La farsa de la guerra

 

La farsa de la guerra

—¡Arreando, que es gerundio! —Le gritaba Venancio a su percherón.

Tras cinco días cabalgando por la meseta, el potro estaba cansado, arrastraba las patas levantando todo lo que encontraba a su paso, la cabeza casi tocaba el suelo y de un momento a otro acabaría exhausto o muerto.

Venancio, igual de cansado, mantenía el tipo sobre los lomos del cuadrúpedo intentando no desfallecer.

—¡Está bien, pararemos un rato!, pero no podemos perder el tiempo, una guerra no se gana descansando.

El caballo se echó cuerpo a tierra, apoyando la cabeza en la hierba que a esas horas de la mañana estaba fresca por el rocío de la noche. Venancio se acercó para darle de beber, a los pocos minutos le dejó pastar, mientras desenfundaba su arma y le daba un repaso, no quería que se encasquillase en caso de encontrar al enemigo.

—¡Vamos caballo!, todavía queda mucho camino por recorrer, al final seremos los últimos en llegar al lío. Y necesito entrar en combate, matar al enemigo, desfogar esta rabia que llevo dentro.

A lo lejos se escuchaba el trueno de los cañones, el silbido de las balas, los gritos de los vencidos y de los vencedores.

—¡Allá vamos!, ¿escuchas?, ¡estamos cerca!

Al llegar a lo alto de la colina, ya todo se había quedado en silencio, ni tan siquiera los pájaros se atrevían a romper aquel siniestro paraje. Un mar de cuerpos esparcidos, mezclados, amontonados de ambos bandos cubrían el campo que unas horas antes había lucido de color verde.

 —¡Dios Santo! ¿A dónde hemos venido, potranco?

Los cañones ocupaban todo el valle, ahora inmóviles, le daban al paisaje un aspecto de destrucción en la que nadie había sido el vencedor, pero si todos habían sido los vencidos.

Miró a su caballo, sacó el rifle, descargó al aire todas las balas que llevaba y desanduvo el camino.

Pensaba en lo injusto de todo aquello, comprendiendo que la guerra simplemente era una farsa.

La farsa de la guerra



Comentarios

  1. Me ha gustado, en especial el arraque de "arreando, que es gerundio". Como inicio, atrapa de inmediato.

    ResponderEliminar
  2. Un relato que atrapa desde el inicio y que te hace "ver" a Venancio. Poderoso mensaje el que transmites. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Um bom capítulo que descreve o mundo atual.
    A guerra em si é muito triste, mas é real.

    A você e família votos de uma feliz semana Santa.

    Beijinhos

    ResponderEliminar
  4. En el momento que desenfundó creía que iba a matar al caballo... menos mal que no fué así

    ResponderEliminar
  5. Cuánta verdad en ese título. Una farsa, pero una farsa en la que siempre pierden los mismos. Estupendo relato y reflexión, Mar! Enhorabuena! Feliz semana!

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué fuerte! Optó por desandar el camino y todos los tiros al aire. Sí que es una farsa, todo es una farsa. Increíble pensar que tanta farsa desate nuestros instintos de venganza, el dolor. Estupendo Mar, felicidades y muchos abrazos ☺️🤗🤗

    ResponderEliminar
  7. i thought that this horse would be killed...

    ResponderEliminar
  8. Bello y reflexivo relato. La guerra es un mal para todos de los cuales muy pocos ganan. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  9. wonderful reflection with great history as background ....
    Thank you for sharing

    ResponderEliminar
  10. Hola, desde Barcelona a A Coruña!! Benditos los ojos. Las guerras, cómo siempre son la lacra que hacen que se pregunte uno si vale pena sufrir tanto, en tanto que exhaustos de acá para allá, siempre un deseo inútil que viven los que la crean y padecen los menos afortunados. Cómo siempre 😉buen trabajo, tú puedes, sigue así.. abrazos mil.

    ResponderEliminar
  11. Esa farsa es nuesta carta de presentación desde que el mundo es mundo. He recordado una frase que leí en un muro del extrarradio: "Imagina que hay una guerra y no vamos nadie". Toda una quimera.

    ResponderEliminar
  12. Sabia reflexión para estos días. Nuestras felicitaciones.

    Un saludo,

    ResponderEliminar

  13. Disfruté mucho leyéndolo, es un cuento muy rico. El tema de la demora combinado con la perspicacia da mucho que reflexionar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola!
    Relato de atmósfera de lo más envolvente, me ha encantado! Mira que provoca en el lector una pequeña conmoción.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  15. Un relato que nos atrapa desde el principio, podemos imaginar a Venancio y estar dentro de esa guerra, me gusta mucho el mensaje que trasmite, cómo siempre relatos que nos hacen vibrar y sentir. Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Terrible. La guerra es lo peor, y la cosa más estúpida que existe. ¡Qué bien hizo Venancio!

    ResponderEliminar
  17. Por desgracia tu relato está de actualidad pero lejos de terner la actitud de Venancio, al final lo que quedan son los pueblos destrozados y enemistades que se alargan de generación en generación,bss!

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola!
    Es sin duda la farsa más grande jamás ideada.
    Lo único que se consigue con ella es muerte, tristeza, desolación, y un sinfín de adjetivos negativos.
    AL final, como siempre se ha dicho, en una guerra jamás nadie gana.
    Besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS