La luz se apagó

 


La luz se apagó

La luz se apagó y la justicia de los infiernos predominó aquella terrible noche.

Durante días estuvo inmersa en una penumbra que, le aplastaba su cuerpo muerto contra el frío de una tierra extraña.

No respiraba, no sentía, ni padecía, sin embargo, una minúscula parte de su cerebro seguía activa, solo le producía soledad, terror, un miedo que no podía explicar.

Siempre creyó que la muerte acabaría con todo, que ya no sentiría nada ni a nadie, y ahora allí estaba difunta, fría, y escuchando aquellas voces que conocía, que recordaba como en el primer momento que las había escuchado.

Una de ellas pertenecía a una joven que se cruzó en su camino, un día de esos, en los que ningún tipo de medicación harían el efecto ajustado a su incapacidad, para controlar la ira y el odio.

Una segunda voz pertenecía a la anciana que amablemente le había abierto las puertas de su casa, en un día de lluvia, una propiedad en la que vivía desde ese fatal desenlace, con la mujer enterrada en la parte de atrás del jardín.

Cuando escuchó la tercera, sintió que ese trocito de cerebro, que estaba vivo se expandía hasta el punto, de sentir como su cabeza se agrandaba, esperando que de un momento a otro estallase en mil pedazos. Sin ninguna duda aquel había sido el primero de todos, con el que había descubierto el placer de sentir desaparecer la vida humana a través de sus manos.

El suelo se iba calentando cada vez más, su cuerpo comenzaba a quemarse lentamente, sentía los dedos de fuego entrar en sus entrañas, quería gritar y no podía, las voces se callaron y aquella minúscula parte de su cabeza, que podía sentir, dejo de hacerlo para la eternidad.


La luz se apagó




Comentarios

  1. Terrible, no me imaginaba en un principio hacia donde iría el relato, me ha gustado mucho, un abrazo, Patricia F.

    ResponderEliminar
  2. Olá amiga, uma boa história e uma bela foto, adorei!

    Boa semana

    beijinhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué gran relato! Durísimo, fuerte, te hace atragantar. Qué bien logrado, algo tétrico. Felicidades Mar, eres una gran escritora 😍.

      Eliminar
  3. Bueno, algo tétrico, pero bien escrito

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  4. Impactante historia te mando un beso

    ResponderEliminar
  5. Si no me salen mal las cuentas el infierno estará superpoblado.

    ResponderEliminar
  6. Que texto tan fuerte, me ha encantado la temática ^^

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno aunque fuerte el relato 💕
    Besos

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Impresionante relato, muy bien ambientado, narración fluida, una trama de tensión creciente hasta ese inesperado y escalofriante desenlace.
    ¡Me gustó muchísimo!
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Ola minha amiga, passando para desejar um excelente fim de semana.

    Beijos e cuide-se.

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado porque un poco amable con eso que serían las enfermedades mentales. Si lo enfocamos por ese lado. Luego, a veces, la mente es un enemigo o puede ser nuestro aliado. En todo caso, buen trabajo, compa. Saludos, espero que pases buena semana. ABRAZOS!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS