Buscando a Jacinta

 Buscando a Jacinta


La primera parte de este relato se encuentra en este enlace La muerte de Jacinta


Sus primeros dieciséis años no fueron los mas dichosos que una niña pudiese desear, el hogar en el que había nacido no era ni por asomo de los más felices, nunca conociera un día de absoluta paz o amor, todos los días predominaban los gritos, las peleas, las borracheras e incluso las drogas todo dependía del nuevo compañero que su madre llevase a casa. La persona que le diera la vida creía que era de las pocas que nacían malignas y morían doblemente malvadas, de esas que no sentían la más mínima empatía por otro ser, aunque fuese de su propia sangre.

Una tarde de junio todo cambió, su madre quiso venderla a un hombre asqueroso, viejo, enfermo tanto mental como físicamente para que hiciese con ella lo que más le gustase. Fue la primera vez que se enfrentó a aquella mujer de ojos encolerizados, de facciones fijas, de lengua venosa, después de la tremenda paliza recibida recogió sus pocas pertenencias y salió de aquella casa dejando a su madre y a aquel enfermo discutiendo, aún no pasara el umbral de la puerta cuando la escuchó decir

—A ti también te tendría que haber dejado en el basurero como a tu hermana. —No pudo dar un paso más, se dio la vuelta mirando a aquel monstruo.

—Sí, no me mires así, antes de tenerte a ti, tuve otra hija y se quedó en el basurero, ¿no sé por qué a ti te traje a casa?

—¿Cuándo tuviste otra hija? —aquellas palabras salieron como con miedo, esperando que fuese una mentira.

—Ahora tendría diecinueve años, puedes buscarla si quieres, pero ya no encontrarás nada. —De su venenosa boca salieron esas palabras con orgullo, como si hubiese hecho algo digno de mencionar. Mientras la escuchaba pensaba en cuanto daño hiciera durante su vida, creía que ya descubriera toda la maldad posible en una persona, sin embargo, estaba viendo que no, aquella mujer no merecía él aíre, ni el sol, ni la vida.

Se dio la vuelta y comenzó a caminar en dirección al pueblo, ahora su afán era encontrar a su hermana, rezaba para que estuviese viva, encontrarla sería su mayor prioridad, estaba segura de que ella también estaría falta de una familia, de cariño.

Durante varios días estuvo preguntando hasta que alguien le dio razón de que se encontrara un bebé hacía muchos años, localizó al hombre que le salvara la vida y tras hablar con él, supo que el nombre de su hermana era Jacinta, encontró el orfanato donde estuviera los últimos años y allí le informaron de todo, incluso le entregaron una foto, realmente se parecían y no tenía la cara de bruja de su madre. Le dijeron que al cumplir los dieciocho años tuvo que abandonar el centro y desde ese momento nunca más supieron de ella.

Hasta ahí llego todo lo que pudo encontrar sobre Jacinta, lo que no sabía era que aquel puente que cruzaba varias veces al día cobijaba el cuerpo de su hermana.





Comentarios

  1. Hola guapa, pues me ha gustado mucho que vuelvas a escribir o a continuar un poco un relato que ya nos dejaste en el pasado y que ademas recuerdo tan bien! me encanta la atmosfera que has creado y la informacion nueva que has añadido! besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

¿Podemos hablar?

Sorteo: Te estaré esperando

Acariciando el alma

El cuadro

La mujer de mi vecino