Luna negra

Luna negra


Los días siguientes a la noche más terrible de su existencia su yo interior le carcomía, lo devoraba, disputaba una lucha continúa intentando olvidar el mal que le había ocasionado a aquella joven que seguramente ni se acordaba de todo lo sucedido.

Todo comenzó como un juego entre un hombre y una mujer que se acaban de conocer, el tira y afloja de ella, la insistencia de él, la complicidad sin malicia. Demasiadas copas para ella que la dejaron inconsciente, un hombre con todas las letras jamás se hubiese aprovechado de esa condición, a él le faltaban muchas letras para ser un hombre, su instinto de animal surgió cuando la vio tumbada en el asiento trasero del coche, indefensa, la contemplaba observando su rostro hermoso, su falda algo subida dejando ver los muslos bronceados por el sol, su camisa apretada contra sus pechos permitiendo intuir lo que ocultaba. Su nivel de alcohol no le dejaba pensar, se sentó a su lado acariciándola, hasta que sucedió lo que nunca hubiese hecho en una situación considerada normal, mientras jadeaba apretando su cuerpo, ella abrió los ojos, en ellos pudo ver esa mancha en su iris en forma de media luna negra, parecía quererle decir algo, no pudo, se volvieron a cerrar sumergida en lo que podía considerarse un leve coma etílico.

La dejó allí en su coche, arreglándole la ropa, dándole un beso en la frente como si quisiese exculpar lo que había hecho. Tan pronto el veneno desapareció de su sangre se daba cuenta que su actitud lo mortificaba, era una buena persona, eso creía, ahora dudaba de sí mismo, notaba una maldad oculta que intentaba mantener a raya, perversidad que despertó en el momento menos oportuno, para aprovecharse de la inocencia de un cuerpo inmóvil. Cuatro días llevaba viendo aquella luna negra, recordando que aquel acto no le producía placer, lo único que sentía era asco de sí mismo, de su actitud, de aquel proceder que en otras circunstancias nunca hubiese llevado a cabo.

Viviría con esa culpa eternamente, ya nunca podría mirar a la luna, siempre le recordaría aquellos ojos que le acompañarían a lo largo de su penosa existencia, clamaba al cielo rogando que ella no se acordase de lo sucedido, él llevaría la pena de los dos durante toda su vida.



Comentarios

  1. Hola guapa, joer que historia mas dura esta! no se si es lo mejor que ella no recuerde...pero desde luego lo suyo es que el sienta la culpa cada dia de su vida... creo que esto ocurre muchas veces y como bien dices, le faltan muchas letras para ser un hombre! besos

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa
    Uff este relato es de los duros! Siempre consigues transmitir mucho y aquí este sentimiento de culpa traspasa la pantalla y llega a pesar en el corazón.
    Una historia muy dura
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Hola! Un relato corto, pero que impacta, y tristemente es algo que sucede más de lo que debería pasar, que es NUNCA. Me ha gustado bastante! Un besote grande!

    ResponderEliminar
  4. Se me han puesto los pelos de punta. Vaya historia. Por desgracia, hoy en día ocurren este tipo de cosas más de lo que sabemos. Me parece que es algo que está de actualidad. Quiero creer que los bárbaros que actúan así tienen esos remordimientos que describes. Sin embargo, en muchos casos no es así.

    ResponderEliminar
  5. Hola, me he quedado impactada con la historia y una sensación de tristeza. Sí que sabes transmitir con tus palabras. Una realidad que sucede a muchas personas lamentablemente pero realidad que existe, ese tipo de personas definitivamente son despreciables :/ muy bien descrito en tu relato.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Pfff, un relato de esos que no puede dejar indiferente a nadie, ya no solo por lo bien escrito que está, porque como siempre sabes hacer que nos quedemos pegados a la pantalla, pero en esta ocasión, admito que lo que me ha hecho poner los pelos de punta es pensar en ella, y en todas esas chicas que por desgracia son violadas.
    Seré dura, pero me alegro que pese sobre él esa desdicha, aunque si por mi fuese, no vería jamás esa luna de nuevo. (No me refiero a quitarle la vida, sino a pagar con ello encerrado más ese peso sobre su espalda).
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Hola,
    Me ha gustado el relato. Creo que llevas muy bien la capacidad de que nos compadezcamos del maldito, aunque deseemos que le vaya mal el asunto. Hay que tener mucho manejo para que se transmita esa sensación a través del texto. Muchas gracias por compartirlo con nosotras.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  8. ¡Me encantó! Deberías escribir una novela. Me hubiera gustado leer un poco más, pero esto esta perfecto.

    ResponderEliminar
  9. Hola! Ciertamente este relato es algo diferente, lo que me gusta mucho, ciertamente tocará algunas sensibilidades, y muestra un aspecto interesante de la culpa, ha estado genial!

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa!
    Qué bueno el relato!!! Consigues transmitir las emociones y pensamientos muy bien lo que permite conectar con la historia. El sentimiento de culpa está muy marcado y llega directo! Me gusta que hayas introducido el elemento de la luna para recordar de por vida esos remordimientos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Esta historia me ha dejado tocada, ojalá no sucedieran hechos como los que describes en el relato.
    No he sentido empatía con el protagonista masculino y ojalá esa luna negra le acompañe mucho tiempo.
    Gracias por compartir, un abrazo

    ResponderEliminar
  12. hola guapa, uf, la verdad es que es un post que a mi personalmente me toca, soy muy sensible y prefiero no leer cosas con tanto sentimiento, porque me pongo muy dentro y lo paso mal, pero eso significa a su ve que lo has escrito estupendamente porque te metes de lleno y transmites los sentimientos, genial.

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué historia! Por desgracia creo que sigue ocurriendo más de lo que pensamos y el alcohol sigue siendo la excusa para sobrepasarse.
    Él pagará esa culpa eternamente, pero qué menos ¿no?. Una historia que no deja indiferente a nadie.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. ¡hola!
    Con este relato has conseguido transmitir muchísimo. Te felicito. Es una pena que aún sigan sucediendo estas cosas. Es uno de los relatos más duros.

    un besote

    ResponderEliminar
  15. Aunque tu relato sea ficción, me da mucha pena poder extrapolarlo a la realidad con los casos de violación que se ven de vez en cuando en las noticias...Aunque por lo menos parece que tu personaje se arrepintió, bss!

    ResponderEliminar
  16. Siento que es una historia que relata nuestra realidad, lo que se vive todos los días y no sé hace nada por cambiarlo, pero es bueno saber que al menos en la historia el hombre recordara rec siempre el daño que hizo q esa persona aunque probablemente eso ella no lo sepa

    ResponderEliminar
  17. Que potente relato, viendo desde el otro lado del abuso con todo y su arrepentimiento no podemos permanecer indiferentes. Poderoso y a la vez conmovedor. Ojalá que algún día pasarse de copas no sea motivo de que una mujer pueda ser agredida. Me encanta tu manera de escribir. Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Hay un punto en que el exceso de alcohol puede llevar a hacer cosas que no se quieren y que lamentablemente son irreversibles pero eso no lo justifica es una violación

    ResponderEliminar
  19. Siempre me dejas con ganas de más con tus relatos, desde luego este relato no deja indiferente, me he quedado fría leyéndote, nos podemos hacer una idea de como puede estar esa chica, por desgracia hoy en día también pasa, ojalá no se maltratara... una historia dura que ojalá el tenga su merecido.

    ResponderEliminar
  20. holaq cariño!!!
    Vaya historia mas dura que nos traes esta vez!!! La verdad es que no estaba aacostumbrada a esto pero me gusta. Te mueves en todos los generos y escribers muy bien. Yo creo que podrias escribir un libro. Hacia tiempo que nadie me impesionaba como tu. BSS

    ResponderEliminar
  21. Que situación nos pintas esta vez, cosas que a veces pasan por el exceso del alcohol, y que a veces se quedan grabadas en la mente.

    ResponderEliminar
  22. Cuándo aprenderá la gente a beber. Malditas borrachas y borrachos.

    ResponderEliminar
  23. Tus relatos son muy reales. Hoy en día pasan estas cosas y es horrible. La diferencia es el final. Aquí parece que se arrepiente de sus actos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Acariciando el alma

Un minuto del día

El cuadro

Abuelo

Venta de libros de segunda mano