Libertad de Movimiento


Cuando me explicó que tener libertad de movimiento, no era lo más importante, supe que todo lo que tenía que hacer, era escuchar con atención, y darle la vuelta a todo lo que desde un principio creía que era la vida que siempre había querido.

Durante mucho tiempo dedicaba mi vida a vivir sin más, dormir, comer, trabajar, divertirme, hasta que descubrí que además de poder hacer todo eso, había otras formas de vida que sin querer estaban condicionadas.

Dedicar tiempo a otros, que creíamos, que no eran tan afortunados, dio un giro a todo lo conocido, descubrir que otras personas con movilidad reducida, podían decirme algo, me parecía imposible, pero así era, dedicar 5 horas a la semana, a centros donde ayudaban a personas con algún tipo de discapacidad, me hizo descubrir que yo también tenía un problema, y era, que no daba importancia ni valoraba lo poco o mucho que tenía, creía que mi vida era perfecta, y la perfección no existía, se podría estar cerca, aunque creo que la mayoría estábamos muy lejos de conocerla.

Damos poco valor a acciones, sentimientos, palabras, al ¿Por qué?, al ¿Cómo?

Cuando llegamos a descubrir el ¿Por qué? y el ¿Cómo? nuestro mundo, nuestros pensamientos, y nuestra mente se liberan, y descubren que la vida es algo más que el simple hecho de estar ahí, es algo más que lo cotidiano, es algo más, que el simple hecho de existir.

Todo comenzó con un joven que lo había tenido todo, y por una fatalidad ajena a su forma de vida, se había visto imposibilitado.
En un principio deseaba desaparecer, no quería vivir de esa manera, no era la manera que él deseaba, no era lo que había esperado para su existencia.

Durante meses estuvo triste, muy triste, decaído, deprimido, y, no quería que nadie de su entorno, excepto su familia le visitase, no quería que nadie le viese así, sin movimiento, sin nada que poder hacer.  Los meses siguientes a ese fatal desenlace, los revivía una y otra vez, revivía todo lo que había pasado, esperaba que todo fuese un mal sueño, y sin más se despertase.

Aquel coche se había abalanzado sobre él, porque, la persona que lo conducía se había despistado, y, había estado luchando por su vida durante tres días, le había pesado esa lucha, pensaba que si hubiera sabido cual iba a ser el resultado, no le hubiese dedicado ni un minuto.

Estaba postrado en una cama, casi inmóvil, le parecía lo peor del mundo, los médicos le habían dicho que tenía muy pocas posibilidades, de poder levantase de aquella cama. Tras unos meses en aquel hospital lo trasladaron a un centro especializado, donde conviviría con otras personas en su misma condición.

No quería estar allí, él, no se sentía como aquellos otros, que a pesar de todo parecían felices, él, no lo era, no era feliz, no quería vivir así.
Con el paso de los meses su cuerpo se fue recuperando, comenzaba a tener movilidad, cada día un poco más, y, pronto volvería a ser el de antes. Durante esos meses también se daba cuenta que su mente cambiaba, se involucraba con aquellos compañeros, que por mucho que lo intentasen, la mayoría, no volverían a disponer de toda su movilidad.

Tenía el don de ser carismático, y producía un efecto tranquilizador en todos aquellos con los que compartía aquel centro, había comprendido que la felicidad estaba en cualquier parte, con cualquier persona, en todos los ámbitos de la vida, se podía encontrar lo más ansiado por todos, ser feliz.

Dos años hicieron falta para que él se recuperase, volvía a caminar, volvía a ser lo que había sido siempre, solo había cambiado su forma de pensar, tenía muy claro, que siempre que pudiese volvería a ese centro, y así lo hizo, durante 5 horas a la semana, dedicaba su tiempo a todo aquel que le necesitase, porque esas 5 horas, era lo más importante que podía hacer, porque, en algún momento otros habían dedicado su tiempo a él.


Comentarios

  1. Yo creo que el vínculo es el centro del bienestar humano. Depende de nosotros mantener esos nexos ahí donde se están desdibujando y crear nuevos. Siempre crear y dibujar puentes para que te encuentren y encontrar eso que te da ganas de vivir!

    ResponderEliminar
  2. Desde hace muchos años me planteo dedicar parte de mi tiempo a ayudar a los mas necesitados, porque creo que me enriquecería mucho como persona y aprendería mucho de ellos, pero al ser una persona muy empatica y sensible, creo que lo pasaría realmente mal, así que nunca acabo de decidirme a dar el paso, quizás lo haga tras leer tu entrada, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    A veces se trata de darnos cuenta de quienes somos a través de las cosas por las que pasamos, esto nos invita a pensar en como interactuamos con los demás y el valor de crear estas conexiones con otros . Excelente relato, saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola :)

    Muy buen relato que invita a la reflexión. En un momento como ese la fortaleza es grande. A mi me gustaría pensar que puedo ser fuerte para mi y mejor para otros. Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  5. Hola! Estupendo relato, sin duda da que pensar y nos hace reflexionar. Yo soy de las que piensa que nuestras vidas en particular y el mundo en general serian mucho mejor si dedicáramos parte de nuestro tiempo a otras personas que están más necesitadas, sin duda crearíamos vínculos más fuertes con los demás. Gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa, pues en la historia la vida le dio una segunda oportunidad al chico y este decidio aprovecharla para facilitarle la vida a los demas, me parece muy buena enseñanza, hay cosas que nos hacen cambiar nuestra forma de ver la vida y nuestra forma de comportarnos, algo asi esta claro que puede hacerlo y ser un buen desencadenante! besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

La gata salvaje

Volar

No olvides que te quiero

Dos dientes