que otros escribían, frases sentidas y con mensaje. Sin embargo, él simplemente gritaba, y a pesar de ello su música gustaba.

A punto de salir al escenario se colocó la máscara y, miró a su público que esperaba ansioso aquellos gritos, que les calmaban el alma.  

El canto



Comentarios

  1. Un desahogo además de una forma de expresión para los cantantes, huyendo o adormilando todas esas cosas que nos hacen gritar. Lindo Mar, abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Mientras no sea reguetón, valdría la pena una audición.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, hoy ha llegado tan bajo la música que gritar se volvió canto. SE perdió la armonía musical, y la poética de sus versos. A nadie le importa, por eso basta decir, con fondo de tumb-tumb-tumb, "me de pereza/ a pesar que Teresa/ me lo endereza". Por ahí tenemos a Maluma, Dary Yanqui y otros especímenes en ese plan. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  4. Las expresiones artísticas son la forma en que lidiamos con nuestros demonios. Muy buen relato. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. A veces uno solo necesita la musca o la escritura e n mi caso para conectar con otros. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  6. La música, sin duda, es una forma, otra forma de comunicación y además poderosa. Felicidades por tu relato. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No era el único que se sentía así. Los que escribían las letras y los que escuchaban música o gritos se identificaban... Y eso significaba que la amabilidad se escondía del exhibicionismo. Hermosa historia, hermoso mensaje, como siempre <3 Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Hola,
    Creo que el hecho de cantar, lanzar la voz que es parecido a gritar tiene un poder de desahogo muy grande. La música siempre ha tenido el poder de despertar emociones de todo tipo.
    Besotes

    ResponderEliminar
  9. O grito sempre chama a atenção para algo que passa despercebido.
    Já a música nos acalma fazendo de nós pessoas melhores.

    Minha amiga, tenha um feliz fim de semana.

    Abra

    ResponderEliminar
  10. El grito despierta emociones. Buen post amiga.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!
    Pues la verdad me ha despertado algo de tristeza el relato de hoy.
    A ver, por lo que nos cuentas sí que le servía para desahogarse, para digamos, salvarse de la vida,a mi parecer, gris o triste que me ha parecido que tenía. Pero es triste no encontrar esa conexión con el público, una empatía o interés para con los demás. Porque el cante, como en cualquier expresión artística, e incluso la vida, debe haber un feedback., o esa es mi percepción.
    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Es interesante tu relato, aunque también es triste, ya que aunque cantar seguro que puede ser una especie de terapia, el desapego que siente el protagonista es triste y le mantiene alejado del resto de personas.

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola!
    Cantar le modificó su estado de ánimo, le despertó nuevas emociones en la sala de conciertos. Interesante relato!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Todos buscamos a algo que nos salve en la vida❤

    ResponderEliminar
  15. Que bonito es cantar aunque no todos lo hagamos como los profesionales. Todos cantando o en solitario ayuda a ver la vida más alegre. La música es una maravilla que abre el corazón y auyenta las penas. No importa que tan bien o mal lo hagas, siempre habrá alegría.

    ResponderEliminar
  16. Según iba leyendo no podía sino pensar que vaya "hater", pero algunos de los argumentos si te paras a pensarlo tiene toda la razón. Cantar y gritar desestresa aunque pueda molestar a algunos, así que adelante, que no quede ese malestar dentro,bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS