Sígueme



 Sígueme

El aire desapareció mientras el suelo parecía gelatina a punto de engullir un cuerpo en unos segundos. Intentaba mantener los ojos abiertos mientras luchaba por abrir la boca con la intención de gritar. Tan pronto tocó asfalto, se dio cuenta de que una feroz luz se introducía en sus ojos y en segundos, como si de una película se tratase, rememoró toda su vida.

Mientras los fotogramas pasaban, se daba cuenta qué había hecho más mal que bien, a pesar de ello tampoco había sido una persona tan horrible, aunque si reconocía que en algunos momentos la envidia ganaba un espacio importante en algunos de sus hechos.

Notaba calor y frío, por momentos parecía arder en los confines de la tierra y luego se templaba y comenzaba a tiritar intentando buscar un poco de calor. Hasta que notó una mano cálida tocando su pecho. Intentaba mirar y un resplandor negro de una figura inerte le obligaba a mantenerlos cerrados susurrando que le siguiese. Sin embargo, una figura iluminada con tonos blancos de distintas magnitudes, le invitaba a seguirlo.

Tenía que tomar una decisión, el tiempo apremiaba y en sus manos estaba decidir si seguir a uno u a otro. No era un gran creyente, sin embargo, allí estaba decidiendo qué luz seguir. O eso creía, que eran ángeles, uno bueno y otro ruin, ambos luchando por llevárselo a saber con qué propósito.

El de la luz brillante era hermoso, transmitía esa paz que se busca en la tierra de los vivos y que pocos encuentran, en especial cuando su existencia no es perfecta. El de la luz negra tenía una mirada cautivadora, esa mirada que él mismo había utilizado en algún momento para aprovecharse de alguien que tenía algo de su interés.

El suelo parecía engullirlo y le obligaba a tomar una decisión rápidamente antes de desaparecer en un infinito de nadie. Su mente intentaba apurar los pensamientos, las decisiones, quería mantener la cordura para poder tomar la decisión adecuada.

Jamás había pensado en el cielo o el infierno, de haberlo sabido antes, ahora estaría preparado. Una gran descarga sacudió todo su cuerpo y aquel corazón parado comenzó a latir levemente. Notó como un flujo de aire entraba en sus pulmones y aquellas dos luces desaparecieron.

La próxima vez tendría la decisión tomada antes de llegar al suelo.

Sígueme



Comentarios

  1. Muy buen relato, lleno de tensión. Menos mal que hay segundas oportunidades. ¡Me encantó!

    ResponderEliminar
  2. Llegado el momento, me encomendaré al primero que llegue.:)

    ResponderEliminar
  3. Agree with story that we should think twice before make decisions....
    Interesting story to read.

    ResponderEliminar
  4. Ahora sí que sentí miedo. Qué relato! Y qué final. Buenísimo Mar! Un gran abrazo 💐

    ResponderEliminar
  5. Genial relato me sorprendió . Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  6. Genial relato me sorprendió . Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Guau! Cómo me has mantenido en vilo.
    Me ha gustado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Tanta tensión en las palabras que no pude dejar de leerlo y releerlo. Muy bien logrado.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  9. Me encantó tu relato, mucha tensión en el momento más difícil, pero tuvo una segunda oportunidad.
    Me gusta mucho, un abrazo, buen comienzo de semana. PATRICIA F.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.