Alma

Alma



Por momentos perdía la noción del tiempo, se evadía, pensando que aquello no podía ser real, sentía el inmenso poder del infinito moviéndose sobre aquellas nubes entre blancas y grises a las que todos querían llegar, solo unos pocos lo conseguían. Durante un tiempo tuvo miedo, aquella locura desenfrenada invitaba a abrir su mente a todo lo desconocido. Había retrocedido en el tiempo para adentrarse en aquel año que había olvidado, un año de temores que dieron un giro a toda su existencia, que el simple hecho de salir a la calle le producía una sensación de asfixia, de pánico que recorría cada una de sus extremidades hasta dejarlas paralizadas. Volver a ese año le causaba dolor, en su interior más profundo sabía que algo terrible se había apoderado de su inocencia.

Después de treinta años, haría un viaje a ese fatídico año, donde tendría que encontrar el motivo o los motivos de su depresión, de no poder afrontar el mundo, sentir en cada paso miedo, tristeza. Regresar a ese tiempo era como descender por la pendiente más pronunciada donde caías sin saber que pasaría al final. Permitir a un extraño hurgar en tus más profundos recuerdos era algo que nunca hubiese permitido, sin embargo, allí estaba hipnotizada, a merced de lo que pudiese descubrir.

Con la mente abierta, el cuerpo dormido, los ojos cerrados retornó a ese año que todo lo había cambiado, ese año del que no recordaba nada. Ahora estaba allí, sentía frío, escuchaba voces, de pronto apareció el silencio que duró unos segundos para regresar al dolor, al miedo. Su cuerpo se agitó sobre aquel diván, un sudor frío recorría su frente y sus manos, el traerla de vuelta era primordial, había llegado hasta el comienzo de aquella pesadilla, a partir de ahí el trabajo continuaba, sabiendo cual era, como había surgido el problema, se podría conseguir hablar sobre todo aquello que tanto pavor le daba. Hablar, contar, revivir era el primer paso para afrontar el horror, buscar la pureza del alma, describir el motivo revelado tras la sugestión.

Con los sentidos despejados, relató todo lo sucedido, el accidente, la muerte de sus compañeros de clase, el dolor, la paz mientras durante meses y meses aquel estado de coma la había sumido en un vegetal, sabía que después de ese momento el camino iba a ser largo, el paso inicial ya estaba dado, solo quedaba hablar y hablar de aquel año, recordar afrontando los miedos depositados en su memoria. Retomar su vida con valentía, añorar a los que ya no estaban, llorar si era necesario.

A partir de aquel día, en cada sesión su dolor se iba mitigando, su angustia desapareciendo, la tristeza se ausentaba, volvía a conocer el mundo sin miedo, el tormento desaparecía igual que la niebla en otoño.



Comentarios

  1. Hola! Hablar, compartir recuerdos e informar lo que sucedió ayuda a que el dolor sea más llevadero. beso

    ResponderEliminar
  2. Hola! primero, antes que nada, me encantan tus relatos ya que siento que me atrapan. Por otro lado, este relato cuenta algo que a mi me ha sucedido que es tener que recordar un pasado que que no quiero recordar.

    ResponderEliminar
  3. A veces un proceso terapéutico puede sentirse como un viaje, puede ser como explorar lo desconocido o como sumergirse en recuerdos nublados y tenebrosos, me ha gustado mucho la forma en que lo plantea este relato, como algo difícil pero necesario, y usualmente esa es la realidad, está genial. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola, empecé a leer y poco a poco me quedé atrapada en tu historia, esta escrita de tal forma que quieres saber más y más de qué pasará. Es cierto a veces
    es necesario hablar de lo que nos duele, sacarlo, llorar porque si no se hace luego ese dolor nos carcome por dentro. Luego de expresarlo uno se siente mucho mejor. Me gustó mucho tu historia :)

    ResponderEliminar
  5. Este microrrelato tuyo me gustó bastante, tienes una forma de narrar muy especial. Veo que tienes más, así que voy a pasearme por aquí leyendo los demás y seguramente también van a esta buenos. Me imagino que debe ser terapéutico escribir en estos tiempos. Sigue así, creando historias, muchas felicidades.

