Bajo las sábanas

 


Bajo las sábanas

Levantarse todas las mañanas, le estaba causando dolores desde la nuca hasta las caderas, algunos días las piernas no le respondían, de tanto encogerlas se le entumecían.

Estaba cansado y ya era hora de hablar con su pareja, acabar de una vez por todas con una situación, que ya llevaba demasiado tiempo evitando.

—Cada mañana me levanto peor, tenemos que hablar y solucionar este tema —le hablaba en tono seco mientras se dirigía al baño, esperaba que el agua caliente de la ducha le relajase aquel cuerpo joven, maltratado por un sofá demasiado incómodo y pequeño.

Ella continuaba con el desayuno sin decir nada, sabía que ese día llegaría, que tendría que tomar una decisión, o su marido ya no aguantaría más.

Llevaban seis meses en aquel pequeño apartamento para el que se habían empeñado por muchos años, sin embargo, estaban felices de tener algo suyo, una estancia que podían ir arreglando poco a poco, decorando y pintando sin prisas.

El salón se había convertido en el cuarto para todo, allí se acumulaban las cajas de la mudanza, los percheros cargados de ropa, los zapatos, algunos regalos de boda que todavía estaban sin abrir.

—Me voy a trabajar, y esta noche me voy a la habitación de matrimonio, no puedo continuar en este sofá o acabaré tullido para toda la vida. Necesito estar contigo en esa cama tan hermosa que hemos comprado. Por lo tanto, soluciónalo como veas, pero ya no espero más —las palabras salieron de su boca todas seguidas, sin darle tiempo a ella a decir nada, ya que él había cerrado la puerta tras de sí, sin siquiera desayunar.

Entró en la habitación de matrimonio y los ojos se le encendieron de lo bonita que era, quedaban algunos detalles, como poner las cortinas, hacer la cama, colocar la alfombras y llenar los armarios.

En el fondo sabía que su marido tenía toda la razón, necesitaban estrenar aquella hermosa habitación, estar juntos en aquella enorme cama, bajo unas sábanas que ellos estrenarían con su amor.

Amor, que todavía no habían consumado en la estancia de color verde limón, con una cama de un metro cincuenta, seguro que harían maravillas, disfrutando de un aroma a lavanda, a nuevo y a limpio.

Esa noche le daría la sorpresa, ya bastante había aguantado el pobre, soportar su indecisión, varios meses acurrucado en un sofá en el que no cabía. Dispuso de todo ese día, para acondicionar la casa, hacerle una buena cena, poner velas e invitarle a pasar a la espléndida habitación de matrimonio.

—¡Cariño!, necesito que esta sea nuestra noche, perdona por haber tardado tanto, ¡Ven!

Con la tenue luz de las velas aquella cama le pareció el paraíso, le gustaba aquel aroma y por un momento creyó que lloraría de felicidad, miró a su mujer y la besó apasionadamente.

—¡Tranquilo!, que la sorpresa no acaba aquí, vete preparando, voy al baño, solo serán cinco minutos.

Mientras se acicalaba pensaba en aquellos últimos seis meses durmiendo los dos en el sofá, porque a ella se la había antojado no usar la habitación hasta que estuviese totalmente terminada.

Se puso un camisón transparente, se soltó el pelo, aplicó un poco de perfume en su cuello, se miró al espejo dándose el visto bueno. Estaba segura de que, junto con la ilusión de dormir en una cama y el verla a ella tan sensual, se le olvidarían aquellos últimos meses.

—¡No puede ser!, te odio, es más importante dormir, pues duerme. 


Bajo las sábanas








Comentarios

  1. Y tenía que ser ☺️. Mar, has logrado eso de tenernos en ascuas durante tus relatos que son estupendos, cada vez mejores. Y lo que me falta por leer del principio! Eres tremenda amiga... Sí, tremenda amiga y tremenda escritora. Un abrazo con mucho cariño. Ahora paso al voto🌷🌷🌷

    ResponderEliminar
  2. Un relato poético, tierno y lleno de sensualidad con un final ¡demasiado real!
    😅😂😂
    Fantástico, me encantó. 🥰🥰🥰
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me has tenido en vilo todo el relato. Je je !! Muy buen relato. Saludos desde Barcelona!! Sigue así.

    ResponderEliminar
  4. No se pueden realizar movimientos pélvicos en condiciones si primero no se descansa bien.

    ResponderEliminar
  5. Uy pobre estaba tan cansado. Genial relato. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  6. Pedazo de final! Me ha encantado, gracias por el relato. Besos

    ResponderEliminar
  7. Un final muy bueno, me encantó leerte. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Gracias por este relato tan apasionante. Me encanta la gente que escribe tan bien y que cautiva con sus textos. Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  9. HOLA HOLAAA!!
    simplemente maravilloso!
    Un besote desde el rincón de mis lecturas💞

    ResponderEliminar
  10. Yo estoy seis meses durmiendo en un sofá y también caigo rendida a los pies a Morfeo en el momento que pille una buena cama jajajajajaa Me ha encantado el final ^^

    ResponderEliminar
  11. jajajjajajjajaj, bueno un final inesperado y con algo de humor negro

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  12. Es que no siempre se puede estar a la altura de la situación...

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno tu relato, pobre hombre tan cansado que sólo quería dormir, me ha gustado tu relato y me resultó divertido el final, pues demasiado vueltera ella, un abrazo Patricia F.

    ResponderEliminar
  14. No pude parar de reir al final, es como un "siempre que ser así"... lo ¡peor! que me proyecte porque algo muy similar paso y no fue por mudanza, sino que fui yo la que se quedó dormida pues habíamos trabajado tanto las últimas semanas que cuando porfin tuvimos un espacio para relajarnos y estar juntos ¡me quede dormida! jajajaja me encantan tus relatos.

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola!
    Madre mía, me tienen 6 meses durmiendo en el sofá por los motivos de no querer "estrenar" la habitación hasta que estuviese totalmente acabada, y la lío de lo lindo.
    Vamos, que ese señor es todo un santo ¡eh!
    Dicen que lo bueno se hace esperar, sí, pero tampoco es cuestión de abusar Jejeje.
    Por cierto, normal que el hombre al final cayese rendido. Tantos meses durmiendo incómodamente, que su cuerpo al notar la comodidad de la cama, se dejó llevar. Aunque pobre ella, si le hacía ilusión.
    En fin, me a gustado como siempre, pasarme por aquí a leerte.
    Que oye, admito que creía que los tiros iban para otro lado.
    Besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS