Un hombre en el sofá

 


Un hombre en el sofá

La soledad puede tener varias definiciones, todo depende del tipo de persona. La más destacada es cuando el sentimiento de tristeza te invade por la muerte de un allegado. La tristeza es una forma de sentirse solo, abandonado en un espacio que fue compartido durante mucho tiempo.

En este caso una soledad maligna afloraba en la mente de Eulalia, desde niña había algo raro en su forma de ser, de mirar e incluso de caminar. Con los años dominaba a la perfección al maligno que llevaba dentro. Descubrió que tener ese don le permitía apartar de su lado al que le estorbaba y retener a aquellos que podían calmar su existencia.

Ya entrada en años conoció al que durante mucho tiempo fue el hombre con el que compartió una vida. Le gustaba porque era callado, no molestaba y siempre estaba dispuesto para hacer todo aquello que le pedía.

Nazario la miraba de reojo cuando cruzaba la sala, cuando preparaba la comida, incluso cuando se preparaba para salir a la calle.

Ella lo sabía, notaba esa mirada e incluso podía detallar palabra por palabra lo que él estaba pensando. Sonreía entre dientes imaginando cuáles serían esos pensamientos, si realmente supiese que en su interior estaba el demonio, que la carcasa exterior era una pantalla para pasar desapercibida entre la podredumbre de humanos que la rodeaban, posiblemente Nazario se quedaría aterrorizado.

Se había deshecho de muchos hasta encontrar al que ahora quedaba sentado en sofá del salón, un hombre sin pretensiones, sin preguntas, sin ningún tipo de maldad, simplemente alguien que podía dominar sin apenas esfuerzo.

Caminar por entre personas sabiendo lo que cada una de ellas soñaba, sentía o padecía, le producía placer, sentirse superior, la alejaba de una tristeza terrenal, sintiéndose un ser supremo en todos los aspectos.

No tenía prisa por llegar a casa, estaba convencida de que Nazario seguiría en aquel sofá, que no habría movido ni un músculo de su delgado cuerpo, simplemente la miraría.

Sabía que nunca fuera buena con aquel hombre abatido, encerrado en sí mismo, esperando que el mundo o ella acabase con su existencia. Un hombre convencido de que aquella vida, no era la suya y esperaba con paciencia esa recompensa de una mejor existencia en cualquier otro lugar.

Una suave brisa movió las cortinas del salón, Nazario sabía que ella había llegado, andaría por la casa haciendo sus cosas, y él continuaría allí sentado, intentando no opinar para que su difunta Eulalia no descubriese cuanto la despreciaba.


Un hombre en el sofá

Comentarios

  1. Y eso que hay personas que sin estar poseídas son igual a Eulalia o incluso peores. Eso sí, muy bien por Nazario, que sabe que si le da por plantarle cara a Eulalia, esta le arruina la vida con denuncias falsas de maltrato.

    ResponderEliminar
  2. No imaginé ese final! Pero me sigue encantando todo este ambiente, "espíritus nos rodean"... Pero Eulalia sigue sufriendo. Pobre.

    ResponderEliminar
  3. unfortunate life for Eulalia....
    the flow of story is surprise to read...

    Thank you for sharing

    ResponderEliminar
  4. Bueno, aunque demonio pueda ser uno, no siempre gana. Me hace acordar su relato del cuento, En la diestra de Dios padre de Tomás Carrasquilla, donde Peraltica, le gana la partida al mismo demonio. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  5. Es terrible aunque ella este poseída estar con nalguean a quien no se ama. Buen relato.

    ResponderEliminar
  6. Hola, menudo relato, me has dejado impresionada por el final, sin duda, muy bueno.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  7. Tem muitas pessoas igual a Eulália.
    Um relato impressionante.

    Beijos

    ResponderEliminar
  8. Um delicioso relato, com um final surpreendente!
    Gostei muito.
    Te dejo un abrazo y que tengas un buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  9. Me has fascinado maravilloso lo que has escrito
    si parece sacado de la vida real de cualquiera de nosotros
    Una genia del teclado eso es lo que eres besossssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  10. Hola, Mar!! A veces es la mejor manera de relatar cuanto nos ha hecho una "presencia" en nuestras vidas.

    Buen trabajo, mantienes al lector pendiente.

    Buen finde

    ResponderEliminar
  11. Me encanta leerte porque sé que además de disfrutar con tu narrativa, siempre acabas sorprendiéndome con los finales. Estupendo también este! Enhorabuena, Mar!

    ResponderEliminar
  12. No imaginaba este final y me gustó mucho, siempre me sorprendes y eso está muy bueno, buen fin de semana, saludos, PATRICIA F.

    ResponderEliminar
  13. Uma grande história você nos trouxe, muito boa gostei. Obrigada pela partilha!

    Continuação de boa semana.
    Beijos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS