Adán y Eva

El campo estaba hermoso, era primavera, las ramas de los manzanos doblaban bajo el peso de la fruta. Adán, paseaba por aquel manzanar, se sentó a la sombra del manzano más frondoso, desde allí, la vería pasar. Todos los días Eva, iba al río a bañarse, pasaba por delante del manzano mirando disimuladamente a aquel hombre que la seguía con la mirada.
Adán, pensaba que era una mujer fascinante; a pesar de no tener con quien compararla; su figura esbelta se pavoneaba delante de él, lo miraba de reojo, le dedicaba una leve sonrisa. 

Adán, también le sonreía, sin que ninguno de los dos se atreviese a decirse nada.
Eva, creía que el hombre era atractivo, tenía buen cuerpo, una sonrisa encantadora, le parecía absurdo el no hablarse, pues no había visto que hubiese nadie más en la zona, se dijo que, al día siguiente, le diría algo.

Adán, mientras miraba como ella se alejaba camino del río, decidió tomar la iniciativa y seguirla, Eva, se dio cuenta, camino con más garbo que nunca, se dio la vuelta, le miro dedicándole una sonrisa picarona. Él, se sintió alagado, algo había conseguido, ella le había allanado el camino para el primer contacto. Adán, se acercó y le regaló una manzana, Eva la cogió en la mano, mientras la comía, se miraban a los ojos, ambos descubrieron que no hacía falta que hubiese nadie más, a ella le gustaba él y a él le gustaba ella, se metieron al río a bañarse y se besaron apasionadamente.

Así comenzó una historia de amor entre dos personas que habían llegado a aquel manzanar sin saber cómo ni para qué. Habían decidido que, ya que estaban allí, y se gustaban, estarían juntos, comenzarían su propia historia para que fuese recordada por todo aquel que llegase detrás.

Sabían, que esa historia, se contaría de distinta forma, unos echarían la culpa a Adán, y otros a Eva, ellos estaban convencidos de que no habían tenido la culpa de nada, allí estaban, se habían enamorado y, si ese había sido el motivo de su encuentro en el manzanar, les gritarían a las generaciones siguientes que ellos habían logrado que existiese el amor. 





Comentarios

  1. Hola. Es verdad que está historia se narra de diferente formas. Me gusta cómo lo interpretas. Dos personas enamoradas que inician una vida juntos sin saber qué le depara el futuro. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola! no tenia ni idea que el relato de Adan y Eva tenia diferentes versiones. siempre he escuchado, leído o visto esta misma historia pero el relato siempre ha sido el mismo

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Pues me ha encantado esta versión en la que es Adán que le da la manzana a Eva, y además que no fuese un dato relevante, sino que lo que importase solo fuese el amor.
    La verdad es que no soy creyente, por lo que la historia digamos "original", la veo más como un cuento, como todo lo relacionado con el tema, lo que sí admito que siempre me ha chirriado el hecho de que en la historia que ha trascendido fuese precisamente Eva, la "mala" de la historia, en lugar de centrarse en lo que has dado tú hoy importancia, el amor, el inicio de algo, en este caso, según ellos, de la humanidad.
    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Hola, me ha encantado esta versión, que es totalmente distinta y mucho más romántica y bonita que la original. Es muy mi estilo de lectura y si no te importa, me la voy a copiar en uno de mis cuadernos, porque en ciertos momentos creo que me apetecerá releerla.

    ResponderEliminar
  5. Oye mira, yo que soy agnostica tirando a atea, prefiero esta historia a la que nos cuentan de siempre, que realmente es machista! siempre la mujer culpable de todo y de seducir al pobre hombre... en fin, me quedo con esta! besos

    ResponderEliminar
  6. Tantas veces que he escuchado esta historia pero me gusto muchísimo la narración y el tono que le diste. No sé, esta historia me pone en conflicto porque pone a la mujer como el centro de todo lo malo, y no se le perdona y hasta la fecha se le sigue castigando, me es muy irónico que en una religión que habla mucho sobre el perdón, le da la espalda a esto

    ResponderEliminar
  7. Hola,
    Me ha gustado mucho tu versión, mucho más bonita. Sin tantas culpas y malas vibras. Si es que hay que mirar que algunas historias no tienen por qué ser tal y como nos las cuentan.
    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Se pusieron de moda hace tiempo los retellings, otra forma de ver las historias más clásicas y sin duda esto me ha parecido un retelling bíblico mucho más amable que la historia que ha pasado de generación en generación, bss!

    ResponderEliminar
  9. Una historia bíblica a la que tú has sabido darle otro color y otra entonación. Para los cristianos la manzana tiene un significado y sin embargo tú, has dado colorido a una historia tan real como humana.

    ResponderEliminar
  10. Hola, sin duda me ha encantado la historia. Es una versión mucho más dulce y romántica que la original que nos cuentan. Prima la sensación del amor y se asemeja más a la de dos personas humanas no tan mítica. Muchas gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

El jardín de Dondiego

Noches Felices

El espejo

El músico