Ladrón de amor

 


Ladrón de amor

El hombre puede crear arte basándose en la realidad o en los sentimientos, para ello se tendría que fundamentar en la materia, en la imagen o en el sonido. 

El protagonista de esta historia inventó su propio arte, en este caso utilizaba el amor de otras personas para su deleite, que cada vez le duraba menos tiempo.

—¡Perdona, que me acerque de esta manera! —Dijo Pedro delante de una belleza, que pocas veces había visto en carne y hueso —llevo varios minutos mirándote, y me has dejado embelesado. ¿Me permites, que te invite a un café?

Ella le miró sin decir nada, para su interior pensaba, que arrogante, sin embargo, le fascinaba lo guapo que era, lo bien vestido que iba y sobre todo su porte, educado y con ese aire de galán. Sentía gran curiosidad, que se hubiese fijado precisamente en ella.

—Bueno, veo que no te interesa. —Pedro se había quedado algo traspuesto, nunca nadie lo había rechazado y menos sin decir ni una palabra.

Xana, deseaba abrir su boca y decirle algo, pero no tenía voz, el silencio se había apoderado de ella desde hacía unos años. Sí, lo miraba adorando aquella estructura humana casi perfecta. Observaba como se movía su boca, dejando ver una dentadura que haría feliz a cualquier dentista.

Si la vida fuese como una goma, en algún momento se soltaría y sin duda regresaría con tal fuerza que te daría en las narices. A esa goma la suelen llamar Karma, el que regresa y duplica el mal, hecho.

Pedro, elegante, guapo, bien formado, exquisito en su lenguaje tanto hablado como corporal, llevaba más de veinte años de su vida enamorando a todo tipo de mujeres, un amor sincero por parte de ellas, a las que luego dejaba sin ninguna razón. Durante meses se alimentaba de esa ruptura, recreándose en su magia para hacerlas alcanzar una pasión, que no iba a ningún lado.

Ahora, sentado en la mesa contigua a la de Xana, sentía una atracción que nunca conociera, la contemplaba y deseaba con todo su ser que ella le mirase, le dedicase esa mirada de admiración a la que estaba acostumbrado.

Durante meses tomaba el café en el mismo bar, solo para verla, para disfrutar de su presencia.

Los hechos terrenales se encogen y se alargan, hasta que la goma se suelta y en este caso, le estaba dando de lleno en su corazón, se había enamorado perdidamente de una persona que apenas conocía.

Ella siempre sola, nunca faltaba a la cita del café matutino, jamás decía nada, siempre absorta en el infinito de aquella ventana que daba al exterior.

Él, pendiente de ver un resquicio de interés, para volver a acercarse. Deseaba estar con ella, necesitaba tocarla, amarla y tenerla para siempre a su lado. Se preguntaba si las demás mujeres que había dejado, se sentían igual que él en ese momento, triste, desesperado, sufriendo por un amor que no le correspondía.

Una mañana la mesa estaba vacía, la buscó con la mirada por todo el local, con el corazón roto, esperó que la camarera le trajese el café.

—Hoy, no ha venido la chica que se sentaba en aquella mesa. ¿Sabe por qué?

—¿A qué chica se refiere?

—Bueno, no sé el nombre, pero, se sentaba en la mesa junto a la ventana.

—Perdone, pero no me doy cuenta, llevo aquí dos años y esa mesa siempre estuvo vacía.

La goma suelta, regresa y te invade el alma, con un sueño tan real, que el sufrimiento causado te embiste, creyendo que la locura sería pasajera, y no, no es locura, es la triste realidad que te enseña el poder del amor.

Ladrón de amor



Comentarios

  1. Ay Mar es que las palabras me quedan cortas. Leerte es no poder parar y siempre sorprenderse con lo que relatas, vaya finales!
    Yo jaja mujer al fin, me alegro que este malvado mujeriego viviera el karma que bien se había ganado.
    Un gran abrazo!.🌹🌹🌹

    ResponderEliminar
  2. Que linda história, o que ele sentia não era superioridade, era carência afetiva por não encontrar um amor que o fizesse se apaixonar.
    E daí surgiu o amor perfeito que ele se apaixonou, pena que foi um amor imaginário.
    Acontece na vida real, quem nunca teve seu príncipe encantado? 😍

    Amiga tenha uma boa semana.
    Beijinhos

    ResponderEliminar
  3. Me gusta leer lo que escribes No es fácil hacerlo te felicito por eso escribir es una gracia del cielo

    ResponderEliminar
  4. Me encanta porque el texto es tan abierto que, permite al lector su libre i nterpretación. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  5. love can overcome many obstacles..

    a wonderful text....love to read it.... thank you for sharing

    ResponderEliminar
  6. Me encanta pasar por aqui y leerte, nunca decepciona! un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Que linda y triste historia. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  8. Eso del karma... en muchas ocasiones no hace su trabajo y está de vacaciones.

    ResponderEliminar
  9. Incluso, después de haber vivido una experiencia, pasados unos años a veces surgen dudas de lo que pasó en realidad o si solo se trató de un sueño. Uno quiere ver lo que dejó escapar. Si, tal vez sea el karma por lo que hicimos mal. Buena tarde, Mar.

    ResponderEliminar
  10. this sentence about karma is so true...

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola, Tinta en las olas! formo parte de la iniciativa 'Seamos Seguidores', y ya te sigo.
    Decirte que tienes un excelente contenido.
    Te dejo el enlace de mi blog por si te apetece pasarte por él, seguirnos y comentarnos.
    Saludos desde blueshendrix.blogspot.com
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  12. Oi querida amiga , aqui na sua página e excelente leitura, adoro cada capítulo.
    Obrigada por compartilha
    Obrigada e boa semana.
    Beijinhoss

    ResponderEliminar
  13. No hay género que se te resista, compañera! Un relato protagonizado por un Don Juan de toda la vida, atrapado en el amor que tanto denostó en tiempos pasados. Toda una lección para su ego. Menudo final inesperado. Pobre mujer, su fantasma tomaba café en el sitio, quién sabe, donde se enamoró alguna vez. Me he quedado con ganas de más. Felicidades, Mar!

    ResponderEliminar
  14. A veces pensamos que quienes actúan mal no tienen cargo de conciencia y se van de rositas. Muchas veces es asi, pero en tu historia hubo una ligera venganza en forma de espejismo que nunca lograría alcanzar,bss!

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola!
    Ai el poder del Karma....
    Porqué sí, creo que el karma existe, y cuando tratas mal a alguien, no tienen porque tratarte mal, claro está, pero de un modo u otro, todo llega, y al prota de hoy se ve que con creces.
    Como siempre, una gozada leerte.
    Besotes

    ResponderEliminar
  16. Me sorprendió el final, creo en el karma como una ley que rige el universo, por eso trato de no hacer a otros lo que no me gustaría que me hicieran, me enganchó tu relato de principio a fin.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS