Ron tostado

 


Ron tostado

Corría como alma que lleva el diablo, no sabía si tenía piernas o corazón, pues ambos se habían separado de su cuerpo y volaban sendero abajo, cada uno por su lado. Las extremidades inferiores eran resortes independientes, ya no las sentía y su corazón era un motor desgastado por el esfuerzo que intentaba bombear toda la sangre posible para no desfallecer.

Lo que había visto lo llevaba grabado en su mente, que, en ese momento, a pesar de estar en blanco, revivía aquella imagen una y otra vez al tiempo que volaba intentando alejarse del infierno.

Si los días eran frescos, las noches lo eran más, la temperatura bajaba tan pronto el sol se ocultaba en el horizonte. Mantener el fuego avivado era la tarea que tenía esa noche, le tocaba el turno de vigilar mientras sus compañeros de estudio, intentaban dormir.

La decisión de viajar a la montaña y acampar había sido unánime, estar unos días apartados de la civilización, de las noticias, del barullo de la ciudad, les vendría muy bien después de años sacando una carrera y antes de comenzar a la búsqueda de un trabajo que ya no les permitiría tener tiempo libre.

Estaba tan concentrado en escapar que solo a unos pasos se dio cuenta de que corría hacia el precipicio, hacia el vacío, esa misma mañana habían estado observando la zona y aquel agujero sin fondo les había producido una sensación de pánico. 

Saltar no era lo que quería hacer, buscando en el recuerdo, giró a la derecha, un sendero bordeaba la montaña. Tropezaba con piedras, ramas, arbustos y, sin embargo, nada le importaba, solo quería salir de allí, no quería girar la cabeza por si veía aquella monstruosidad, aquel ser que no pertenecía al mundo de los vivos, que por muy poco lo habría devorado y no hubiese quedado absolutamente nada de su paso por la vida.

Su frente chocó a toda velocidad con una gruesa rama y quedó tumbado en una zona que por mucho que gritase, nadie le escucharía, notaba como poco a poco sus ojos se cerraban, no podía mantenerlos abiertos, el dolor de cabeza era insoportable, ya no le importaba ser devorado, lo único que quería era dormir.

Despertó con un fuerte dolor muscular, lo primero que vio al abrir los ojos fue tierra, los cerró de nuevo porque le costaba mantenerlos abiertos. Se fue incorporando poco a poco y se encontró al lado de la hoguera que se había consumido, sus amigos dormían en la tienda de campaña y él todavía mantenía agarrada en su mano una botella vacía de ron tostado.


Ron tostado

Comentarios

  1. Pasa ese tipo de cosas si no bebes con moderación. Al menos, no le dio por conducir y Steve ya nos dijo que quien beba, que no conduzca. Steve lo sabía.

    ResponderEliminar
  2. Un relato que te engancha desde el principio. Primero pensé en la historia real de unos rusos que hace tiempo murieron todos misteriosamente, (estaban acampando y "algo" los atacó, nunca se supo qué. Algunos fueron encontrados a distancia del sitio del camping, muertos. Pero luego en tu relato viene ese giro final que es como tu marca personal para descolocarnos. Muy bueno, me gustó y el mensaje llega claro: todo con moderación. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Cómo me fascinan tus relatos, nunca sé qué nos deparará el final, lo que sí sé es que me va encantar y así ha sido. Ay, los efectos del alcohol!!! De ritmo trepidante!! Enhorabuena! Un abrazo, Mar!

    ResponderEliminar
  4. Es tu género, el suspenso. Lo manejas de tal modo que agarras al lector. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  5. Hola,
    Un fascinante relato, como siempre una maravilla.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  6. uy genial relato hay que cuidarse si bebes mucho.

    ResponderEliminar
  7. Mar! Ay Mar! Mira, cada que comienzo a leer tus relatos ya siento en el estómago una cosa especial, algo así como un cosquilleo, pensando en qué final maquinarás . Me encantó, sí que sí. Tendré cuidado con el ron 😊. Muy bien hilvanado todo, desde esas piernas separadas del corazón que me llevaron a un precipicio junto con el protagonista en cuestión de segundos.
    Un super fuerte abrazo Mar!

    ResponderEliminar
  8. alcohol effects....
    surprising ending..... Thank you for sharing

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS