Al este de la colina

 


Al este de la colina

—¡Salta! —fue la última palabra que escuchó antes de que la pesada puerta le cerrase el paso.

Todo comenzó con una invitación de una semana al gran caserón del siglo XII que se levantaba al este de la colina. Un juego que si ganaban le permitirían disfrutar de unos días con todos los gastos pagados y además una buena compensación económica, con la que vivirían durante muchos años.

Cinco parejas eran las afortunadas y solo una sería la ganadora. Al caserón solo se podía acceder por dentro de la montaña, cientos de pasadizos que iban ascendiendo y todos ellos con diversos acertijos que tendrían que resolver. Las normas eran sencillas, se jugaba por parejas y mientras no llegasen a la meta, no podrían soltarse de la mano.

Las pruebas eran complicadas y el tiempo para resolverlas era solo de veinte minutos, si la puerta de acero caía, ya no podrían seguir y así hasta que alguna de las parejas llegase al destino. Si ninguna llegaba, el premio quedaría desierto. Nadie lo había conseguido hasta el momento y la cantidad final del premio en metálico se iba incrementando, año tras año.

Jugar en equipo les daba una ventaja, sin embargo, siempre hay quien se cree superior y prefiere jugar solo, en este caso arrastrando a su pareja, incluso selló sus manos con cinta aislante para que no pudiesen soltarse. Una mente rápida resolviendo todos aquellos enigmas y viendo como varias de las parejas se iban quedando tras las puertas que se cerraban.

Algunas personas no aceptan derrotas, no saben perder y harán todo lo necesario para tener éxito, son personas obsesivas, valorando más el resultado que la forma o manera de conseguirlo. Un ser con pensamientos destructivos que en situaciones estresantes desata sentimientos negativos que influyen en todos aquellos que lo rodean.

Al último jeroglífico y ya cerca del premio llegaron dos de las cinco parejas. Si el juego no es limpio, y uno de ellos pierde los valores como jugador, puede suceder que pierda o las trampas sean tan exactas que gane, pise a quien pise.

Ambas parejas lo resolvieron casi al mismo tiempo y echaron a correr antes de que la puerta se cerrase, las dos mujeres cayeron al suelo y el hombre sin valores la arrastró hasta que solo él cruzó la puerta.

Llegó al final agarrado de la mano, lo que las normas no explicaban era que esa mano tenía que llevar un cuerpo.


Al este de la colina

Comentarios

  1. ¡Vaya! Muy buen relato. Ilustras muy bien a esos personajes egoístas que pasan por encima de cualquiera para obtener lo que quieren. Enhorabuena...

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Me ha encantado y la imagen no podía ser más adecuada y perfecta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Todo un juego narrativo que nos arrastra a un final sorpresa de lo más terrorífico y asombroso. Genial, Mar!

    ResponderEliminar
  4. Las reglas, reglas son. Subvertirlas trae su castigo. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  5. Si las normas no estaban claras, le corresponde el premio igual.
    ¿Alguien conoce un buen buscapleitos?

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  6. Me lo pensaré dos veces cuando alguien me pida que le eche una mano.

    ResponderEliminar
  7. Excelente narración, muy bien descripto hasta ese final aterrador, me ha gustado mucho, saludos, PATRICIA F.

    ResponderEliminar
  8. Buen relato . Hay gente que hace de todo por ganar. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  9. Que espectacular relato! A veces hay que desconfiar...

    ResponderEliminar
  10. Qué narración tan genial y QUÉ FINAL de escalofrío! Bien Mar, bien bien bien!!! Abrazos y muchas felicitaciones amiga! 🥰🤗

    ResponderEliminar
  11. excellent descriptions of characters....
    good story to read .... thank you for sharing

    ResponderEliminar
  12. Hola,
    Muy buen relato, sabes como llevar al lector hasta la historia, me ha encantado.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS