Cuando acecha la noche

 


Cuando acecha la noche

Abrió la puerta mirando hacia todos los lados, la cerró tras de sí, al tiempo que se apoyaba intentando coger aire. Más de doce kilómetros corriendo, vigilando que nadie ni nada lo seguía, intentando no desfallecer hasta ponerse a salvo.

Un paseo nocturno se había convertido en una experiencia de terror, algo que jamás en su vida podría imaginar, cuando vio a ese ser, su corazón se quedó bloqueado y pensó que moriría en soledad y aterrorizado. Hizo un esfuerzo sobrehumano para volver a poner aquel músculo que le daba vida, en movimiento, centró su cerebro en las piernas para que estas se movieran lo más rápido posible.

Ahora estaba convencido de que existían seres de otro planeta, especímenes que nos visitaban por la noche, criaturas terribles que llegaban para estudiarnos o a saber lo que querían de nosotros.

Apoyado contra la puerta fue bajando la espalda hasta quedar sentado en el suelo, necesitaba unos minutos más, su cuerpo estaba fatigado, su cabeza le daba vueltas a lo que había visto, nunca en sus treinta y cinco años de vida se hubiese imaginado que el miedo podría haberlo matado. Daba gracias por haber podido escapar del horripilante vestiglo que estuvo a punto de devorarlo.

Un ruido tras la puerta le hizo volver a ponerse en alerta, ¿acaso aquel ente lo había seguido?, despegó la espalda de la puerta y se arrastró hasta la pared, se levantó poco a poco hacia la ventana contigua. Fuera no había nada, la noche estaba tranquila, la luna resplandecía completamente llena, iluminando parte de la ciudad.

Intentó escuchar, estaba seguro de que algo estaba junto a la entrada, casi podía oír su respiración, notar su presencia. De nuevo miró por la ventana sin ver nada, decidiendo quedarse vigilando, de todas formas, no podría dormir.

Se despertó dolorido, finalmente el sueño lo había vencido, era de día, escuchaba a los niños cogiendo el autobús para el colegio, a las madres y padres charlando animadamente en la acera.

Se dio una ducha, la necesitaba, se dirigió al parque donde todo había sucedido, algún rastro quedaría de aquel engendro.

Las flores comenzaban a abrirse al nuevo día bajo un sol cegador. La gente paseaba o apuraba el paso, todo estaba tranquilo, como si nada hubiese pasado, pero él sabía que los vigilaban, que intentarían cazarlos como a animales, aquel ser por poco se le echa encima, casi lo atrapa, esa noche había tenido suerte.

En el lugar exacto donde todo había comenzado, se quedó petrificado mirando a la criatura, la demás gente pasaba por su lado, tranquila, algunos sonriendo, otros sacando fotos.

No podía creer lo que estaba viendo, al lado del ser un cartel anunciando la llegada del carnaval.

Un monstruo hinchable, con una cara aterradora bailaba movido por la brisa.

Cuando acecha la noche



Comentarios

  1. HOLA HOLAAA!!
    Maravilloso
    Te ha quedado genial
    Un besote desde el rincón de mis lecturas💞

    ResponderEliminar
  2. El carnaval y sus disfraces además de aportar alegría y color, también nos da algunos sustos. Eso y la sugestión. Muy buen relato, Mar. Felicidades! Un fuerte abrazo! Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  3. Muy bien lograda la atmósfera terrorífica y al final resulta que todo fue una mala broma de la mente. Se me ocurre que así nos pasa a veces con los miedos, nos los imaginamos peores de lo que en verdad son. Un gran relato. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. love the creatures in carnival....

    wonderful story, especially at the end.....

    Thank you for sharing

    ResponderEliminar
  5. Estamos tan atravesados por la "cultura de masas" que cualquier cosa que se parezca remotamente a otra cosa nos causa pavor. Y después nos deja en ridículo. Del temor se vuelve, ¿y del ridículo?

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  6. Uy asombrosa historia como siempre adoro tus finales. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  7. La mayoría de veces nos traiciona la mente. Bueno, aquel que la tenga.

    ResponderEliminar
  8. Realmente me sorprendiste, me lo imaginé devorado por el monstruo, nunca me imaginé ese final, me encantó realmente; la mente a veces nos juega malas pasadas, sin dudas, felicitaciones, te dejo una invitación a una propuesta dominguera de nuestro blog, ojalá te guste, un abrazo, Patricia F.
    Los invitamos a pasar por nuestro blog para que empiecen a jugar junto a nosotras https://somosartesanosdelapalabra.blogspot.com/2022/02/desayunos-artesanos-dia-1.html

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado el relato y me he quedado con ganas de más, porque escribes muy bien.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. La atmósfera que vas creando nos va sugestionando y al final, solo al final caemos en la cuenta.

    ResponderEliminar
  11. El poder que tiene la mente para creer, y crear historias...
    Y el miedo, ese ente capaz de hacer creer que se puede morir por él.
    Fantástico en lo literal y en la historia, con un final sorprendente y que, también invita a la reflexión. Muy buen relato!

    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  12. Marrrrr! El día que podamos imaginar siquiera alguno de tus finales, ese día SE ACABA EL MUNDO. Te salió maravilloso, me encantó como siempre y un poco más cada vez.

    Un fuerte abrazo en nombre de Toya mi perrita, que tanto extrañaré, y mío.
    🌹🌹🌹

    ResponderEliminar
  13. Aplausos!!
    Vaya tensión he tenido durante todo el relato... ¡¡Menos mal que ha acabado en un Carnaval!! Je je je

    ResponderEliminar
  14. Buenísimo, Mar.
    Nos llevas de la tensión y el terror hasta el simpático final. El pobre protagonista estuvo a punto de asistir al Carnaval disfrazado de angelito. 😅🤣
    Yo recuerdo un caso igual, un día que llegué a casa algo achispado, ebrio dirían después, cuando al subir las escaleras me topé con la vecina del quinto. 😝😂
    Muy buen relato, Felicidades. 👏🏼👏🏼👏🏼
    A propósito, ¿por qué no me llegan las notificaciones de las entradas al email? ¡¿Qué habré hecho?!
    Un abrazo, 😊🤗👍🏻

    ResponderEliminar
  15. No se si Spiderman o cualquier otra peli que se le parezca, pero qué miedito. Me ha gustado mucho este relato de terror. Felicidades, cada día te superas más.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS