El nuevo cuerpo

 


El nuevo cuerpo

Si la vida fuese moda

Si la vida solo fuese moda, Romina sería la anfitriona perfecta. Desde que tenía uso de razón, su vida giraba en torno a todas aquellas prendas, diseños, accesorios, zapatos que se vendían en las mejores tiendas. Realmente su posición económica le permitía ese lujo, comprar y comprar hasta llenar su casa de variedad de modelos, que algunos ni siquiera estrenaba.

Caminaba por la calle mayor observando los escaparates, llevaba más de seis bolsas en la mano, en su mente imaginaba que al día siguiente volvería, pues el tiempo apremiaba para la hora de la peluquería y manicura.

El salón de belleza era espectacular, de dos pisos y con todos los servicios que uno pudiese imaginar. Sabía que allí estaría hasta la hora de la cena, a la que acudiría en una cita concertada con un hombre de renombre, muy solicitado por la mayoría de las mujeres. Ese tipo de personaje que vivía del lujo igual que ella, que nunca se comprometía, simplemente disfrutaba y hacía disfrutar.

Relajada con su baño de color en el pelo, pensaba en lo desagradable que había sido la última dependienta, el que le llevase cinco horas elegir un vestido, no era causa para irritarse de la forma que aquella empleada lo había hecho. Por qué no comiese un día, tampoco pasaba nada. Le irritaba la gente que no entendía su indecisión, al fin y al cabo, ella era la que pagaba.

Romina terminó su baño de color, pasando de viva a muerta, tal y como estaba sentada, así se quedó, como un pajarillo, sin decir nada, sin ningún ruido. No fueron muchos los que acudieron a su funeral, y los que fueron era para ver cómo iba vestida. Lo cierto es que no parecía que estuviese difunta, el maquillaje perfecto, bien peinada y el precio de aquel vestido podría dar alimento a varias familias.

En un momento se vio en un plano distinto, no tenía cuerpo, pero si alma, pensamientos, sentimientos. Un hombre vestido de modo impecable, la recibió y la invitó a pasar a la sala de los cuerpos.

Una estancia infinita abarrotada de cuerpos de todos los tipos, tamaños, edades, con distintos peinados, maquillajes. Para Romina aquello era el paraíso.

El hombre del traje impecable ascendió de plano y otro ocupó su lugar. La mujer llevaba meses intentando elegir un cuerpo. El tiempo terminó y Romina se esfumó. 

El nuevo cuerpo




Comentarios

  1. Lindo capítulo, amiga! Se a vida fosse moda teria sempre a chance de se renovar a cada estação.
    Seria bom, mas...

    Tenha uma feliz semana.

    Beijinhos

    ResponderEliminar
  2. Este es un cuento SOBERBIO... de verdad que está bacano.

    ResponderEliminar
  3. Y seguro que después de muerta se subasta la ropa.

    ResponderEliminar
  4. Buen relato, ella era un objeto mas hasta pareciera que no tuviera alma. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  5. miserable story....
    excellent the way you write its....

    Have a wonderful day

    ResponderEliminar
  6. Un relato de total impacto. Todas las emociones afloran durante la lectura, es extraordinario. Las almas jugando, las almas saltando. Muchos abrazos Mar, te quedó increíble! ❤️❤️❤️❤️

    ResponderEliminar
  7. Me gustaría pensar que cuando morimos nos damos cuenta de todo lo que pudimos hacer mejor pero tu relato sugiere que no, que quizás algunas personas siguen emperradas en lo mismo. Un cuento que invita a la reflexión. Me gustó mucho. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno, Ana! Pobre mujer, tanto en la vida como después de la muerte seguía anclada en la superficialidad y culto al cuerpo, normal que se esfumara. Has retratado muy bien este tipo de personas, que desgraciadamente, para ellas y para los demás (ejemplo: la dependienta) existen. Felicidades. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Grande história de uma brilhante inspiração .
    Amei!

    Beijinhos amiga

    ResponderEliminar
  10. Está muy bueno y con un picante de humor negro

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  11. ¡Holaaa!

    Muy chulo. La foto me ha encantado también :D

    ResponderEliminar
  12. Passando para reler e desejar uma feliz noite.

    Beijinhos 🌷

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola!
    Muy bien planteado el relato.
    Parece que la protagonista olvidó rechazar el culto al cuerpo, y le dio prioridad a la belleza superficial y pasajera. ¡Muy buena reflexión!
    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

MIS LIBROS