Uno de noviembre

 


Uno de noviembre

—¡Buenos días, cariño! ¿Sabes qué día es hoy?

—¡Pues claro!, llevo todo un año deseando que llegase este día.

Él preparaba el café, mientras ella se disponía a tostar el pan. Colocaron la mesa con zumo, mantequilla, mermelada y se miraron tan apasionadamente que daba la impresión, que el tiempo se detenía atraído por aquella pasión que se profesaban el uno al otro.

Se sirvieron el café, pensativos. Untaban el pan con delicadeza, como si estuviesen poseídos por un amor de otra dimensión.

—He estado reflexionando, tendríamos que hacer algo, para que este día no fuese monótono. —Él miraba su tostada y bebía un poco de café, haciendo una pausa para observar la reacción de ella. —¿Qué opinas? ¿Crees que podemos sortear la rutina y hacerlo inolvidable?

—Justo he pensado lo mismo, tenemos que ser creativos, mejorar y probar cosas nuevas, ideas que nos puedan ofrecer una satisfacción que sea inolvidable.

Se levantó y se acercó a su amado para acariciarle el pecho y besarlo.

—¡Pues, si estamos de acuerdo!, hagamos que este día sea el comienzo de nuevas aventuras, pongamos nuestra imaginación en marcha y dejemos atrás esa tradición de hacer siempre lo mismo, y de la misma manera.

—¡Bien! ¡Estoy de acuerdo!, deseo con ansia que llegue la noche. Te deseo que tengas un buen día, cuando vuelvas te tendré preparada una sorpresa que estoy segura, de que te hará muy feliz, ¡perdón!, que nos hará muy felices.

El día fue demasiado largo para él, imaginaba esa noche. Recordaba las anteriores de los cinco años que llevaba casado con la única mujer que lo comprendía, que disfrutaba con sus tradiciones, que no le importaba cambiarlas para hacerlo feliz, que sería capaz de todo, para que ambos disfrutasen de la noche mágica, se acaloraba deseando que la jornada terminase.

Cada año llevaban a cabo un ritual que les hacía vibrar y olvidarse de que eran humanos, la bestia ocupaba esa humanidad y nada ni nadie podía oponerse a los deseos que surgían una noche al año.

Una noche en la que la lujuria, creaba ese deseo carnal incontrolable, la búsqueda de un pacto de amor enfermizo que les hacía ser cómplices en lugar de infieles.

Ella le envió una foto provocativa. Él la estuvo contemplando durante largos minutos. Sí, le gustaba, era distinto a lo que hacían ese día. Sentía que el tiempo no pasaba, que las horas se detenían y a cada minuto el deseo se hacía cada vez más irrefrenable.

Los años anteriores no se arriesgaban demasiado, aunque disfrutaban del momento. Sentía que ese año sería muy distinto, miraba la foto y veía que el miedo los haría estremecerse hasta el éxtasis.

La hora de salir, al fin, fue real y se lanzó a la aventura. Con las mejillas sonrojadas, el corazón a mil por hora, las rodillas flaqueando y los ojos brillando, llegó al destino.

Y allí estaba ella, abriendo los brazos para recibirlo. El único día que podía estar con ella, un día al año que dejaba que la amase. Esta vez ella estaba en su terreno, el cementerio municipal.


Uno

Comentarios

  1. Me encanto esta historia tan romántica y algo oscura. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  2. Genial relatan tan romántico . Te mando un beso. https://enamoradadelasletras.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Genial relato tan romántico, te mando un beso. https://enamoradadelasletras.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Oh, pobres! Separados por la muerte pese a la pasión que sentían.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Una unión que ni la muerte a logrado separar. Esto invita a nueva legislación.

    ResponderEliminar
  6. Genial, tengo que decir algo que acostumbro cuando te leo, Mar: no me lo esperaba.
    Un abrazo grande 💐

    ResponderEliminar
  7. brrr this ending is scary. romantic byt scary

    ResponderEliminar
  8. unfortunately .....sadly...

    # Have a great day

    ResponderEliminar
  9. Hola Mar, un relato muy acorde con las fechas. Creo que acá en México no nos impresiona mucho la idea de encontrarte con tu ser querido en el cementerio porque cada año así lo celebramos. Hay fiesta en estos sitios, la gente lleva comida y bebida y "departen" con el difunto, sin tristeza solo alegría. Tu relato sugiere algo más sensual y carnal obviamente. Me gustó mucho y daría todo por estar de voyeur para ver qué hacen esos dos jajaja. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. me gustó liviano y diferente No me lo esperaba

    ResponderEliminar
  11. Hola, me gustó mucho tu relato, me esperaba un final algo distinto, pero este también me ha gustado, deseando poder leer el próximo.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  12. Muy buena historia, realmente me sorprendiste porque ese final no lo imaginaba, muy buena realmente,
    Un abrazo y buen fin de semana. PATRICIA F.

    ResponderEliminar
  13. Hola hola!!
    Me ha encantado ese toque un poco dark que le has dado
    Un besote desde el rincón de mis lecturas 💕

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.