¿Podemos hablar?

 ¿Podemos hablar?


Ya era de noche, sabía que tenía que entrar y afrontar lo que llevaba días retrasando, él quería hablar, explicarle como había pasado todo, quería sincerarse ser honesto, quitarle ese dolor que llevaba meses sufriendo, pero ella no estaba dispuesta, sentía miedo, no quería verle, ni oír su voz, sin embargo, también pensaba que cuanto antes le hablase antes ser iría, aunque no sabía si realmente era eso lo que deseaba, se había acostumbrado a aquella situación, verlo sentado en el sofá esperando que pudiesen hablar.

Delante de la puerta de casa decidía si entrar, o por el contrario irse a casa de su amiga donde llevaba durmiendo dos meses, todo por evitarlo, por no querer escuchar sus palabras, sus disculpas, tanto daño y dolor que le estaba ocasionando toda esa situación.

Introdujo la llave en la cerradura, se quedó esperando algún ruido, no escuchó nada, entró dejando su bolso y abrigo en la entrada, no quiso pasar por la sala de estar, fue directamente a la habitación, se aseó un poco y se puso el pijama, dudaba si salir o no, intuía que la seguía esperando, al salir del baño miró de reojo, allí estaba mirándola.

—¿Podemos hablar? —dijo con voz muy triste y en un tono muy bajo.

Ella se miró en el espejo, le daba miedo darse la vuelta, encararse con él, escuchar su voz le producía angustia, quería tener valor para sentarse enfrente, se dio la vuelta, caminó despacio y consiguió mirarle directamente.

—¡Por favor!, dime lo que tengas que decir, no sabes cuánto miedo tengo, no esperaba esto, ¿no crees que ya he sufrido bastante? —había dicho esas palabras desviando la mirada al tiempo que se sentaba, sus ojos estaban humedecidos y su voz sonaba como hueca.

Él la miraba con amor, ternura desde que se conocieran nunca dejo de amarla, sentía en su alma todo aquel amor y sabía que a pesar de todo lo que sufría, ella también le seguía amando.

—Sé, que no esperabas esto, te he visto sufrir por los comentarios, las habladurías, y no podía permitir más dolor del que ya estabas pasando —la miró con cariño, con esa mirada que durante tantos años le había dedicado. Ella también consiguió mantenerle la mirada, pues a pesar de todo nunca dejara de quererle, eran unas circunstancias extrañas que nunca se hubiera esperado, pero ahí estaba, le escucharía.

—Pensé que tendría que irme por segunda vez sin poder explicarte todo lo que pasó ese día. —se quedó un momento callado, como recordando —He visto todo lo que has sufrido, por lo sucedido y por los chismes de la gente, pero no tienes de que preocuparte, esa chica que iba en el coche conmigo la recogí en la carretera, su coche se había estropeado, era de noche y no podía dejarla allí sola, estábamos camino de su casa cuando aquel camión se abalanzó sobre nosotros y allí nos quedamos, no la conocía de nada, no tenía nada con ella simplemente nuestros destinos se confabularon ese día para morir juntos. Siempre te he querido, te he sido fiel y aún ahora estando como estoy te sigo queriendo, no podía irme dejándote con la duda, pues ya sufrías por mi muerte y no quería que pensases que te había engañado —dejó de hablar para mirarla, ella lloraba desconsoladamente con la cabeza hundida en sus piernas, cuando levantó la vista, el sofá estaba vacío, ya no había nadie, su amor se había ido para siempre.



Comentarios

  1. Uy, me gusta! Emociones, VIDA. Por lo que vivo, siento afinidad y me gusta tu estilo. Enhorabuena!!! 🌹

    ResponderEliminar
  2. El título captó mi atención de inmediato, creo que es una frase que todos hemos dicho o escuchado en algún momento de nuestras vidas. Me gustó la historia, la forma de escribirlo me atrapó y el final me sorprendió, que situación tan triste. Sin duda tu estilo es genial sabes como mantenernos interesados y sin despegsrnis en cada relato, felicidades :)

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    una pena como termina; después de que se aclarase todo y de escuchar las explicaciones pertinentes.... ¡puff! nada; a veces hay que hablar antes de que se agote el tiempo y no quedarnos con los malentendidos. La verdad es que siempre sabes como dejarnos al final sorprendidos con los finales de los relatos.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  4. No me esperaba ese final, se me ha querido salir una lagrima porque este tipo de situaciones me ponen un poco sensible, pero aún así me gustó tu relato.

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Ostras que penita me dio al final y es que yo me meto mucho en las historias...
    Me gustó mucho amiga

    ResponderEliminar
  6. Hola.
    Me ha dejado un sabor amargo ese final, me hubiera gustado que saliera de un coma o algo pero no morirse, que penita. La verdad que a vecesvno podemos irnos sin decir la verdad para que la otra persona no sufra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    Y de nuevo sabes como hacer que saboreemos cada palabra, mantenernos expectantes desde la primera de ellas, y dejarnos o bueno dejarme, que hablo por mí, con ese ¡ai!
    La verdad es que me ha parecido una historia realmente triste, pero a la vez bella. El hecho de que él antes de partir pudiese explicarse para que ella no se quedase con esa pena de por vida, me ha parecido bello, no sé.
    Como siempre, un gustazo leerte.
    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Me ha querido recordar en cierto modo a tu otro relato, el de la vecina del pueblo. Creo que siempre nos queda la pena de no haber podido tener una última conversación con nuestros seres queridos difuntos. Y no me quiero imaginar esta situación en la vida real, muy dolorosa al tener unas "pruebas" y que nadie quede para contar la verdad,bss!

    ResponderEliminar
  9. Madre mía me he emocionado un montón! Eres fantástica a la hora de despertarnos emociones de todo tipo. La historia me ha parecido súper triste y claro que una prefiere un final más feliz. Pero al menos ella no se va a quedar con la duda de ser engañada pobre que bastante está sufriendo ya.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa, pues como siempre le sabes dar un aire nuevo a las historias, porque desde luego parecia otra cosa... pero los fantasmas pueden mentir para que los vivos se sientan mejor? aix, sere que soy un poco desconfiada pero... me lo planteo de verdad! besos

    ResponderEliminar
  11. Hola guapa! Me ha encantado el relato, me ha tenido enganchada hasta el final que aunque triste a la vez me ha parecido bonito que pudieran hablar para que ella no quedará con la duda del engaño. Me he emocionado mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  12. El relato ha sido muy intenso, he quedado super prendada con el mismo. Tiene u a mezcla de sentimientos. Y me gusta el hecho de que hayan podido hablar y dejar las cosas claras. Genial el relato y el post. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Sorteo: Te estaré esperando

Acariciando el alma

El cuadro

La mujer de mi vecino