Enero mágico

 


Enero mágico

Cuento

Las tronas de los Reyes Magos estaban preparadas, los pajes distribuidos de forma que, unos recogían a los niños y otros los ayudaban a sentarse en el regazo de los ancianos, para decirles al oído que regalos deseaban.

Una fila de niños llenaba el centro comercial, dando la vuelta por varios pasillos distribuidos de manera estratégica, donde se exponían los juguetes y juegos más demandados. Casi a lo último llegó Ramoncito, su madre tiraba de él para que se colocase a la fila, mientras sacaba la cámara de fotos.

El niño parecía que estaba allí a la fuerza, sacaba su cabeza hacia el pasillo para mirar a Melchor. Ya tenía ocho años y en el colegio le habían dicho que no existían, que eran señores disfrazados. Escuchar eso le había causado mucha tristeza, pues a pesar de que llevaba tiempo sin traerle lo que pedía, confiaba que algún año recibiría ese regalo que tanto deseaba.

Tres horas esperando su turno, la madre sacaba y guardaba la cámara cientos de veces, agarraba fuertemente la mano del niño, mostrando más ilusión que la propia criatura.

—¿Crees que llegaremos antes de que sea de noche?

—¡Claro que sí, Ramón! Mira, ya solo quedan treinta niños delante.

El niño que estaba delante de Ramoncito, se dio la vuelta y le preguntó que tenía pensado pedirle a los Reyes Magos.

Ramón lo miró con sorpresa, no lo conocía de nada, sin embargo, se acercó y al oído le dijo “No existen”

El niño lo miró con lágrimas en los ojos, dando gritos mientras lo insultaba. Se quedó inmóvil, mirando como aquel niño se volvía loco.

Melchor se levantó de su silla al oír los lloros y se acercó hasta el niño, que se calmó al momento gritando “este niño dijo que tú no existías”.

El anciano miró muy detenidamente la cara seria de Ramoncito.

—¿Por qué le has dicho eso? ¿Crees que no existimos?

Ramón miró aquel hombre con su barba blanca, su corona dorada, los ojos azules y la poca piel que se divisaba llena de arrugas.

—En el colegio me dijeron que no existíais, hasta ahora nada me demostró que así era, estos años he pedido una cosa y nunca me la habéis traído.

—Y por eso ya deduces que no existimos, a veces lo que uno pide tarda en llegar, pero finalmente llega, todo es cuestión de fe, de desearlo con ganas, de luchar por conseguirlo. ¿Dime que has pedido?

Ramoncito se acercó y en bajito le dijo cuál era su regalo, el que llevaba pidiendo los dos últimos años.

—¡Bien!, Pues seguro que este año, tienes tu regalo asegurado. Voy a llamar a los pajes verdes, ten un poco de paciencia, esta noche conseguirás hacer realidad tu deseo.

Regresó a su silla forrada de terciopelo rojo, y continuó atendiendo la fila de niños que esperaban ansiosos poder acercarse. En ningún momento perdía de vista a Ramoncito, que de vez en cuando lo miraba con los ojos muy abiertos deseando que su deseo se cumpliese.

Una hora más en la fila, Ramoncito se sentó en el regazo de Melchor, mientras su madre sacaba fotos a destajo y reía de forma alocada.

La policía la sujetó intentando no asustar a los niños. Fue sacada del centro comercial detenida. Mientras tanto Melchor acompañó al niño hasta una sala.  Allí estaban unos padres que habían perdido a su hijo en un día como aquel, dos años atrás.

Ramoncito creció sin dejar de creer, de tener fe. Enero sería siempre el mes mágico.


Enero Mágico

Comentarios

  1. Ay, ay, ay... la parte final tuve que leerla dos veces. Me encanta cómo, en un relato aparentemente "tranquilo", logras meter un elemento de desasosiego, de miedo y de inquietud. Menos mal que Ramoncito regresó con su verdadera familia y obtuvo el mejor de los regalos. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad querida Mar, que siempre lo logras. Gracias por este regalo mágico de un mágico Enero. Feliz Año! Abrazos a montones.

    ResponderEliminar
  3. Bela história de um Janeiro mágico. adorei!

    Feliz 2022.

    Um abraço.

    ResponderEliminar
  4. La fe siempre mueve montañas. Bello relato. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  5. Qué sorpresa final nos habías guardado! Estupendo relato! De la magia real al suspense en un solo párrafo. Felicidades y felices Reyes!

    ResponderEliminar
  6. Todo empezó con el niño, desengañado prematuramente, diciendo la verdad. Bueno, media verdad. Porque los reyes existen pero en lugar de dar se lo llevan todo.

    ResponderEliminar
  7. Realmente me has sorprendido con el final, no lo imaginaba, sólo pensaba qué habría pedido Ramoncito, me encantó la sorpresa, gracias un bello regalo de cumpleaños para mí, pues dos de enero es mi cumple, me encantó leerte; feliz comienzo de año para ti, saludos, Patricia F.

    ResponderEliminar
  8. Una historia muy fuerte, con un mensaje de la importancia de la gratitud y la fe en nuestras vidas! Un feliz año 2022! <3

    ResponderEliminar
  9. La fe tiene mucha importancia❤

    ResponderEliminar
  10. very nice story...I also really like the illustration.

    ResponderEliminar

  11. Qué historia tan maravillosa como siempre. ¡Lo importante es nunca dejar de creer! :) ¡Feliz año 2022!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.