    ResponderEliminar
  6. Has conseguido ponerme los pelos de punta con tu relato. Opino que no hay que recrearse en el pasado, si no avanzar. Pero a veces es bueno volver a él, para ver las cosas con la perspectiva que solo te proporciona el paso del tiempo. Gracias por compartir, un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me quedo encandilada de la profundidad de tus relatos. Qué dolor tuvo que pasar, a veces compartir ayuda a superar ciertos momentos. Me has tenido enganchada de principio a fin.
    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    Como siempre me ha parecido un relato muy interesante. Consigues a través de tus palabras transmitir mucho y eso es importantísimo para cualquier escritor. Te agradezco que lo compartas con nosotras.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  9. Ya te lo he dicho en alguna ocasión: me gusta todo lo que logras trasmitir con las palabras. Algo muy admirable. A mi me cuesta expresar tantos pensamientos e ideas como tengo en la cabeza y dar forma de esa manera es algo envidiable.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Creo que todos deberíamos hacer alguna que otra sesión en un psiquiatra. Aunque estemos bien ,siempre hay algo que nos atormenta, algo no hablado, no resuelto en el pasado, sentido de culpabilidad de no haber hecho más....Y no puedes hablar con nadie. Tu relato es una buena muestra de ello. Me da que pensar. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué buen escrito! interesante y misterioso como a mí me gusta. Es difícil hablar y afrontar los miedos pero muy sano y necesario para poder superarlos...o por lo menos hacerlos pequeñitos.

    ResponderEliminar
  12. Hola!
    Me encanta lo que siempre transmites, da igual que sean buenas emociones o angustia, pero leerte siempre emociona
    Y menos mal que al final va logrando liberarse de ese dolor, hay esperanza y hablando las cosas pueden mejorar
    Un besazo

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola!
    Sin duda para poder hallar la solución a nuestros males, y más si son psicológicos, es necesario hacer un viaje interno para así poder hallar el origen de todo ello. Cierto que no debe ser nada fácil, pero es de suma necesidad.
    Celebro que la protagonista del relato, haya podido regresar de ese viaje renovada.
    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Hay determinadas situaciones de las que no sabemos salir solos y no debe dar vergüenza pedir ayuda. La hipnosis no está muy bien vista la verdad, pero has hecho que en este caso fuera la solución a 30 años de bloqueos, bss!

    ResponderEliminar
  15. Hola...
    Me ha gustado tu relato y me ha entristeciudo al verme medio reflejada.
    Busco desesperadamente alguien que pueda con mi mente y me ayude a hacer una regresion mental que es lo que hace la persona del relato y tiene agorafobia...A mi no me han muerto compañerps de clase gracias a Dios, pero si hay algo dormido que impide una vida normal... Como la de esa persona...El problema es ser muy consciente... No cualquiera entra en una regresion... Como lo envidio. BSS

    ResponderEliminar
  16. Siempre me ha dado much curiosidad la hipnosis como método para superar problemas emocionales, aunque no tengo ningún testimonio de algún conocido que haya pasado por ese trance y tenido resultados positivos en su tratamiento, muy buen relato.

    ResponderEliminar
  17. Hola!! me encanto este relato, me quede con ganas de más. Me gusta como escribes. No suelo leer relatos ortos, pero a lo mejor con los tuyos me animo mas a leerlos. Yo muchas veces he intentado escribir algo, pero nunca lo acabo y eso que no se me da del todo mal escribir. Un Saludo!

    ResponderEliminar
  18. Hola guapa, este relato me ha hecho pensar en todas las personas que se pueden sentir asi, me ha parecido de lo mas revelador y mas viendo como evoluciona tu relato! me ha dado curiosidad y me ha tenido pegada a su final, como siempre es un placer leer lo que escribes! besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Acariciando el alma

Un minuto del día

El cuadro

Abuelo

Venta de libros de segunda mano