El vacío

 


El vacío

Tras la fina línea

No le parecía real y mucho menos se creía lo que estaba viendo, sintiendo, escuchando. A lo largo de toda su vida había renegado de todo, era considerado un rebelde, de esas personas que solo juzgaban lo que veían y aún con todo ello, incluso a veces dudada de lo visto.

Su madre lo trajo al mundo después de dieciséis horas de parto, un niño demasiado grande, que no lloraba, gritaba, abría los ojos como si realmente pudiese escudriñar dentro de todas aquellas personas que asombradas lo miraban.

Durante la época escolar día si y día no llegaba a casa con moratones o sangrando por alguna parte de su cuerpo. Ya de adulto ningún trabajo le duraba más de seis meses, siempre acababa discutiendo con compañeros o con los jefes, imponiendo su verdad a pesar de que no estuviese convencido de ello.

Un hombre con una razón desviada, del camino sensato, con unas ideas que muy pocos compartían, con una forma de ser enrevesada y anómala. Poniendo en duda todo aquello que otros compartían, opinaban o simplemente expresaban.

A punto de cumplir los sesenta y cinco años, recogía su caja de cartón colocada bajo un puente, ya nadie de los que allí vivían lo soportaba. Buscó una zona apartada y se instaló, acaba de colocar sus pocas pertenencias dentro de la caja cuando un fuerte dolor en el pecho le hizo arrodillarse, pensó en un ataque al corazón, si bien lo descartó al momento, no podía ser. El dolor cada vez era más intensó, con la vista nublada se tumbó para no levantarse más. O eso fue lo último que supuso, puesto que, si se levantó, desde lo alto veía su cuerpo como se iba alejando más y más hasta que cruzó una fina línea que le hizo revivir todo su paso por aquella tierra donde naciera.

Lo que estaba viendo, sintiendo y escuchando no podía ser real, se pellizcó en un brazo y no sintió dolor, lo único que se le pudo ocurrir era que estaba en un profundo sueño.

Se vio delante de una puerta de un color blanco como la nieve. A los lados solo vacíos, no quería llamar, ni abrirla, esperaría a despertarse. Así era él, dudando de todo, siempre recelando de cualquier situación.

La puerta se abrió de par en par y un hombre con una mirada limpia, traje y zapatos blancos, lo miró por un buen rato.

—¡Bienvenido!, estás a un paso de llegar al cielo.

El hombre observó su alrededor y tras echar un vistazo, clavó su mirada de desconfianza en unos ojos que le producían algo que no podía describir.

—¿A un paso? Es decir que, ¿si cruzo la puerta, estaría en el cielo?

—No, todavía no, aquí aprenderás lo que olvidaste, sanarás tu cuerpo y tu mente, convivirás con aquellos que necesitas y aprenderás a valorar las carencias que te atormentan.

—¿Y si no quiero cruzar? ¿Qué pasaría?

—Te quedarías aquí, tú solo, como verás no hay nada, solo la puerta y el vacío.

—¿Y si me tiro al vacío?

—Puedes hacerlo, pero volverás aquí una y otra vez.

—¡Bien, pues hasta luego, aquí me quedo!

Las puertas blancas se cerraron y en su soledad pensó que pronto se despertaría de aquel sueño de fantasía.

El vacío, tras la fina línea



Comentarios

  1. Los hay necios hasta después de la muerte. Espero que con el tiempo se le haya pasado... Muy bueno, me gustó.

    ResponderEliminar
  2. Él, con tal de llevar la contraria, se la lleva hasta el mismísimo Dios o San Pedro al abrirle las puertas del cielo. Muy bueno, Mar! Un abrazo!!😘

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho el protagonista de esta entrada: desobediente hasta el final de los finales.

    ResponderEliminar
  4. Genial relato. Uy que persona más dificil y se quedo sin nada. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  5. Yo de verdad que no sé no sé cómo puedes sorprender una y otra vez, tantas temáticas y tantos sabores querida Mar... Y ya que dije esto porque no lo pude evitar, como siempre, paso a comentar que la imagen es preciosa, digna de esta historia de alguien tan temeroso de lo que habría cruzando la puerta que prefirió quedarse en soledad, quizá pensando que no duraría mucho pero es muy posible que se le haga eterna, eternaaaa...
    Un gran abrazo amiga 🌹🌹🌹

    ResponderEliminar
  6. you write this very good! A lot of emotions... I like it;) follow:) hope U follow back!

    ResponderEliminar
  7. Me creé una imagen muy triste del hombre. Y más a medida que el relato avanza. Alguien difícil por naturaleza.

    ResponderEliminar
  8. smooth to read from beginning to the end.....
    very good story....

    have a great weekend

    ResponderEliminar
  9. A veces se esfuerzan mucho en ir contra la corriente ...

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. El que nace cabezón muere cabezón xD

    ResponderEliminar
  12. Muy intenso el relato! Me ha gustado mucho el desenlace. Besos

    ResponderEliminar
  13. Me has hecho pensar que muchas veces los infiernos los fabricamos nosotros

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  14. Buen relato!!
    Te mando un abrazo.

    Y te espero en mi blog con un nuevo post.

    ResponderEliminar
  15. Hola!
    Muy buena la ambientación, me gustó muchísimo la forma en que lo planteas.
    . Saluditos

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola!
    Como reza el dicho: «Genio y figura hasta la sepultura». Me ha gustado tu planteamiento del más allá, el vacío o enfrentarse a las carencias para llegar al cielo. ¿Habrá traspasado ya la puerta?
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS