Cuatro esquinitas

 


Cuatro esquinitas

—Cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro angelitos guardan mi alma —Sofía dejó de rezar, para mirar a la mujer que, con aquella cara cubierta de arrugas, la escuchaba con los ojos cerrados —abuela, ¿por qué tengo que rezar esto todas las noches?

—Por qué cuando uno duerme, los demonios se aprovechan de los cuerpos y pueden llegar a poseerte y luego ya nunca jamás serás dueña de tu mente.

—¿Entonces los demonios son malos?

—Sí, muy malos, están donde menos se esperan, reza siempre, sé buena.

—¡Abuela!, ¿En algún momento fui mala? ¿Es por eso que mi mamá no me quiere?

—Tú no fuiste mala, te salvé del demonio, aquí conmigo estarás a salvo. Ahora acaba la oración y ponte a dormir.

La anciana cerró de nuevo los ojos mientras la niña continuaba con su rezo y se recostaba.

Salió de la habitación y miró por las ventanas, llevaban en aquella casa dos años, los vecinos apenas la conocían y a la niña menos, por el momento no la dejaba salir.

Al dirigirse a la cocina pensaba en el buen trabajo hecho. Había salvado a un angelito de las garras de demonios malignos. Además, los años pasaban y la soledad no le gustaba.

Preparó una manzanilla y mientras el agua hervía, comprobó que todas las puertas estuvieran cerradas, miró de nuevo a través de la ventana de la cocina, y observó al cotilla de su vecino, un drogadicto que buscaba cualquier ocasión para robar y proveerse de esa adicción que lo dominaba. Allí estaba de pie mirando hacia la casa, mientras el asqueroso perro hacía sus necesidades.

Al otro lado de la acera, un pederasta reconocido se sentaba en el porche amparado por la oscuridad, intentando ver a través de alguna ventana a algún indefenso niño. En la casa contigua una joven abría la puerta al vecino de dos casas más abajo para ofrecerle un servicio que por su juventud estaba segura, de que lo cobraba bien.

Mientras observaba se sentía orgullosa de haber elegido aquel barrio, todos tenían algo que ocultar y ninguno la molestaría.

Se fue al salón con la infusión, para recostarse en el sofá y poder ver un poco la televisión.

La noticia que estaba saliendo en ese momento, era la de todos los días. Unos padres suplicaban por una hija raptada. En sus caras se podía notar la angustia, la tristeza, el miedo y mucho dolor al enseñar la foto de aquella pequeña.

—¡Abuela!, ¿Por qué salgo en la televisión?

Cuatro esquinitas



Comentarios

  1. Wow que relato!!! Me dejaste pensando.

    ResponderEliminar
  2. Hola! me gustó muchísimo, esta claro que los demonios muchas veces se esconden tras caras amables. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. No hay más demonio que el ser humano.

    ResponderEliminar
  4. Hola, me has dejado muy intrigada, ansio saber más de la historia y, por supuesto, tener un final.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. Genail relato te deja impactada. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  6. Todo un señor relato, me ha dejado pasmada. Primero mi susto era por ver las cosas absurdas que la religión enseña, infundiendo temores. Pero el final!
    Un inmenso abrazo Mar!

    ResponderEliminar
  7. story about the past with questions without answers....
    great story.... thank you for sharing...

    ResponderEliminar
  8. Este relato tuyo da miedo, mucho miedo. Me ha encantado la forma en que lo has escrito y al final nos sorprendes con ese giro final que desconcierta y te das cuenta de la terrible historia que hay detrás. Me encantó el título también. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Me gustan tus historias porque siempre me sorprendes con los finales, siempre son inesperados, muy bien contada, me genera la angustia de pensar en esos padres desesperados y en esa pequeña que se está perdiendo la vida encerrada, muy buena historia.
    te dejo una invitación por si te inspira escribir sobre una propuesta que tenemos en nuestro blog, un abrazo. PATRICIA F.

    https://somosartesanosdelapalabra.blogspot.com/2022/11/quando-spunta-la-luna-marechiare.html#comment-form

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.