Ansia de deseo


Una tarde de diciembre, Matilde, había decidido viajar en coche, deseaba tener un día para ella, pensar, decidir qué hacer con su vida, que decisión tomar, buscar una solución.

Viajaba sola, dentro del coche se escuchaba el ruido del motor, y, el ruido de los coches con los que se cruzaba, no había querido poner la radio, ni música, y había apagado su teléfono.  Quería silencio, para poder ordenar todos sus pensamientos.

Días atrás, había llegado pronto a casa, y había encontrado a su mejor amiga con su marido, ambos estaban en su cama, retozando, sudorosos, gimiendo de placer.

Se quedó en la puerta mirándolos, ellos, ajenos a su presencia, continuaban con su amorío, durante más de 20 minutos, allí estuvo, mirando a su marido, haciendo algo que nunca había hecho con ella, diciendo palabras que jamás le había oído, besando y acariciando a su mejor amiga, haciéndola disfrutar, como ella nunca había disfrutado.

Por un momento, sintió celos, en lugar de dolor, sintió envida, de no ser ella, la que estuviese en esa cama, de no ser ella, la que hiciese que su marido disfrutase tanto.

Se estaba sintiendo incomoda por la situación, y salió de la casa con sigilo, no quería que ellos supiesen que los había visto.

Al día siguiente, metió algo de ropa en una maleta, algunas de sus pertenencias, y salió en el coche rumbo a saber dónde.

Conduciendo pensaba en aquellos dos amándose, y se sentía molesta, pues no era dolor, más bien era desilusión, querría haber sido ella. Necesitaba ese momento, necesitaba sentir que ella también era capaz de hacer y sentir todo aquello que había visto.

Se paró en un motel y buscó un hombre de su gusto, que estuviese de buen ver y se insinuó. Acabaron en aquella habitación, y ella desplegó toda su feminidad, se desinhibió y disfrutó de aquella tarde como nunca en su vida lo había hecho.

Al día siguiente, condujo su coche hacía casa, con la música puesta, con una sonrisa en la cara, y cuando entró, su marido, enfadado, le preguntó dónde había estado. Ella, lo agarró por la pechera, lo acercó a su cara, lo besó apasionadamente, y le hizo el amor sobre la encimera de la cocina.

Desde este enlace, puedes leer la segunda parte de esta historia Ansia de deseo 2

Comentarios

  1. La verdad que mientras leíamos este texto no sabíamos que iba a ser así por lo que nos ha llamado mucho la atención. Muy buenas palabras en este pequeño relato. Siempre es un placer leerte!

    ResponderEliminar
  2. Vaya, me sorprendió el giro al final de la historia, pensé que no regresaría a su cas después de esa escena en su habitación, me he quedado con ganas de saber que pasará luego.

    ResponderEliminar
  3. ¡No de coña!
    De primeras si sería la que no monta escandalo y se larga sin decir que lo he visto. Me largaría tranquilamente una temporada y que se las apañe con la casa, los niños los gastos y demás.
    Luego volvería por mis hijos pero con el nada de nada.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestros comentarios, se está preparando la segunda parte, en breve la podréis leer.

    ResponderEliminar
  5. Holaa
    Me ha sorprendido muchísimo tu relato el giro del final es total! Vamos que me he quedado muerta jajaja Me he quedado con unas ganas locas de saber más sobre esta historia.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    El relato admito que es bueno, vamos en su forma y como te expresas, sin duda sabes como enganchar al lector, pero vamos.. me encuentro a una amiga con mi pareja/marido, y vamos.. No armaría ningún cirio, sencillamente sin decir ni mu cogería mis cosas y me iría.
    Para mí, las infidelidades son imperdonables, así que tampoco se me ocurriría "pagarle" con la misma moneda aunque solo fuese para saciar mi despecho.
    Lo dicho, el relato es bueno, pero no he empatizado mucho con la protagonista.
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa
    Wow pues no me esperaba un final así, que giro! Y la verdad es que en general es un relato sorprendente y cargado de fuerza y pasión
    Me ha gustado mucho!!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué le motivó a volver? Todo parecía bien, despechada, vengándose, preparada para no volver...y menuda vuelta de tuerca que da la historia. Me pasaré a leer la segunda parte, a ver cómo termina todo, bss!

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa, pues me ha gustado el giro que ha tomado la historia! no se como actuaria yo en una situacion asi pero desde luego me ha gustado como lo ha hecho ella, al final quiza las cosas tienen la importancia que le damos, incluso una infidelidad! besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

La gata salvaje

El cementerio de las almas buenas

Volar

12 metros