No quiero estar aquí

 


No quiero estar aquí

El traqueteo del viaje la mantuvo despierta durante varias horas, mientras, observaba a las que viajaban con ella, no podía creer que todo el camino lo pasasen relajadas.

Lo cierto, era que ella iba bastante cómoda, le había tocado la parte de arriba y parte de su cuerpo reposaba sobre alguna de sus compañeras, aunque ninguna se quejó.

El viaje llegó a su fin, escuchó voces dando órdenes de como desalojar el camión, y la colocación de cada bulto. Carreras de un lado para otro, mientras decidían la distribución exacta, dependiendo de la orden de salida de cada especie.

Sintió unas manos rozando su piel, se estremeció, de sobra conocía su destino. El tiempo bajo el sol, balanceándose con el viento, había terminado, ahora le correspondía hacer su función, ser la vitamina de otros, dar placer a alguien desconocido, que sin remordimientos paladearía su esencia, permitir que la despojasen de su piel y finalmente dejar de existir.

A lo que no podía dar crédito, era que la mezclasen con aquellas de baja categoría. Había nacido para ser suprema, especial y ahora, su destino estaba junto a las irregulares, a las manchadas, a aquellas que descartaban por su poco valor, porque su aspecto no era agradable a la vista.

Las acomodaron en un almacén oscuro, al día siguiente comenzaría el reparto por distintas zonas de la ciudad, serían manoseadas, descartadas o admiradas. Ya todo dependía del cliente.

No pudo contenerse y gritó con toda su fuerza:

— ¡No quiero estar aquí!, ¡yo no soy como vosotras!, ¡soy especial!

Las compañeras que estaban en el mismo cajón, comenzaron a rodar, hasta que le sacaron su puesto en la parte superior, al tiempo que le respondían:

— ¿Te crees muy especial? Pues, no eres más que una simple naranja, igual que nosotras.


No quiero estar aquí



Comentarios

  1. Jamás lo imaginé, jamás. Siempre tendrás esa habilidad amiga. Un gran abrazo Mar 🤗

    ResponderEliminar
  2. Uma bela história, muito boa, gostei!
    Te desejo uma ótima sexta-feira.

    Beijos

    ResponderEliminar
  3. Como es tu sello particular es hasta el final donde se nos revela el misterio. Nunca pensé en naranjas, te soy honesta. Muy original. Saludos.

    ResponderEliminar

  4. ¡Hola!
    🤣que divertido y original. Mira que, mientras iba leyendo pensé que serían mariscos, pero fue un final tan inesperado. Jamás se me pasó que serían las naranjas. Muy bien planteado el texto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Pobre naranjita. Y todo ser es especial y diferente hasta una naranja.

    ResponderEliminar
  6. Caramba!!! Absolutamente fascinante.

    Felicidades

    Isaac

    ResponderEliminar
  7. me gustas como eres y escribes como comentas
    un abrazo desde un dia de lluvia

    ResponderEliminar
  8. Siempre con la intriga hasta el final, enganchando al lector para que no se vaya sin leerlo entero. Magnífico como siempre.

    ResponderEliminar
  9. Hola!!
    Debo empezar ríendome jajajajaj, nunca me imaginé que el relato era de naranjas; me imaginaba una trata de blancas, luego como princesas capturadas de una guerra, en fin, un buen relato que mantiene al lector enganchado hasta el final y das ese golpe que nadie espera y un poco chistoso a la vez.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  10. Interesantisimo... no importa si somos naranjas ��, peras �� o lo que seamos el valor de cada quien se lo da es uno. No siempre es bueno ser del montón aunque estemos en él y aunque los demás no lo vean solo uno sabe lo que vale y debe hacerse valer por ello. Me encanta la forma sencilla de transmitir una lección y Enhorabuena por la expectación en que pones a los lectores �� saludos y un abrazo ��

    ResponderEliminar
  11. Como siempre, sorprendiendo con el final. A lo sumo pensé que se trataba de ganado, pero esa descripción que haces también se puede aplicar a la fruta, claro está. Poco recorrido le queda ya a nuestra amiga, al mercado y a la mesa,bss!

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!
    Y de nuevo, zas, me has pillado Jajaja.
    Vamos que ni por asomo me hubiese imaginado que la protagonista del relato era una naranja.
    Aunque sea una "simple" fruta, debo decir que me has hecho pensar en que todos nos deberíamos valorar más, aunque otros no vean nuestro "poder".
    Besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS