El primer destino

 

El primer destino

El avión aterrizaba dando un fuerte golpe en la pista, todos los ocupantes se aferraban a sus asientos, algunos cerraban los ojos y otros rezaban en alto rogando a Dios que saliesen ilesos, de aquella avería inesperada producida a muchos metros de altura.

La destreza del piloto hizo que, a pesar de los botes y bamboleos de la enorme nave, llegasen a tierra suspirando de alivio, ofreciendo un sincero aplauso al hombre que durante unos largos minutos había tenido la vida de ciento noventa pasajeros en sus manos.

Todas aquellas personas tenían una historia, un motivo por el que viajar, un destino al que ir de vacaciones, alguien que les esperaba. Todos querían salir de allí lo antes posible y a pesar del terror padecido, uno por uno se paraban a felicitar al héroe de ese momento.

El caso de Eladio, que viajaba solo, era especial. Nunca en su vida disfrutara unas vacaciones, jamás había volado, no conocía como sería la estancia en un hotel, esa era su primera vez, y por un momento pensó que también sería la última. Aunque parezca mentira, miles de personas se dedicaron a trabajar duramente sin saber lo que era volar, navegar o simplemente un largo recorrido en autobús o tren, nunca visitaron un hotel y las vacaciones anuales se las pasaban haciendo números para llegar a fin de mes. Eladio había sido uno de esos miles.

Con los pies en tierra, caminaba en fila detrás de aquella gente que no conocía y que ahora consideraba una parte especial por todo lo que pasaran juntos.

La empresa, por su jubilación, le había regalado una semana con todos los gastos pagados en un gran hotel, un coche lo esperaba para el traslado, fue recibido con todos los honores, y acompañado a una habitación con vistas a un paraje espectacular.

Se tiró en la cama mirando al techo mientras el aire fresco entraba por el gran ventanal de la terraza. Estaba convencido de que aquel alojamiento sería el comienzo, que alguien poderoso le daba una segunda oportunidad para disfrutar de la vida, para saber lo que era relajarse, ser cuidado, estar atendido por todos aquellos trabajadores que le ofrecerían una semana inolvidable.

Sentado en una mesa de la enorme cafetería que daba a la piscina, la vio, con la piel tostada por el sol, con sus enormes gafas, cubriendo aquellos ojos de los que estaba convencido serían los más hermosos del mundo.

Ella lo miraba a través del oscuro cristal de las lentes de sol, el sombrero dejaba al descubierto una media melena rubia, unos pendientes dorados en forma de flor, todo en ella era hermoso. Durante veinte minutos imaginó como se podía presentar sin resultar vulgar. Jamás en su vida había sentido una mirada tan penetrante. Estaba convencido de que el amor surgía al mismo tiempo, a la misma hora y en un preciso momento.

Después de todo lo acontecido en el avión, por fin algo bueno para recordar, su primer viaje había sido accidentado, pero ahí estaba su recompensa. Cogió su vaso en la mano y caminó hasta donde estaba sentada la mujer de sus sueños. Llevaba las palabras en la boca, solo tenía que soltarlas y luego el destino diría.

Se acercó para presentarse, la cabeza de la mujer se ladeó, el gorro y las gafas cayeron a los pies de Eladio, que se quedó atónito al descubrir que aquellos ojos llevaban horas sin vida.

El primer destino



Comentarios

  1. Oh! Menuda sorpresa se llevó Eladio, él que creía otra cosa y después de todo lo pasado en su viaje tan accidentado. Y sorpresa la que me he llevado yo que no me lo esperaba! Me ha encantado! Un fuerte abrazo y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  2. Holaa!! Muy interesante la entrada, gracias por compartirla. Me quedo por aquí.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Eladio! No cabe duda que siempre Mar, pero siempre, sorprendes.
    Y de verdad cuántos como Eladio no tienen oportunidad de vacaciones a lo largo de la vida.
    Tremendo el final. Super relato. Te mando muchos abrazos amiga! ❤️🌹✨

    ResponderEliminar
  4. Lo peor es cuando el cadáver empiece a descomponerse. Eladio tendrá que hacer de enterrador.

    ResponderEliminar
  5. Hay un dicho, "llueve sobre mojado" y así le pasó al pobre Eladio. Disfruté tu relato, saludos.

    ResponderEliminar
  6. Olá amiga, que lindo sua escrita, gosto de ler!

    Desejo um feliz domingo e boa semana.

    Beijinhos

    ResponderEliminar
  7. journey that full of surprise....

    Have a great weekend

    ResponderEliminar
  8. ¡Hooola!

    Wow, vaya final, la verdad es que no me lo esperaba para nada! Me ha gustado :D

    ResponderEliminar
  9. Si fuera Eladio me quejaría a la administración de hotel, ¿cómo puede ser que permitan tales ironías del destino?

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  10. Uy pobre que forma de arruinar su viaje. Buen relato. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  11. Very interesting what will happen next ...

    ResponderEliminar
  12. Siempre me dejas con la boca abierta!!! Me encanta

    ResponderEliminar
  13. Wow, me dejaste con la boca abierta, no me esperaba ese final, realmente me sorprendiste, muy bueno, saludos, PATRICIA F.

    ResponderEliminar
  14. Después de un susto así con lo del avión, y el final para rematar.

    ResponderEliminar
  15. Que estoy pensando… ¿ese lugar donde han mandado a Eladio, es un lugar de donde ya no sale con vida?

    ResponderEliminar
  16. FINAL soprendente, la verdad es que en esos casos en los que ocurren cosas tan surrealistas, casi de película, yo no se qué haría si me pasara. Me ha gustado, sobre todo, porque no me lo esperaba. Saludos!! Si tuvieras unos minutos... Para comentarte algo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS