La anciana y el pájaro

Había sido una mujer activa, durante años maestra en el pueblo vecino, algunas temporadas participaba como escritora en el periódico local, en general toda una vida entre letras, su tiempo libre lo dedicaba a viajar, conocer mundo, otras culturas que le aportaron sabiduría y conocimiento. Casi un siglo llevaba en este mundo, cien años bien aprovechados, había hecho todo cuanto deseaba.

Ahora cerca del siglo, estaba sola, llevaba cinco años en aquella casa, de la habitación a la cocina, de la cocina al salón y del salón al baño, y vuelta a empezar.
En el sofá donde todas las tardes se sentaba podía ver desde la ventana un gran árbol, en verano le proporcionaba sombra, en invierno le daba un poco de vida a aquella solitaria habitación.

Se recreaba mirando como el viento movía las ramas, que seguro tendría más años que ella. Un día la rutina cambio, sobre el alféizar de la ventana se posó un pájaro, la cabeza era de color amarillo, las puntas de las alas de color naranja, su cuerpo de un color tostado. 

El ave cantaba mirando a la anciana, luego saltaba sobre sus patitas o hacía alguna voltereta en el aire.
La mujer lo miraba mostrando una leve sonrisa en su cara ajada por el tiempo, no quería moverse por si asustaba a su nuevo amigo. 
Aquel pájaro todos los días a la misma hora se acercaba a la ventana para hacer feliz a aquella anciana.

Otro día dejó un poco abierta la ventana, el pájaro primero se posó en el alféizar, luego con algo de temor introdujo su cabecita por la parte abierta para ponerse a cantar. Ella lo miraba feliz, llevaba mucho tiempo que aquellos ojos no mostraban las arrugas de la risa, de la felicidad, aquel pequeño le estaba ofreciendo una distracción un cambio de rutina.

Al día siguiente, volvió a abrir la ventana, el pájaro ya más osado, entró y se posó en el regazo de la anciana, desde allí cantó y bailó para ella.

Fueron amigos durante muchos meses, hasta que un día el pájaro no volvió. La mujer buscó a su amigo, unas lágrimas corrieron por los surcos de su cara, la noche se acercaba, ella seguía en aquella ventana rezando para que no le hubiese pasado nada a su pequeño cantor.

Durante dos meses estuvo preocupada, le rogaba a Dios que su pequeño amigo estuviese bien, pedía que fuese feliz en cualquier campo que disfrutase de la libertad.


Una tarde escuchó un canto que reconoció al momento, allí estaba su buen amigo, esta vez venía acompañado de pequeñines, todos entraron y le cantaron a la anciana que ya nunca más estuvo sola.

.


Comentarios

  1. hola guapa, pero ... QUE BONITO, este post está genial, a ver, siempre me gustan mucho tus post con relatos, pero este me ha parecido super tierno con el pajarito que visita a la anciana y la anciana que reconoce al pajarito, a mi me pasaba algo parecido pero con un perro, que bonito. Quiero más, es realmente maravilloso dentro de lo malo de la soledad.

    ResponderEliminar
  2. Ohhhh vaya relato precioso! Por un momento he temido por la vida del pajarito, pero ya veo que todo tiene un final feliz!!!! Un besote!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado la historia, la verdad que es bastante tierna todo, la naturaleza y el ser humano están conectados, solamente tenemos que aprender a valorarla y a cuidarla, pajarito visitando a una anciana, es realmente increíble el relato

    ResponderEliminar
  4. De los relatos que he leído hasta el momento este es uno de los que ha despertado en mi una mayor ternura. Me parece preciosa la relación que nace entre el pájaro y la mujer y como se hacen compañía. Gracias por compartir, un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Pero que relato más tierno, en serio. No se si es porque justamente lo leo cuando esta semana hemos rescatado a uno polluelos, pero es que me has tocado la fibra.
    La vedad es que la soledad es una de las peores cosas de la vida, y que poco valor le damos al poder estar rodeados de seres que amamos (hablo de la sociedad en general).
    Así que, además por la gran carga de ternura que tiene el relato, me quedo también con un gran mensaje. La soledad no podrá atraparnos si dejamos entrar aunque sea a esos pequeños seres (ya sean pájaros, gatos, perros...), que con un solo su presencia, pueden hacer sentirnos los seres más afortunados.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Bonita historia la que nos traes en esta ocasión. El amor que profesa una mascota u otro animal que haga su mismo papel a una persona siempre resulta misterioso e increíble. La fidelidad que se demuestran mutuamente, animal y humano, a veces no sucede entre miembros de la misma especie y es todo un misterio. Me ha encantado el final feliz. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Que relato más bonito y tierno a la vez. La soledad a veces nos saca mucha facturas y no nos permite valorar los pequeños detalles que nos regala la vida para que no estemos tan solos del todo.

    ResponderEliminar
  8. Ohh qué historia tan tierna. La conexión con los animales puede llegar a ser algo increíble. A mi me fascinan cada día más. Me ha enternecido muchísimo tu historia, muy bonita.
    Besazos

    ResponderEliminar
  9. La soledad es ese gran mal de nuestros mayores, hay veces que por circunstancias tiene que ser así, otras bien se podría arreglar pero los familiares no mueven un dedo...Menos mal que encontró distracción y compañía si puede llamarse así a la familia de pajarillos, bss!

    ResponderEliminar
  10. Que bonita historia, muy tierna, la vejez a veces puede ser muy solitaria para algunas personas de la tercera edad, dicen que la juventud se pasa rápido pero la vejez a veces se hace lenta, al menos estas avecillas le daban una alegría a esa mujer anciana.

    ResponderEliminar
  11. Hola guapa, desde luego tienes un repetorio versatil ya que muchas veces no se como acabaran los relatos, en este caso predomina la felicidad y la esperanza, almenos eso es lo que me ha trasmitido la llegada de los pajaros para acompañar a la anciana! muy bonita la historia! besos

    ResponderEliminar
  12. el tema de la soledad de las personas mayores es un tema que em preocupa bastante y que llevo muy mal, la verdad pero este texto me ha parecido súper bonito y tierno. Te lo he dicho mil veces, pero me encanta como escribes!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

¿Podemos hablar?

Sorteo: Te estaré esperando

Acariciando el alma

El cuadro

La mujer de mi vecino