Abusando de la soledad

 


Abusando de la soledad

Ya era viernes, salir una hora antes del trabajo le daba la oportunidad de llegar a casa y llevar a cabo todo lo que a lo largo del día se le iba ocurriendo. Su marido en viaje de negocios, los niños en casa de los abuelos. La casa para ella sola y para su acompañante nocturno.

Una leve sonrisa se dibujó en su cara, un escalofrío recorrió su cuerpo, demasiado tiempo, sin una noche para ella, sin unas horas para hacer todo aquello que llevaba tiempo sin poder hacer y si lo hacía, siempre era con prisas, apurada, sin concentración.

Llenó la bañera y roció el agua con sales aromáticas, colocó varias velas para crear un ambiente relajante, se puso una mascarilla facial, y se introdujo en el agua cerrando los ojos. Todo estaba en calma, era lo que necesitaba, silencio, conseguir descansar y disfrutar del baño.

Se retiró la mascarilla, para aplicar una crema, secó el pelo y buscó la ropa interior que se pondría para la ocasión. Antes de nada, llamó a su marido, no quería que la interrumpiese, hablaría con él y le diría que se iría pronto a dormir. Luego llamó a los niños, estaban felices, los abuelos eran más permisivos y ellos estaban encantados.

Abrió una botella de vino, miró por la ventana, observó a su amiga recogiendo los juguetes de los niños esparcidos por el jardín. La otra vecina llegaba a casa cargada de bolsas de la compra.

Sentía un poco de tristeza por la buena suerte que tenía, pero también se le pasó pronto, nadie la podía juzgar. Estaba sola en casa, esperando el momento de meterse en la cama y dejarse llevar por mundos que hacía tiempo, que no cruzaba, por sentimientos y placeres jamás descritos, por esa pasión que muy pocos podían disfrutar y vivir a través de sensaciones inéditas.

Subiría a la habitación donde sabía que no estaría sola, se aplicó un poco de perfume, pues la velada tenía que ser insuperable, a saber, cuándo tendría una nueva ocasión como esa, donde los astros se habían aliado para darle la noche perfecta.

Cerró puertas y ventanas, abrió la puerta de la habitación y allí estaba, inmóvil, esperando que lo tocase, que disfrutase con su compañía.

Las sabanas la acogieron como si fuese nubes de algodón, olían a lavanda, acomodó las almohadas, y con sus manos lo colocó sobre su pecho, luego lo levantó para mirarlo directamente mientras lo acercaba a su cara y así poder apreciar un olor que llevaba tiempo escondido.

Comenzaba su abuso de aquella noche con el capítulo uno del libro que llevaba tiempo esperando leer.


Abusando de la soledad

Comentarios

  1. El mejor amante: un libro que nos lleve por sitios inimaginables. Muy bonito Mar! Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo, debo confesar que soy mal pensada, me imaginé primero a un tipo, luego un consolador y lo terminaste como dice Maty con el mejor amante, un libro. Me encantó. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es todo un ritual que nunca pasará de moda.

    ResponderEliminar
  4. Es genial cuando uno tiene para si mismo y se relaja. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  5. Una buena elección !. Cada uno disfruta de sus buenos momentos a su manera !.
    Suspense hasta el final, genial ;)
    Saludos !.

    ResponderEliminar
  6. El libro es la única compañía completamente fiel a uno. Excelente elección.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  7. Realmente muy bueno, primero pensé que realmente la visitaría un amante, pero me gustó mucho el final, muchas veces necesitamos ese tiempo para nosotras en soledad y un buen libro es la mejor compañía, felicitaciones.
    Te dejo una propuesta de mi blog por si te interesa participar , saludos, PATRICIA F.
    https://somosartesanosdelapalabra.blogspot.com/2022/03/desayunos-artesanos-volumen-ii.html#comment-form

    ResponderEliminar
  8. Relaxa amiga, isso é muito bom!

    Ótima quintq-feira.

    Beijinhos

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    No veas si me has despistado en esta ocasión.
    he empezado con un "di que sí, todas necesitamos de un ratito para nosotras solas". Pero luego admito que he pensado mal y todo se ha torcido en mi mente. Hasta que zas, me has colado Jajaja
    Es un disfrute siempre leerte, porque además de tener un estilo único, vamos que atrapas, siempre das unos giros que personalmente me dejan loca.
    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado, la verdad es que no me imaginaba que terminaría así, al principio leyendo piensas en otra cosa.... ese ratito todas lo necesitamos y luego todo cambia jaja... me encanta leerte, tienes una manera de escribir que engancha, con finales que uno no espera.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Una vez más me sorprendes con ese giro al final. Creo que todos pensábamos que tenía una cita con un amante secreto, ya que no nos solemos arreglar tanto para leer jajaja Pero me parece perfecto, un paso más allá de la sesión de cuidado personal que tanto nos gusta,bss!

    ResponderEliminar
  12. Tiempo de calidad, tiempo para disfrutar y me imagine cada instante, en mi caso soy mamá de dos y es difícil tener ese espacio y cuando se da, se aprovecha ;)

    ResponderEliminar
  13. Es un tiempo para mimarte, cuidarte y no saber nada del mundo exterior y esos momentos a veces los quiero como el comer. Genial el relato. Un beso muy grande

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS