Silencio


Una noche de pasión se convirtió en una pesadilla, todo había comenzado de forma espontánea, natural, una atracción momentánea, un despertar de los sentidos que llevaban tiempo atrofiados. Nunca se hubiese imaginado todo lo que sucedió tras aquel mágico crepúsculo. A veces la vida ponía la miel en los labios para luego arrebatarla de la peor forma posible, descubrías en tu propia piel la naturaleza de la maldad, del odio, la falsedad, la depravación en su puro estado.

La noche había comenzado a dar frutos, él, se acercó, estiró su mano solicitando un baile, no había nada en aquella mirada que le resultase sospechosa, no descubrió nada indecente en los primeros bailes, con cada paso al compás de la música el roce se iba convirtiendo en atracción, los giros en deseo, las pausas en escalofríos de placer.

De la pista de baile sin mediar palabra se apuraban las horas de la noche buscando que la magia perdurase. Del deseo se pasó a la pasión desbordada, ansiada por ambos cuerpos desnudos que se iban descubriendo en cada caricia, en cada contacto.
La locura apasionada le llevó a la demencia desenfrenada, a buscar el deleite en solitario, buscando una fascinación que solo su mente desequilibrada podía entender.

El placer había despertado en él la maldición de un perturbador propósito, de unos sádicos delirios que solo se desvelaban cuando la sangre de su cerebro perdía el poder para centrarse en aquel frenesí, desnudo, hambriento de deseo dejo ver su más temible personalidad, intentado arrebatarle a aquella mujer que había caído en sus garras toda la pasión que había puesto en aquella noche. Necesitaba toda esa explosión que ella estaba dispuesta a darle, resurgiendo de su interior el animal hambriento que tanto tiempo había ocultado, desenfrenado, poseyó a una mujer indefensa ante tanta violencia, lo humano de aquel hombre desaparecía para convertirse en bestia, su fuerza se multiplicaba cuanto más deseo sentía, en ese momento era el dueño de aquel cuerpo indefenso que reposaba en silencio, aquellos ojos que lo miraban con deseo habían quedado muertos, sin vida, sin brillo, así era como le gustaban, que no le mirasen cuando se convertía en la fiera que tanto placer le daba.



Comentarios

  1. Me ha enganchado desde la primera palabra!! Me encanta como te expresas, como transmites...
    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Breve, pero intenso y directo. Me ha gustado mucho, enhorabuena una vez más, es un placer leerte. Muchas gracias por compartirlo con nostras.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  3. Hay que tener cuidado a ver a quién se elige como compañero de baile, que al ritmo de la música todo parece muy bonito pero luego se puede torcer.
    Y vaya si se torció para la chica que resultó ser su último baile...bss!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Admito que al final me he quedado con un poco de mal cuerpo por lo de que los ojos de la chica se habían quedado muertos, sin brillo, son vida.. Vamos que me hace pensar en lo peor, y me pone un poco la piel de gallina la verdad.
    Estoy con Paula, aunque muchas veces simplemente nos dejemos llevar, para poder disfrutar lo que la vida quizás nos pone en el camino, hay que tener cuidado con el compañero de baile que una elige.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Hola vaya relato! Le he quedado un poco helada con el final, pelos de punta jaja. La verdad que me encanta como escribes tanto que me imagino estar viendo una película. Felicidades

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Me ha puesto los pelos de punta tu relato. Realmente hay que tener mala suerte para dar con alguien así. Nos recuerda que tenemos que tener cuidado con las personas con las que intimamos de una forma precipitada y que apenas conocemos. Nos podemos llevar una desagradable sorpresa como la protagonista de un tu relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa
    Uff de todos los textos que nos has compartido creo que este ha sido el que más me ha puesto los pelos de punta!
    Ya desde el principio he temido por ella y el final ha sido bastante brutal y desgarrador
    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    Me encanta tu blog.
    Te invito a pasarte por el mío y si también te gusta nos seguimos y comentamos.
    Hasta pronto!
    https://mariainwonderlandbook.blogspot.com/
    https://mariainmagazine.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. Es un escena terrible, pero la haz descrito de tal manera que atrapaste mi atención desde el principio hasta el final, hay personas que se transforman y se convierten en bestias, espero no toparme nunca con alguien así.

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa, pues este es uno de esos relatos cortos que me encantan, estos finales los disfruto, igual soy algo sadica con mis lecturas pero... que le vamos a hacer! me gusto como lo has desarrollado y aunque imaginaba que iba a pasar, lo he disfrutado igual! besos

    ResponderEliminar
  11. Empezaba fuerte el relato corto, pero el final me ha dejado helada. Tristemente muchas chicas en su mayoría y bueno, personas que acaban con este final en relaciones exporádicas. Hay que tener mucho cuidado cuando te vas con alguien con quien no conoces mucho.

    ResponderEliminar
  12. Que final! No me esperaba para nada ese final, pero claro, nunca se sabe como van a terminar estas cosas. Me ha gustado mucho, ya que me ha enganchado desde la primera palabra. Un Saludo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

Lo mas leído en la ultima semana

Mi libro "Te estaré esperando"

La gata salvaje

El Pueblo

Bajo el cielo

No olvides que te quiero