Entre oro y plata

Entre oro y plata


Lo había tenido todo desde pequeña, sus caprichos se materializaban al momento, sus peticiones eran atendidas sin reproches, no tenía más que pedir y se le concedía, de esa forma creció, vivió y llegó a la cuarentena. Hubo un tiempo que pensó que la vida era injusta, de tenerlo todo pasó a no tener nada, llegaron los malos momentos, la mala cabeza, el pensar que lo material nunca se acabaría, algo que nunca piensas cuando no precisas nada, ver que les pasa a otros no va contigo, errores que se comenten porque no duele el esfuerzo, porque todo llegó hecho, no hizo falta el sudor de la frente para conseguirlo, soberbia inocente por no diferenciar la cruel realidad.


De tenerlo todo a no tener nada sucede más de lo que uno cree, las malas decisiones, las cabezas locas y el pensar que todo dura eternamente. A ese momento llegó Elvira, a no tener nada, los bancos se quedaron con las propiedades, las cuentas embargadas, las obras de arte y las joyas vendidas para poder tener efectivo que con el ritmo que llevaba se acabó antes de lo que esperaba.

Durante unos días se quedó en el apartamento de un amigo, intentó buscar un trabajo, se dio cuenta de que no sabía hacer nada. Desesperada se acercó al puente a mirar las aguas turbulentas del gran rio que cruzaba la ciudad, no tenía intención de tirarse, aunque lo pensó sabía que no lo haría. Él se acercó y le preguntó si tenía pensado saltar. Ella le miró, era guapo, muy guapo, alto, vestido de forma vulgar, pero le sentaba bien, le respondió que no era su intención, que solo miraba la libertad de las aguas.

Desde ese momento todo cambió para ella, ya tenía un trabajo, él la había convencido para entrar en su banda de ladrones. No se lo pensó dos veces, por lo menos podría servir para algo.

Tras tres meses preparando el asalto a una joyería, se sentía eléctrica, la sensación le gustaba, volver a tocar joyas era algo que la hacía sentirse entusiasmada, estaba deseando que llegase el momento, se sentía preparada.

Los cuatro que componían el grupo, tendrían que seguir al pie de la letra cada uno de los pasos, en dos minutos tenían que entrar, coger lo máximo posible y salir, con lo que no contaban era con la avaricia de la nueva integrante, Elvira al ver que podía llevarse todas aquellas joyas, olvidó todo lo aprendido, ellos ya habían salido, ella continuaba llenado su bolsa, hasta que llegó la policía y al ver que llevaba un arma dispararon, una bala entró en su estómago, mientras caía su bolsa se abría esparciendo aquellas joyas a su alrededor, allí tirada pensaba que ni para eso servía, pero por lo menos moría como había nacido rodeada de oro y plata. 

Entre oro y plata

Comentarios

  1. Todos los ladrones que roban para cualquier cosa que no sea comer, deben morir. Más le hubiera valido a esa malcriada iniciarse en algo más digno para ganarse la vida. Actriz porno, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  2. Una história muy bién contada, pero con un fim trágico.
    Los caprichos se pagam bem caros.

    Abrazo de Lisboa!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Que triste debe ser vivir con esa ansia de querer rodearse de lujo, joyas, oro... y no poder hallar el modo de poder vivir una vida plena sin tanto material.
    Obvio que una muerte no es para alegrarse, pero sí creo que todos somos responsables de nuestro destino y por lo que nos cuenta la historia, ella sola se llevo de cabeza hacía el.
    Buscar, o encontrar un camino fácil, no es jamás la solución.
    Besotes

    ResponderEliminar
  4. hola guapa, pues esta genial este relato y la verdad es que hay mucha gente de este estilo, que valoran demasiado todo lo material y eso les dificulta alcanzar la felicidad total. Encima acaba un poco triste, pero desde luego está como siempre, muy bien redactado, te felicito bonita, a seguir con los relatos.

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    una pena dejarse llevar por las malas decisiones y terminar así. La avaricia rompe el saco y, en este caso, a la pobre le rompieron el estómago por no haber sabido parar a tiempo y huir aunque fuera con menos botín pero si ilesa y con vida.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Me deja pensando tu relato, cuantas personas como Elvira habrán en estos momentos en que la vida ha dado un giro de 360° , muchos negocios quebrados y miles de personas reinventándose, quizás para muchos la vida nunca volverá a ser la misma del año pasado.

    ResponderEliminar
  7. Hola! Qué triste esta historia, pero tan real... Hay muchas personas que no están preparadas para un cambio así. Tiene que ser duro tener todo y de repente no tener nada. Creo que lo has explicado muy bien. A Elvira le pudo la codicia, pero porque no supo controlar ese cambio que había ocurrido en su vida.

    ResponderEliminar
  8. Hola!!
    Vaya historia, la verdad que piensas Joe cuanta gente hay así que intenta esa vida, valora tanto lo material y luego realmente no tienen la felicidad plena verdad, hay que darle importancia a cosas más importantes. Me quedo con el moría como había nacido...
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Con lo mal que está el mercado laboral cómo iba a rechazar un trabajo, aunque fuera de ladrona. Que la avaricia rompe el saco nunca tuvo una definicón más literal, lo peor que parece que sus compañeros escaparon pero ella no tuvo tanta suerte, bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.